La importancia del porteo en el desarrollo físico del bebé

Macarena · 17 septiembre, 2017

¿Alguna vez has pensado en los beneficios de llevar a tu hijo en contacto directo contigo? Coger a tu hijo en brazos acarrea numerosas ventajas a su desarrollo físico y emocional. No solo es hermoso y cómodo para la madre, que disfruta al 100% de estar junto al pequeño, sino que el porteo también resulta provechoso para el bebé.

Esta experiencia maravillosa no solo genera en el bebé un profundo sentimiento de protección y seguridad. Además de la sensación de tranquilidad del pequeño y el apego y unión que se establece entre la madre y el recién nacido, existen numerosos puntos a favor de este método.

Portear me ha dado libertad, y a mi bebé consuelo. ¿Qué más puedo pedir? Criar en brazos es natural y beneficioso

La importancia del porteo para el cuerpo de tu hijo

Los bebés criados bajo la técnica del porteo tienen un desarrollo psicomotor más avanzado. Por el contrario, el cuerpo de los bebés que permanecen largos ratos en sillitas o carros tarda más tiempo en adaptarse a los cambios que experimenta el aparato motriz de un niño pequeño. Así, un niño de 11 meses que pase mucho tiempo tumbado o sentado, tendrá -llamativamente- su columna en forma C. Esto no es normal, salvo que se trate de un recién nacido de o bebé de pocos meses.

Asimismo, este niño puede que tenga la cabeza achatada o presentar plagiocefalia. Ello se debe a que probablemente haya permanecido demasiado tiempo en artefactos poco convenientes para su desarrollo físico. Recordemos que, a esa edad, los bebés generalmente ya presentan curvaturas en su columna.

El porteo se debe adaptar a la edad del niño

Justamente, los sistemas de porteo como fulares o mochilas portabebés favorecen este cambio corporal fundamental que todo niño tiene que experimentar. Este desarrollo le permitirá en el futuro gatear, sentarse, pararse y caminar.

En suma, la importancia del porteo reside básicamente en la libertad y autonomía de movimiento que fomenta la ejercitación de sus músculos. Un desarrollo más natural, funcional y orgánico.

El porteo, clave para el desarrollo fisiológico infantil

En definitiva, no hay nada mejor en este mundo para las niños que los brazos y suelo. Esta es la clave para garantizar el correcto desarrollo motor del niño. Además, el porteo fortalece el cuerpo del bebé mediante el movimiento de quien lo lleva. De esta manera, el proceso es semejante al que experimenta el embrión en el vientre materno.

Pero no solo eso, sino que la importancia del porteo atañe también a aspectos fisiológicos del niño. Estos son otros de los beneficios que debemos conocer:

  • Soporta al bebé con la seguridad y confianza que precisa.
  • Desarrolla y estimula todos los sentidos del niño.
  • Fortalece la relación entre padres e hijos.
  • Incrementa la libertad de movimiento de todo el grupo familiar.
  • Tonifica los músculos de la espalda de los padres, quienes toleran menos peso, mejor distribuido.
Las mochilas portabebés son cómodas para los padres y permiten al niño desarrollar mejor su aparato locomotor

  • Mejor desarrollo psicomotor gracias al constante balanceo que fomenta el equilibrio y control postural.
  • Disminuye la aparición de cólicos gracias a la posición vertical que beneficia su sistema digestivo y permite la expulsión de gases.

Beneficios para padres e hijos

Este sistema es muy práctico y cómodo, ya que deja las manos de los padres libres y permite el descanso de los brazos. Otra de las ventajas más llamativas es que este método logra que los niños lloren menos y duerman mucho mejor. Además, se demostró, a través de lo que se denomina el método canguro, que los niños porteados aumentan más rápido de peso.

Por otro lado, un aspecto no menor que concierne a la importancia del porteo atañe a la socialización de los pequeños. Los niños que son porteados tienden a ser más sociables en tanto que se integran más fácilmente en la vida cotidiana. No es para menos si consideramos que participa activamente de la vida del adulto que lo lleva.

Por último, pero no menos importante, esta técnica beneficia considerablemente la lactancia materna. Pues llevar al bebé muy cerca provoca que la madre segregue oxitocina. Ello favorece la subida de la leche, de modo que garantiza una óptima lactancia materna.

Si todavía estás dudando el sistema que mejor te conviene para llevar a tu hijo de un sitio a otro, ¡no dudes en comprarte un portabebés y llevarlo contigo allá a donde vayas!