Importancia de enseñar a respetar la naturaleza a nuestros hijos

Francisco María García · 17 noviembre, 2017
Los niños son los garantes del futuro de la Tierra, por eso desde pequeños deben aprender a cuidar la naturaleza. Pero enseñar a respetar la naturaleza no es un tema de sermones. Los valores se aprenden a través del ejemplo y de la experiencia.

Una vez que los niños comienzan a estar más conscientes de lo que se encuentra a su alrededor es importante enseñar a respetar la naturaleza, como una forma de enseñarles a valorar su entorno, obtener provecho sin ejercer una influencia negativa, entre otros aspectos. En este sentido, lo primero que se suele explicar es que el planeta tierra es la casa de todos.

La salud del planeta depende de cómo se comporten los seres humanos. Se trata de la preservación de todas las especies, y por supuesto, a la raza humana.

Enseñar a respetar la naturaleza en familia

Los principios éticos y sociales que se aprenden en familia quedan fuertemente enraizados en las personas. Cuidar el medio ambiente debe formar parte de la vida diaria de la familia. Por otra parte, este aprendizaje se transmite de unas generaciones a otras.

Las plantas

A veces, sin querer, no se da el mejor ejemplo a los pequeños. Se arranca una flor para poner en el pelo o se arranca una rama para jugar como si fuese una espada. La verdad es que en esos casos se están generando pequeños daños a la vegetación. Si se tiene un jardín o plantas en macetas, los niños pueden ayudar a regarlas. También a cambiar la tierra o a recoger los frutos cuando están maduros.

Para un niño es fascinante plantar una semilla y admirar cómo crece y se desarrolla. Así los niños aprenden el ciclo de la vida y comienzan a naturalizar ese concepto. El niño puede cuidar su propia planta y hacerse cargo por sí mismo.

Los paseos al aire libre pueden servir para identificar tipos de plantas y empezar a darles valor. Son seres vivos, únicos y plenos de belleza que cumplen una función muy importante en le medio ambiente.

 Los animales

Se puede comenzar con las mascotas para enseñar a los niños el respeto a la vida. También cómo establecer relaciones e afecto con los animales. Una mascota es perfecta para que los niños comprendan que a los animales no se les debe hacer ningún tipo de daño.

Otro tema para tratar con los niños es el de los animales en peligro de extinción. Crear conciencia sobe su existencia y de las acciones que se pueden tomar para preservarlos.

El agua

El agua es fundamental para la vida en la tierra. Al enseñar a respetar la naturaleza es necesario incluir la conservación de las fuentes de agua. Una idea inicial es evitar tirar desechos en ríos, mares y lagos. También se les puede enseñar a elegir productos de limpieza que sean biodegradables.

Si desde muy pequeños leen las etiquetas y son conscientes de la importancia de ello, luego será un hábito.

La importancia de enseñar a respetar la naturaleza.

Camping

Las excursiones en familia al aire libre o los campamentos son una manera excelente de relacionarse con la naturaleza. En esos paseos los niños pueden tener contacto con los animales, las plantas y el agua. Además de ser divertido, es aprendizaje vivencial.

Durante los paseos o excursiones siempre se recomienda seguir los senderos si los hay. La idea es evitar el desgaste y la erosión del suelo. De la misma manera, hay que respetar los lugares indicados para acampar. Así se cuidan la naturaleza y la seguridad de las personas.

La basura

Todas las personas pueden colaborar. Se le debe enseñar a los niños a tirar la basura en el lugar dispuesto para ello. Si estos lugares no existen, lo ideal es llevar bolsas a los paseos y dejar todo tan como se encontró. Todos los seres vivos se ven beneficiados de estas pequeñas acciones.

Enseñar a respetar la naturaleza: el reciclaje

Reciclar es un hábito que se inculca desde la niñez. Los niños pueden separar los desechos y ayudar a elegir cómo reutilizar los desechos. El reciclaje también puede ser un juego, ya que se pueden construir juguetes con materiales reciclados en familia. Aprenderán valores muy importantes.

Las compras

Hay cosas que, grano a grano, suman a la causa de la conservación del medio ambiente. Cuando se visita el supermercado, se pueden llevar las compras en bolsas de tela, evitando el plástico que es contaminante. Comprar productos locales es otra manera de fomentar el consumo responsable. La idea es evitar la contaminación que se genera al transportar los alimentos.

También se puede fomentar el hábito de caminar distancias cortas, ya que se reduce la contaminación producida por los coches. Cada acción que se tome suma y va formando la personalidad del pequeño.