La importancia de una buena preparación física al parto

Las actividades físicas prenatales favorecen un cuerpo y una mente más sanos al momento de dar a luz.
La importancia de una buena preparación física al parto
Maria Elisa Lisotti Luppi

Escrito y verificado por la fisioterapueta Maria Elisa Lisotti Luppi el 24 abril, 2021.

Última actualización: 24 abril, 2021

El nacimiento implica un gran esfuerzo tanto para la mamá como para el niño por nacer. Por lo tanto, el estado de salud de la mujer previo a ese momento tendrá una gran influencia. Todos los músculos del cuerpo materno, trabajarán en conjunto para expulsar al bebé. Por esto, podemos entender la importancia de una buena preparación física al parto.

Durante el embarazo se desarrollan múltiples cambios en el cuerpo de la mujer para permitir el desarrollo del niño que lleva en su vientre. La futura mamá puede comenzar a realizar actividad física adaptada una vez que tiene el consentimiento médico. Será diferente la preparación física para una mujer sedentaria que para una mujer que era activa antes de quedar embarazada.

En el caso de una mujer sedentaria, se comenzará lenta y progresivamente, con actividades de baja potencia. A medida que se vaya adaptando a la actividad, se podrá aumentar la variedad de ejercicios.

Para una mamá más activa, se adaptará el deporte que realizaba antes del embarazo, reduciendo la intensidad y adecuando los entrenamientos a cada etapa de la gestación. Toda preparación física al parto debe ser programada, dirigida y supervisada por un profesional especialista en el área.

En la semana 31 pueden realizarse algunos ejercicios.
Algunos ejercicios de poca intensidad podrían ser excelentes en esta semana.

Actividades recomendadas durante el embarazo

Existe un gran número de actividades posibles de realizar durante la gestación. Es recomendable que se continúe con la actividad a la que se estaba habituada, siempre y cuando no sea de alto impacto. La futura mamá debe evitar correr, saltar y los ejercicios que impliquen flexiones de tronco para fortalecimiento de los músculos abdominales. Entre las actividades mas recomendadas se encuentran las siguientes:

  • Natación o hidroterapia prenatal: se puede realizar desde las primeras semanas de gestación, hasta estar próximo el nacimiento del bebé. Es una actividad muy segura, ya que brinda unas condiciones ideales para moverse libremente. El agua reduce el 90 % del peso corporal, aliviando a las articulaciones y en especial la columna vertebral.
  • Caminatas: es una actividad sencilla que se puede realizar a diario en distancias cortas. Es aconsejable caminar siempre acompañada y hacer pausas todas las veces que sea necesario.
  • Danza: la mujer embarazada puede bailar siempre que así lo desee durante la gestación, siempre y cuando no sean movimientos bruscos, y con intervalos de descanso.
  • Yoga: es una disciplina que, adaptada a la maternidad, ofrece grandes beneficios musculares, aumentando la fuerza y la elasticidad. Además de esto, mejora el control respiratorio, tan importante para el momento del parto.
  • Actividades prenatales específicas: brindan información y ejercicios relacionados directamente con el embarazo, parto y puerperio. Pueden realizarse en paralelo a cualquier otra actividad que realice la futura mamá. Es de gran utilidad practicarlas con un acompañante que sirva de guía durante el trabajo de parto y el parto. Incluyen relajaciones y actividades de conexión con el bebé.

Beneficios de una buena preparación física al parto

Prepararse física y mentalmente para el nacimiento favorece un cuerpo y una mente más sanos. La recomendación más importante es siempre escuchar al cuerpo sin sobreexigir, ya que el objetivo principal es acondicionar el organismo para el nacimiento.

La actividad física en general ayuda a mantener y mejorar el estado físico y emocional y permite adaptarse mejor a las modificaciones del embarazo.

  • Durante el embarazo: sisminuye las tensiones físicas y emocionales. Mejora la conciencia corporal y permite un mejor reconocimiento del suelo pélvico. Asimismo, mejora la elasticidad y la fuerza de los músculos implicados en el parto. Además, ayuda a moderar el aumento de peso de la mamá y favorece el estado hormonal por la liberación de endorfinas, mientras que permite mayor conexión con su bebé.
  • En el trabajo de parto: reduce las molestias en el trabajo de parto, ya que disminuye los tiempos de dilatación del cuello uterino. También mejora la movilidad articular y disminuye la ansiedad, el temor y el dolor.
  • En el momento del parto: ayuda a la mamá a localizar los músculos, lo que le brinda mayor seguridad en el manejo de su propio cuerpo. Favorece a una participación más activa en el momento del parto y , por consiguiente, una reducción en el número de cesáreas.
  • Posterior al nacimiento: mejora el estado físico posterior al nacimiento. Esto conduce a menos complicaciones posparto. En el caso de que la mujer necesite una cesárea, brinda una mejor recuperación.
    Mujeres embarazadas practicando yoga como parte de una buena preparación física al parto.

Principales ejercicios para una buena preparación física al parto

Las actividades físicas prenatales están enfocadas en reforzar los músculos con mayor participación en el parto. Estos son los que intervienen en la postura y en las fuerzas realizadas para expulsar al bebé, además de educar sobre el control respiratorio, esencial para el trabajo de parto y el parto.

Los principales grupos musculares que se abarcan en estas prácticas son los músculos lumbares, los de la base de la pelvis y los respiratorios. Se trabajan con ejercicios de flexibilidad, circulatorios y resistencia muscular. También con ejercicios respiratorios generales y específicos para el nacimiento. Después de la actividad es primordial destinar un momento de vuelta a la calma y relajación.

La clave está en el movimiento

Si la embarazada no tiene interés en agregar una actividad prenatal programada, puede añadir ejercicios recomendados para el embarazo a su rutina diaria. Es una opción aplicarlos mientras está sentada en un escritorio, mientras lee un libro, durante un viaje en coche o también en algún otro momento cotidiano en el que le sea cómodo.

Los ejercicios de preparación física al parto pueden realizarse hasta el mismo día de nacer. Incluso, y mejor aún, durante el trabajo de parto, priorizando la movilidad articular, lo que no solo beneficia a la mujer, sino también al niño por nacer. Esto le ofrece la posibilidad de ubicarse mejor en el canal de parto.

Te podría interesar...
La mejor preparación para el parto natural
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
La mejor preparación para el parto natural

El parto natural implica tanto una experiencia bastante dolorosa como un rol proactivo en la experiencia de alumbramiento



  • Ruiz Castro, Gabriela Elizabeth. Programa de actividades físicas orientado a la musculatura que interviene en el proceso de parto. BS thesis. Universidad de Guayaquil. Facultad de Educación Fisica Deporte y Recreación, 2018.
  • Rodríguez-Rodríguez, N., and F. Valls-Fonayet. "Influencia de la actividad física en gestantes sobre el tipo de parto y su duración: estado de la cuestión." Matronas prof (2020): e29-e36.
  • Carlos Velasquez, Apolonia. "Influencia de la preparacion psicoprofilactica en los niveles de ansiedad en gestantes durante el trabajo de parto en el Hospital Tingo Maria 2016." (2017).
  • Ccanto Moran, Mariluz. "BENEFICIOS DE PSICOPROFILAXIS OBSTÉTRICA DURANTE EL TRABAJO DE PARTO EN LAS PRIMIGESTAS ATENDIDAS EN EL HOSPITAL REGIONAL ZACARIAS CORREA VALDIVIA DE HUANCAVELICA, 2016." (2018).
  • Idrugo Castillo, Lesly Karolina. "Conducta durante el trabajo de parto en primigestas con preparación psicoprofiláctica, Lima 2018." (2018).
  • Brito Campoverde, Salomé Estefanía. Estudio sobre la aplicación de la Psicoprofilaxis para disminuir el tiempo de la labor del parto en las gestantes que acuden al Centro de Salud tipo C de Tabacundo durante el año 2018. BS thesis. PUCE-Quito, 2019.
  • Rodríguez-Díaz, Luciano, et al. "Efectividad de un programa de actividad física mediante el método Pilates en el embarazo y en el proceso del parto." Enfermería Clínica 27.5 (2017): 271-277.