6 beneficios del yoga para embarazadas

Lorena González 28 abril, 2018
El yoga es una actividad muy recomendada tanto durante el embarazo como después del mismo ya que es una disciplina muy completa.

Seguramente sabrás que el yoga es una disciplina holística; es decir, una actividad que integra el cuerpo, la mente y el espíritu mediante la realización de posturas o asanas. Por esta razón, intuirás que existen beneficios del yoga para embarazadas.

Generalmente, a la mayoría de las personas se les recomienda mantener un estilo de vida que incluya una rutina de ejercicios apropiada. Razón por la cual no es de extrañar que también se recomiende tener actividad física para sobrellevar los altibajos del embarazo.

Si tu médico te ha indicado las pautas que debes seguir y te ha mencionado el yoga entre las distintas disciplinas por las que puedes optar, no dudes en darte la oportunidad de probarla. Te aseguramos que esta práctica te ayudará a elevar tu calidad de vida en poco tiempo.

Beneficios del yoga para embarazadas

El yoga es una actividad que permite, progresivamente, optimizar la flexibilidad del cuerpo al mismo tiempo que lo tonifica y fortalece. Esto viene a ser una gran ayuda durante el embarazo, ya que ayuda a minimizar las molestias físicas.

Lo importante en la práctica del yoga es contar con un guía capacitado que sepa dirigir el proceso se realización de las posturas y sepa enseñar a respirar correctamente. Esta persona también sabrá evaluar cuáles son las mejores posturas, según la etapa del embarazo en la que te encuentres.

El beneficio del yoga para embarazadas.

El yoga te ayudará a conocer mejor tu cuerpo y a saber respetar su propio ritmo; aquí radica la importancia de evitar practicar esta actividad sin supervisión.

Diversos estudios han demostrado que los beneficios del yoga para embarazadas son tangibles a corto, mediano y largo plazo. Incluso, los estudios afirman que se trata de una disciplina inocua.

1. Brinda seguridad

El primero de los beneficios del yoga para embarazadas es la seguridad. Al ayudar a la mujer a conocer mejor su cuerpo, poco a poco, ella consigue obtener mayor seguridad en sí misma y, como consecuencia, buscará mejorar sus hábitos en función de la obtención del bienestar.

Durante el embarazo es normal que las mujeres tenga más inquietudes de lo normal, pero gracias al yoga, estas dudas pueden disminuir considerablemente. El entrenamiento no solo es físico, sino mental, de tal forma que la embarazada puede aprender a serenarse y a mantener una actitud proactiva para no dejarse llevar por las emociones negativas.

El yoga ofrece continuidad en los movimientos y esto ayuda a desarrollar un pensamiento consecuente en el tiempo que genera cierta sensación de seguridad.

2. Fortalece

Es un ejercicio de bajo impacto pero a la vez exigente porque se debe sostener la postura por un tiempo determinado (generalmente corto). De hecho, se le tiene como una práctica ”suave” debido a que se desarrolla en un ambiente tranquilo, en el cual la prisa no corre.

Las distintas asanas ayudan a adquirir resistencia y, sobre todo, fluidez en los movimientos. El fortalecimiento del cuerpo se realiza entonces, de una forma muy amena. He allí el encanto de esta actividad milenaria.

3. Favorece un sueño tranquilo

Otro de los beneficios del yoga para embarazadas es que, al realizar yoga tanto la mente como el cuerpo se relajan, lo cual hace que la mujer pueda conciliar el sueño con mayor facilidad. En otras palabras, una mente tranquila y un cuerpo relajado obtienen un buen descanso tras una sesión de ejercicios.

Los beneficios del yoga para embarazadas.

4. Mejora la oxigenación

La actividad física ayuda a que el sistema cardiovascular y pulmonar optimice su rendimiento, lo cual se traduce en una mejor oxigenación para las células. Este es, sin duda alguna, uno de los grandes beneficios del yoga para embarazadas. Después de todo, una buena oxigenación implica salud no solo para la madres sino también para el bebé.

5. Alivia las molestias

El embarazo incluye diversas molestias físicas que son prácticamente inevitables. Aunque no todas las mujeres las experimentan del mismo modo ni con la misma intensidad, sí se manifiestan. Y tal y como mencionamos anteriormente, mediante el yoga, se puede reducir su impacto. Un ejemplo de ello son los dolores de espalda; estos se pueden aliviar con varias asanas.

6. Brinda conexiones de calidad

A nivel emocional, otro de los beneficios del yoga para embarazadas es que permite establecer una conexión de calidad (inteligente y empática) con las personas y, sobre todo con el bebé. Esto implica un acercamiento mucho más consciente y, por ello mismo, profundo. Gracias al yoga, el encuentro entre madre e hijo se produce de una forma maravillosa.

Te puede gustar