¿Por qué mi hijo no llora nunca?

Cuando un niño no llora nunca, por lo general, se debe a que reprime la expresión de sus emociones. También, puede haber una causa fisiológica que le impida hacerlo. Si quieres saber más, ¡no te pierdas este artículo!
¿Por qué mi hijo no llora nunca?
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 20 diciembre, 2022

Puede que te sientas preocupada porque ves que tu hijo no llora nunca, a pesar de tener motivos para hacerlo. Esto puede ser porque reprime las lágrimas o porque realmente haya algún problema fisiológico que le dificulte hacerlo. Antes de nada, debemos saber cuál es la verdadera causa para ponerle solución.

Cuando los niños son pequeños les permitimos llorar, pero una vez que cumplen los siete u ocho años, les decimos que ya son mayores para hacerlo. Incluso, es mucho peor cuando se les llama nenas, por los prejuicios de la sociedad. Aun así, no hay que olvidar que todos tenemos derecho a llorar, tengamos la edad que tengamos. Los menores de estas edades también se enfrentan a dificultades y problemas que les hacen sentir tristes y necesitan expresarlo a través de las lágrimas.

No es beneficioso animar a los niños a retener las lágrimas

No es bueno que alentemos a los niños a reprimir las lágrimas, ya que son la manera de expresar determinadas emociones. El dolor que no se expresa con ninguna emoción, sobre todo en la infancia, se queda dentro y hace daño. Por eso es tan importante dejarles que expresen sus emociones. Al igual que ríen cuando están contentos, también tienen derecho a llorar cuando se sienten tristes o angustiados.

Además, imaginad lo complicado que puede llegar a ser que nuestro hijo nunca llore. Entonces, ¿cómo sabemos cuándo necesita de nuestras caricias, cariño y consuelo? La cuestión no es que sean muy sensibles o llorones, sino que los ayudemos a expresar sus emociones.

Es importante ayudar a los niños a entender sus emociones y a expresarlas de forma sana, además de buscar la solución más oportuna a sus problemas y dificultades.

¿Qué podemos hacer si nuestro hijo no llora nunca?

Como hemos dicho, reprimir las lágrimas no es sano y puede tener consecuencias en el desarrollo emocional de los niños y adolescentes. Por esta razón, debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Observar nuestra actitud con ellos, mejorar la comunicación y ser más comprensivos y cariñosos. Debemos ofrecerles siempre nuestro amor incondicional y apoyo.
  • Considerar si nuestro hijo tiene un control excesivo sobre sus emociones. Esta rigidez conlleva una gran fragilidad y tensión en el niño.
  • Fijarnos si alguna vez le hemos hecho sentir vergüenza por llorar. Si es así, puede que nuestro hijo piense que esa expresión emocional nos va a avergonzar o simplemente que no va a calar en nosotros.
  • Hacerles sentir que su estado anímico, sus emociones y sus días buenos y malos son de nuestro interés. También, que admitimos que exprese de la manera que necesite el cómo se siente. No podremos dar consuelo a un niño si este se guarda su pena para él mismo, por lo que tenemos que ser más receptivos.

Mi hijo no llora nunca como consecuencia de una enfermedad rara

Existe una enfermedad rara que impide llorar a los niños. Según algunos estudios llevados a cabo por investigadores norteamericanos, las células de los menores con deficiencia de NGLY1 no tienen suficientes proteínas acuaporinas y esto no les permite producir lágrimas.

Este descubrimiento, hecho por científicos del Sanford Burnham Prebys Medical Discovery Institute, puede explicar algunos de los síntomas que tiene esta enfermedad rara:

  • Imposibilidad de producir lágrimas.
  • Retrasos en el desarrollo.
  • Epilepsia multifocal.
  • Anormal funcionamiento del hígado
  • Convulsiones.
Las acuaporinas no solo regulan la producción de saliva y de lágrimas, sino que están implicadas en multitud de funciones cerebrales. La falta de ellas hace que los menores con deficiencia de NGLY1 no puedan llorar.

Una enfermedad que no tiene cura

En el mundo hay aproximadamente 60 personas que no lloran. Además, por ahora no existe una cura para esta enfermedad y los tratamientos se centran en tratar algunos de los síntomas que producen el trastorno. Sin embargo, gracias a este descubrimiento se pueden dar pasos hacia adelante para poder localizar algunos medicamentos que ayuden a aumentar las acuaporinas.

Sobre por qué mi hijo no llora nunca

Si tu hijo no llora nunca y no entiendes el por qué y lo que debes hacer, esperamos que este artículo te haya sido de ayuda. Un niño puede no llorar porque tiene un problema fisiológico que le imposibilite hacerlo. También, en muchos casos, los pequeños reprimen las lágrimas porque en algún momento les hemos hecho sentir vergüenza o le hemos reñido por llorar.

Es importante que tengamos muy en cuenta que no debemos decirle a los niños que no lloren. Ellos deben llorar si lo necesitan, porque forma parte de la expresión de las emociones, al igual que la risa, y no se les debe avergonzar por ello. Hay que normalizar que tanto los niños como las niñas puedan llorar si así lo sienten, y si queremos que tengan un buen desarrollo emocional.

Te podría interesar...
No enseñes a tu hijo a reprimir sus emociones
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
No enseñes a tu hijo a reprimir sus emociones

No enseñes a tu hijo a reprimir sus emociones, porque si se lo enseñas, solo le estarás haciendo ver que sentir es malo y acabará enfermando.



  • Caglayan, A. O., Comu, S., Baranoski, J. F., Parman, Y., Kaymakçalan, H., Akgumus, G. T., ... & Gunel, M. (2015). NGLY1 mutation causes neuromotor impairment, intellectual disability, and neuropathy. European journal of medical genetics, 58(1), 39-43. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1769721214001682
  • Enns, G. M., Shashi, V., Bainbridge, M., Gambello, M. J., Zahir, F. R., Bast, T., ... & Goldstein, D. B. (2014). Mutations in NGLY1 cause an inherited disorder of the endoplasmic reticulum–associated degradation pathway. Genetics in Medicine, 16(10), 751-758.

El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.