¿Qué hacer si tu hijo consume drogas?

Okairy · 20 marzo, 2016

Una de las situaciones más difíciles y que pueden romper tu corazón como padre es descubrir que tu hijo consume drogas. La dependencia a sustancias adictivas suele desarrollarse en la adolescencia y es una situación que afecta cada vez a más jóvenes.

La cantidad de drogas disponibles en la actualidad es enorme. Desde las legales hasta las ilegales, suelen ser fáciles de hallar por los chicos. Como padre es probable que no puedas hacer nada para evitar que entren en contacto pero sí puedes actuar en consecuencia y evitar un problema mayor.

Asegúrate de que si tu hijo consume drogas

Asegúrate de que tu hijo consume drogas

El primer paso para solucionar el problema que implica que tu hijo consuma drogas es ver que realmente existe. Existen varios signos internos y externos que te darán las pistas necesarias:

  • Bajas calificaciones. Algunos chicos consumen drogas con la intención de mejorar calificaciones y otros por ver qué se siente. En ambos casos verás una disminución en su rendimiento escolar debido a que su cuerpo se cansará y se verá afectado.
  • Cambios de humor. Otra forma de saber si tu hijo consume drogas es prestando atención a su comportamiento. Las drogas lo harán sentir variaciones de humor y estará cambiante todo el tiempo sin motivo aparente.
  • Aumentan sus gastos. ¿Últimamente tu hijo gasta más de la cuenta pero no sabes en qué? Como padres debes estar atento al manejo que tu hijo hace de su dinero. Incluso si le das una determinada cantidad cada semana o mes para que la use como desea, debes mantener un ligero control sobre ella.
  • Ten un control de las cosas que tiene tu hijo. Aunque los adolescentes necesitan tener su propio espacio y privacidad, no temas a ver las cosas que tiene tu hijo. Sé honesto y dile exactamente por qué lo haces, quizás se enoje pero si no hay nada que ocultar tampoco debería tener mucho problema. Solo recuerda mantener el respeto en todo momento.

Actúa cuando veas que tu hijo consume drogas

Una vez que has notado que tu hijo actúa raro o has encontrado alguna sustancia es momento de actuar. Piensa que si no lo haces ahora, el problema se hará más grave.

Visita al médico

El doctor le hará una serie de preguntas a tu hijo y le explicará los riesgos asociados al uso de drogas. También realizará o pedirá un conjunto de exámenes de orina y sangre para determinar el tipo de sustancia consumida.

Él podrá indicarte si hay necesidad de acudir a algún centro especializado en adicciones o los datos de contacto de algún especialista.

Busca ayuda psicológica

Tratar de hablar con tu hijo cuando sospechas que usa drogas puede tornarse complicado. Él se pondrá a la defensiva y tratará de esquivar toda clase de conversación.

En lugar de pelear y empeorar la situación, busca ayuda de un psicólogo especializado en adolescentes y adicciones. La terapia permitirá que ambos lados, tu hijo y tú, entiendan al otro.

Podrás conocer sus miedos, sentimientos y mejorar la relación. Tan solo ten paciencia porque podría ser un proceso tardado.

Busca ayuda en un centro de atención de adicciones

Si tu hijo consume drogas desde hace tiempo es probable que la solución no sea tan fácil ni rápida de hallar. El psicólogo y el médico te podrían recomendar buscar un centro especializado y sería buena idea hacerles caso.

Estos centros ofrecen condiciones de mayor seguridad y control en un ambiente agradable. Para obtener mejores resultados no te olvides de:

  • Elegir un lugar que tenga instalaciones cómodas y personal especializado.
  • Buscar un centro con buena reputación.
  • Resolver todas tus dudas y conversar con el personal que tratará a tu hijo.

Toma cartas en el asunto

Toma cartas en el asunto

Aceptar que tu hijo consume drogas es un paso difícil de dar. Como madre siempre querrás pensar que tu hijo es responsable en su vida y salud. En lugar de negarte a la realidad, sé objetivo y busca la solución a este problema antes de que se presenten otras complicaciones.

Aprovecha todas las herramientas que tengas a mano y no dudes en buscar la ayuda que sea necesaria. Tus amigos, familiares, médicos y psicólogos te ofrecerán mucha ayuda.