Niño pinocho, ¿cómo evitar que tu hijo mienta?

El cuento de Pinocho, la marioneta que quería ser un niño de verdad, es por antonomasia la parábola de la mentira y sus  graves consecuencias. La mentira es un mal hábito que debemos combatir en todos los espacios de nuestra vida y en su lugar, abonar en nuestro ser y en nuestras familias las semillas de la honestidad y la verdad. Pero qué hacer con un niño pinocho ¿cómo evitar que tú hijo mienta?Hay quienes dicen que los niños y los borrachos son los únicos capaces de no mentir. Sin embargo, toda regla tiene su excepción y sí existen niños que mienten.  La mentira comienza, por lo general, como un juego de creatividad, exageración o de conseguir lo que se quiere. Si el juego cae en gracia lo seguirán haciendo.

En cambio, si los padres advierten la falla a tiempo y evitan celebrar las “mentiras piadosas” del niño es muy probable que de forma natural éste entienda que se trata de una acción reprobada que no debe hacer.

Depositphotos_6312568_original-562x393

En la adolescencia es cuando más ataca el gusanito de la mentira. Pese a la presencia de los Pepegrillos (padres, amigos bien intencionados, maestros), los adolescentes en su rebeldía, sentimientos de incomprensión y necesidad de llamar la atención, tienden a decir mentiras blancas, pero también mentiras que podrían causar dolor, molestias o mal entendidos a otros y/o a ellos mismos, pues, una de las verdades sobre la mentira es que ésta siempre termina por afectar a quien la dice.

La mentira pese a que todos hemos dicho alguna en algún momento, es un acto que busca manipular al otro y colocarlo en una posición de inferioridad.

Por tal razón, acá una serie de consejos para abordar las mentiras de tus hijos y contribuir a que dejé de hacerlo ya que de no arrancar de raíz este mal hábito, en la edad adulta es muy probable que sufra situaciones penosas por no haberle enseñado a tiempo el valor de la honestidad.

Niño pinocho ¿cómo evitar que tu hijo mienta?

Dar el ejemplo

No nos cansaremos de repetirlo porque creemos que es con el ejemplo que se enseña. El niño que crece en un hogar donde la honestidad y honradez son valores preciados tenderá a cultivar estos dones. Sin embargo, el niño que crece viendo a sus padres mentir a otro y mentirse entre ellos, entenderá que esa es la manera más idónea de moverse en el mundo, y mentirá.

Evita que te vea mintiendo aun cuando se trate de mentiras pequeñas como negar que estés en casa para no tomar el teléfono o decir que están atrasados por culpa del tráfico cuando en realidad es que salieron tarde al encuentro.

Porque tampoco es mentira: el engaño es como las matrioskas, uno más grande se necesita para guardar otros más pequeños.detectar-una-mentira-en-ninos-2

Miedo a enfrentar la verdad

Evalúa las causas de las mentiras del niño. Antes de reprocharle, estudia bien si su comportamiento ha cambiado (exageraciones, nerviosismo), su rendimiento escolar bajado o lo observas particularmente agobiado.

La mentira en ocasiones es producto del miedo a las consecuencias o daños que pueda causar decir la verdad o manifestar una situación. Por ejemplo, un niño que sufre de maltrato puede mentir para encubrir su dolor o encubrir a sus maltratadores. La mentira es una reacción para evadir una situación que no se quiere afrontar. Aborda siempre a tu hijo desde el amor.

Consecuencias de mentir

Es importante enseñarle al niño que toda acción tiene consecuencias. Un logro viene con gratificaciones, mientras una falta acarrea castigos. Una buena manera de enseñarle al niño los dramas de mentir es precisamente ver junto a él/ella el clásico Pinocho de Disney u otra película, serie, obra teatral que retrate cómo por mentir se puede incluso llegar a poner en peligro la vida de los seres queridos.

De igual manera, gratifica a tu hijo cuando obre con honestidad y corrija sus errores. Mientras, que en caso de una mentira debes ser firme y no permitirle o dejarle pasar alguna, pues, el mensaje que envías es que está bien mentir de vez en cuando.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar