“Su hijo es autista”. ¿Y ahora qué?

Adrianazul · 5 diciembre, 2015

Ya sabes qué le pasa a tu hijo, recibiste el diagnóstico, te dijeron: Su hijo es autista.  Y ahora te preguntas qué hacer. Mi respuesta es prepárate, infórmate y fortalece tu espíritu.

Cuando una familia recibe la noticia de que su hijo tiene algún tipo de autismo infantil es natural que el mundo se venga encima. Algunos especialistas definen esta etapa como un proceso de duelo, es posible que experimentes sentimientos contradictorios, lo cual es normal.

Tras un diagnóstico de Transtorno de Autismo la familia se encuentra en un proceso muy doloroso que los expertos comparan con el proceso de duelo, en este caso duelo por la pérdida de un “niño normal”.

Las etapas del duelo pasan por: shock y negación inicial, enfado y resentimiento, depresión y aceptación, explica la Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Trastornos del Espectro Autista en Atención Primaria.

Lo más recomendable es que busques ayuda piscológica para armar una estrategia que te permita ayudar a tu hijo y manejar tus emociones acertadamente.

Dee n Will swimming 1

Un equipo para atender el autismo

El autismo es un trastorno complejo con base en el cerebro y que afecta múltiples áreas del desarrollo, incluyendo la interacción social, la comunicación verbal y no verbal, la imaginación, el comportamiento y los intereses.

Sus síntomas emergen a edad temprana, generalmente antes de los 3 años de edad.

Las guías especializadas en el tema aconsejan que desarrolles tu propio equipo personal de aliados para que te apoyen. Pienso que puedes buscar alternativas dentro del sistema de salud pública que ofrece atención especializada en diferentes áreas.

Date tiempo y ten paciencia, piensa que ser padres con frecuencia es todo un desafío, y cuando nos enfrentamos a una discapacidad de desarrollo, esta tarea se vuelve aún más complicada.

Uno de los consejos de Una breve guía para padres acerca del autismo, documento redactado por especialistas de Tennessee, en Estados Unidos, recomiendan que armes un grupo de gente en la que puede confiar y con la que pueda contar.

Serás más capaz de conocer y satisfacer las necesidades de tu hijo si cuidas de ti mismo. Localiza grupos de apoyo para padres. Pasa tiempo disfrutando con tus otros hijos o miembros de la familia.

Busca servicios auxiliares de cuidado o de relevo familiar para que descanses un poco. Y pide asistencia de parte de tu comunidad de fe.

Si estás tan triste o abrumado que sientes desesperanza o o te sientes paralizada, busca la ayuda de un consejero o terapeuta. Hablar con otros padres que tengan hijos con autismo es de gran ayuda.

Easter Seal Autism Family and Post-Polio Wknd

Una buena evaluación es más que útil

Un buen informe médico es el punto de partida para el tratamiento de tu hijo; este debe explicar las capacidades y necesidades del niño.

Una buena evaluación médica incluye la observación de tu hijo o hija y la aplicación de algunas pruebas específicas. Hay diferentes maneras de realizarla, no obstante hay puntos claves que deben ser considerados como imprescindibles.

  • La historia evolutiva y clínica para poder conocer los antecedentes del niño y la familia. Esta debe ser lo más detallada posible.
  • La evaluación de las habilidades de comunicación y del lenguaje.
  • La evaluación detallada de su comportamiento social y de como se relaciona con otras personas.
  • La evaluación de las habilidades para jugar con objetos y otras personas.

El tratamiento es necesario

Este tipo de niños necesita tratamiento porque tienen dificultades para desarrollar de manera natural las habilidades relacionadas con la comunicación, el lenguaje, los juegos, la imaginación, el autocontrol y las relaciones con las demás personas, por lo que necesitan que se les enseñen estas habilidades.

Un buen tratamiento permitirá que tu hijo aprenda las habilidades necesarias para poder participar de manera activa en la familia y en la sociedad, por eso es tan necesario que lo reciban.

El objetivo del tratamiento es partir de las fortalezas de tu hijo, para poder desarrollar las habilidades que no tiene. También incluye, cuando se requiera, disminuir o eliminar los comportamientos que le hagan daño o interfieran con su aprendizaje.

Además, las terapias deben dirigirse a las áreas que exigen mucho esfuerzo a tu hijo. Con los trastornos del espectro autista, esto suele significar que se ayude a su hijo a desarrollar habilidades de comunicación práctica, aumentar su interés social e interacciones con niños y adultos, desarrollar habilidades de juego e imaginación, disminuir los problemas de comportamiento y fomentar en aprendizaje general y las habilidades de pensamiento.

Puesto que las transiciones suelen ser difíciles para los niños con trastornos del espectro autista, el tratamiento puede además incluir estrategias para ayudar a su hijo a manejar sin mucho problema su programa de actividades cotidianas.

Aun cuando los niños que tienen trastornos del espectro autista comparten ciertas características, tu hijo tiene fortalezas y necesidades únicas.
Por consiguiente, ningún plan de intervención debe ser idéntico a otro. El tratamiento debe ser “individualizado” y diseñado específicamente para tu hijo.