Ejercicios prácticos para activar el habla

Amanda · 24 octubre, 2015

Los primeros meses en la vida del bebé son silenciosos, pues todavía ellos no saben hablar. En esa etapa el llanto es el sustituto de cualquier otra expresión y los padres morimos porque diga su primera palabra. Ser astutos y ponernos a realizar ejercicios prácticos para activar el habla en nuestro bebé, es una opción para hacer más corta la espera.

 

Estimular a nuestro hijo para que aprenda a hablar es una cosa relativamente sencilla, pero las actividades que podemos realizar en casa para lograrlo no son en sí las más conocidas.
En esta oportunidad vamos a desvelar algunos ejercicios útiles para que los bebés comiencen a acercarse al momento de hablar. Son recomendables para niños entre los seis y los treinta y seis meses.

Activa el habla con estos ejercicios prácticos

Cómo desarrollar la adquisición del lenguaje es una pregunta que esperan responderse muchas personas, porque tanto los padres como los especialistas, cuidadores y maestros, todos tenemos el compromiso de ayudar a que los bebés comiencen a hablar efectivamente.
Para activar el habla es preciso tener cierto conocimiento sobre las acciones que se deben tomar al respecto, pero no todas estas son tan complicadas como para que en casa no puedan realizarse. Es por eso que en este apartado pretendemos que se conozcan las prácticas más sencillas para conseguir este tierno pero importante objetivo.

1er Ejercicio: Lectura de cuentos

shutterstock_84985891

Los cuentos diseñados para niños tienen todas las cualidades para que sean comprendidos y estimulen su capacidad emocional, por eso se debe elegir aquellos de acuerdo a la edad de cada uno.
Para ejercitar por medio de la lectura de cuentos, se les puede interrogar sobre algún objeto del libro para que lo señale, podemos acostumbrarlos a que nos escuchen contarlo y es recomendable que se ponga en sus manos para que puedan “leer“.

2do Ejercicio: El teatro de títeres

Este divertido ejercicio, permite que los niños se interesen en el diálogo de los personajes. Títeres y marionetas diseñados para los niños, son hábiles maestros a la hora de activar el habla porque los pequeños se esmeran en hablarles también, describirlos o contestarles.
El teatro se puede ampliar con objetos que sirvan para crear símbolos dentro de la misma conversación. También son útiles los disfraces y las dramatizaciones.

shutterstock_53340589

3er Ejercicio: Juegos tradicionales participativos

Todos aquellos juegos que contengan alguna canción o baile, por medio de la cual los niños deban interactuar con el ejecutante, son útiles para activar el habla. Estas actividades suelen acompañarse de rimas, frases y sonidos que obligan a responder, continuar o actuar dependiendo del contenido.

4to Ejercicio: Las canciones infantiles

El propósito de estas canciones es enseñar a los niños, pero contienen un elemento secreto que las hace irresistibles para ellos, lo cual permite que las disfruten mientras aprenden.
Estas composiciones vienen plagadas de vocabulario infantil, pues son sencillas, inverosímiles y graciosas. Esto fomenta que los pequeños intenten repetirlas con insistencia, primero en sílabas y luego en fragmentos más largos.

 

5to Ejercicio: Las imágenes

Para comenzar a alimentar ese código abstracto conocido como “signo lingüístico”, es importante que el niño comience a relacionar las imágenes que ve con la palabra que lo define.
Por esta razón, podemos ensayar mostrarle fotos, dibujos e imágenes diversas con el fin de que proporcionar información semántica y dialéctica de cada una. Se recomienda describir cada cosa que ve en dichas imágenes para que pueda crear un concepto y adquirir un vocablo nuevo.

¿Cuál es la edad recomendada para comenzar a realizar estos ejercicios?

Es común que a partir de los seis meses el pequeño comience a dar muestras de que comprende una sonrisa, que atiende cuando se le habla y de hacer sus primeros sonidos. En esta edad, es preciso iniciar con el estímulo adecuado.
Entre los nueve y dieciocho meses, el bebé está capacitado para responder con silabas dobles, puede señalar algo que quiere, niega o acepta, conoce el nombre de muchas cosas y de personas, además comienza a usar gestos con significado.
Desde el segundo año, dice palabras completas y demuestra que conoce el significado de estas, lo cual es indicativo que está presto a ser estimulado con los ejercicios destinados a estimular el habla.
A los treinta y seis meses, el niño está en disposición de completar todos los ejercicios descritos anteriormente, algunos con más habilidad que otros, pero al menos con los requisitos básicos. De no ser así, es recomendable consultar con un especialista.