Hidratación y deporte en los niños: lo que debes saber

¿Tienes en cuenta la hidratación de tus hijos al practicar deporte? En este artículo te contamos cómo cuidar mejor su salud mientras realizan actividad física.
Hidratación y deporte en los niños: lo que debes saber
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis el 30 junio, 2021.

Última actualización: 30 junio, 2021

Mantener una adecuada hidratación durante la práctica de un deporte es sumamente importante, sobre todo cuando nos referimos a los niños. Aún así algunos padres no cuentan con la información suficiente sobre este tema y desconocen el riesgo que implica la deshidratación para la salud de sus hijos.

¿Quieres conocer más sobre este tema? En los siguientes párrafos te lo contamos todo.

Hidratación y deporte en los niños

La actividad física es uno de los aspectos más importantes en la vida de los niños. No importa si se trata de un juego, un deporte o un mero entretenimiento.

Los niños en movimiento suelen disfrutar de esa experiencia, la cual además favorece la prevención de aquellas enfermedades relacionadas al sedentarismo. Por otra parte, mantenerse en actividad contribuye al desarrollo físico y psicológico de la infancia.

Durante el ejercicio el cuerpo realiza un esfuerzo importante. Por medio de este, parte de la energía se traducirá en movimiento y el resto en calor. Esto generará un aumento de la temperatura corporal y mayor sudoración para compensar el sobrecalentamiento.

Indicios de deshidratación

Entre las sustancias que se eliminan durante la sudoración se encuentra el agua. Cuando esta no se repone de manera adecuada, el organismo del niño comienza a mostrar gradualmente indicios de su carencia.

Al principio estos pueden ser muy sutiles, pero conforme pase el tiempo y la pérdida se incremente serán más llamativos.

Entre los indicios tempranos de deshidratación en niños se destacan los siguientes:

  • Aumento de la frecuencia cardíaca (taquicardia).
  • Palidez y frialdad en la piel.
  • Mayor cansancio de lo habitual.
  • Dolor de cabeza, sensación de embotamiento.
  • Ojos hundidos.
  • Labios y mucosa oral seca.

Es importante saber que la sed es un síntoma de deshidratación tardío, por lo tanto es recomendable reponer líquido aún cuando el niño no manifieste la necesidad.

Todo lo anterior puede ocurrir con mayor frecuencia durante los meses cálidos. Esto es algo que tu hijo probablemente pase por alto, por eso te recomendamos que refuerces más que nunca la hidratación si practica deportes.

Presta atención al sudor excesivo, ya que podría estar alertando el riesgo de deshidratación. Esto también es trabajo del entrenador, así que procura mantener una comunicación frecuente con él para que pueda ponerte al tanto de esta y otras cuestiones de la salud de tu hijo.

La hidratación adecuada

Aunque muchos adultos ingieren bebidas deportivas para rehidratarse durante o luego de la actividad, estas no son apropiadas para los niños ya que contienen niveles elevados de electrolitos (como el sodio).

Lo más recomendado para los niños es beber agua antes, durante y después de la práctica deportiva.

Niño bebiendo agua al aire libre.

¿Y la alimentación?

Si hablamos sobre hidratación y deporte, la alimentación no debe dejarse de lado. Pues por medio del sudor se eliminan también electrolitos y algunos elementos importantes para nuestro organismo.

En línea con esto, la alimentación juega un papel fundamental en la salud del niño deportista. Además de ser una fuente de nutrientes (como las proteínas o los hidratos de carbono), los alimentos también aportan agua. De esta manera se obtiene un doble beneficio para evitar la deshidratación en el deporte.

¡No excederse!

En algunos casos los niños ingieren más agua de lo necesario y esto también podría ser negativo para su salud.

Los expertos recomiendan que la hidratación deportiva debe promoverse como un hábito. Por eso lo mejor es que se realice antes, durante y después de la práctica deportiva y no solo al final de la misma. Además de esto,  señalan que consumir cantidades exageradas de agua podría ser perjudicial en otros aspectos.

El objetivo de la hidratación se centra en mantener los niveles de hidratación apropiados para el niño. Esto dependerá de su estado de salud, su edad, el clima y la intensidad del deporte que se encuentre practicado. Por ello el consumo de agua no será el mismo en todos los casos.

Tanto el entrenador como tú deben asegurarse de que los niños no se sientan “pesados” luego de consumir agua. Para evitar esta situación, pueden implementarse pausas de hidratación durante el entrenamiento o el partido.

Utilizar protector solar

padre hijo nino ski crema solar lentes gafas casco bufanda campera nieve montaña sol proteccion solar

Otro aspecto importante a mencionar sobre la hidratación y el deporte es la exposición directa al sol.

Los rayos solares (principalmente los ultravioletas) que entran en contacto directo con la piel, no solo provocan daños sobre este órgano sino que además generan un aumento de la temperatura corporal. Ambos factores favorecen aún más el estado de deshidratación.

Por este motivo, se recomienda a los niños utilizar crema solar cada vez que vayan a entrenar o a participar en una competencia al aire libre.

Hidratación y deporte en los niños, asesórate

Si te han quedado más dudas sobre este tema, es importante asesorarte con un especialista en salud y deporte. ¡Es normal que las tengas! Así que no te apenes por ello. Conociendo bien cómo mejorar la hidratación de tu hijo deportista podrás sacarle mayores beneficios a esta práctica saludable.

Te podría interesar...
Alimentación adecuada para niños deportistas
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Alimentación adecuada para niños deportistas

Una alimentación adecuada para niños deportistas se basa en una dieta saludable en la que se cuide la cantidad de nutrientes y su aporte calórico.