El hábito del perdón y la compasión en los niños

Gladys · 8 mayo, 2016

Perdonar es un acto de buena fe, significa dejar atrás lo malo y abrir paso a lo bueno, mientras que la compasión se trata de comprender el sufrimiento de los demás. ¿Te parece complicado enseñarle esto a un niño? En este post te daremos algunas herramientas para que tu pequeño desarrolle el hábito del perdón y la compasión.


Como siempre decimos, muchas de las acciones de nuestros hijos comienzan a darse con nuestro ejemplo, tengamos siempre en cuenta que los padres somos los modelos a seguir, nos imitan queramos o no. Constantemente somos evaluados y observados por nuestros hijos, su comportamiento también depende del nuestro.

Sabemos que el perdón y la compasión no son conceptos tan sencillos y simples como parecen, pues al intentar ejecutarlos intervienen pensamientos, la inteligencia emocional y hasta prejuicios. Para enseñarle a tu pequeño a practicar el hábito del perdón y la compasión debes comenzar por ti mismo.

Liberarse y sanar de aquello que nos hizo daño en el pasado, saber perdonar, nos hará tener la fuerza para cultivar en nuestros hijos este hábito. Fomentar ambos elementos: el de perdonar y el de sentir compasión, son tareas que se enseñan en casa y que requieren de paciencia, comprensión y aceptación.

Los niños necesitan saber perdonar y ser perdonados

compasión 2

Que tus hijos aprendan a perdonar y ser perdonados es tan necesario como aprender a expresarse o relacionarse con su entorno. Es importante que los niños entiendan el valor de pedir perdón y el de ser perdonados. Enseñarle a asumir sus errores es uno de los primeros pasos y que en este caso será de gran ayuda.

Cuando un niño pide disculpas, inmediatamente se produce una reacción y todo queda atrás, pero es necesario inculcarle que solo debe hacerlo cuando sea un sentimiento sincero y de corazón, genuino.

Que pida perdón cada vez que comete algún acto indebido y sepa que con disculparse bastará no es el escenario ideal.

Explicarle las razones o motivos por los cuales es necesario pedir una disculpa, les hará conocer el verdadero valor del perdón. Saber pedir perdón los hará niños más responsables y honestos.

Por otra parte, si tu hijo desarrolla el hábito de perdonar es seguro que la empatía y la paz interior le acompañarán a lo largo de su vida. Dar un perdón es un acto que se traducirá en hijos felices, estables emocionalmente, libres de rencores y malos recuerdos.

Despertar la compasión

compasión 1

Enseñar a tu pequeño a ser compasivo, a ser sensible ante situaciones de dificultad también es un elemento primordial en su crecimiento. Está comprobado que mientras más empáticos y considerados sean los niños, mejores personas serán en un futuro. Introducir este hábito es algo que se hace de a poco y desde temprana edad.

La mejor manera de instruirlos en el hábito de la compasión es que sean conscientes de su entorno. Enséñale a tu pequeñito que todos deben ser aceptados tal y como son, este es un ejercicio que le ayudará a comprender que todos los seres humanos somos diferentes y que no siempre las circunstancias les favorece a todos por igual.

Guía a tu niño para que desarrolle empatía con las personas mayores o con aquellos que presentan alguna enfermedad, aunque no pueda remediar esas situaciones sí podrá tener una palabra o algún gesto amable para con ellos

Lástima vs compasión

Conversa con tu pequeño para que comprenda que sentir pena por alguien enfermo o incluso por un animal abandonado no está mal, de hecho es un sentimiento absolutamente válido, pero en sus manos puede encontrar la posibilidad de ir más allá: brindar una ayuda

Enseñarle la diferencia entre la compasión y la lástima también es muy importante. Desde la lástima se puede sentir tristeza por el que sufre y continuar, pero desde la compasión se acciona para tenderle la mano o cambiar la situación del que padece o está en desventaja.

La familia es el ambiente perfecto para aprender a perdonar, ser perdonado y tener compasión por los semejantes.

Procura el compartir y la convivencia de tus hijos con sus círculos más cercanos y encontrarás allí las situaciones ideales que le ayudarán a fortalecer su carácter bajo los preceptos de la compasión y el perdón.