Glaucoma en niños

14 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica Sara Viruega Encinas
Si no se trata, el glaucoma puede conducir a la ceguera total debido al daño producido en el nervio óptico al aumentar la presión intraocular. Conoce cómo detectar el glaucoma en niños.

El glaucoma es una enfermedad que se produce en los ojos y que puede llegar a provocar la pérdida total de visión. Vamos a ver en este artículo qué implica el glaucoma en niños, por qué se produce y cuáles pueden ser sus consecuencias.

¿Qué es el glaucoma?

Como hemos dicho, el glaucoma es una afección de los ojos. Se caracteriza, principalmente, por un aumento de la presión intraocular a causa de una falta de drenaje del humor acuoso.

Para entenderlo, es necesario conocer un poco la estructura de este órgano. Primeramente, la cubierta blanca que recubre el ojo a modo de protección es la esclera, que está protegida, a su vez, por la conjuntiva.

En la parte anterior del ojo está la córnea, que es la zona transparente que permite la entrada de la luz. En esa zona encontramos también el iris, que se expande y se contrae para que la pupila deje entrar más o menos cantidad de luz.Niño con ojo rojo e inflamado como síntoma de un posible glaucoma infantil.

La luz que entra se dirige hacia el cristalino, que es una especie de lente que proyecta la luz sobre el recubrimiento interno del ojo, llamado retina. Ahí, las fibras nerviosas son las encargadas de llevar al cerebro la información que reciben a través del nervio óptico.

Dentro de la estructura ocular, encontramos dos fluidos llamados:

  • Humor acuoso: se encuentra en la cámara anterior del ojo, nutriendo la córnea y el cristalino.
  • Humor vítreo: se encuentra entre el cristalino y la retina y es más denso que el humor vítreo. Es el encargado de mantener la forma del globo ocular.

En el tema que nos ocupa, nos centraremos en el humor acuoso, ya que es el que puede provocar el glaucoma. El equilibrio entre la producción y la eliminación del humor acuoso es lo que mantiene una presión intraocular adecuada. En este sentido, se pueden producir dos situaciones patológicas:

  • Aumento de la producción de humor acuoso.
  • Disminución de la eliminación o drenaje del humor acuoso.

¿Por qué se produce el glaucoma?

En definitiva, el glaucoma se produce por un aumento de la presión intraocular que, generalmente, está provocada por un déficit en el drenaje del humor acuoso. Este déficit lleva a una acumulación de este fluido, que aumenta la presión y acaba dañando al nervio óptico.

Existen, principalmente, dos tipos de glaucoma:

  • Glaucoma crónico de ángulo abierto: es la forma más común. Se produce de forma gradual por una disminución del drenaje. No suele provocar dolor ni cambios repentinos en la visión.
  • Glaucoma de ángulo cerrado o estrecho: es un tipo de glaucoma agudo, generalmente. La presión ocular aumenta rápidamente porque el iris bloquea el ángulo de drenaje. Da signos bastante alarmantes y repentinos, como:
    • Visión borrosa.
    • Dolor intenso en el ojo.
    • Dolor de cabeza.
    • Náuseas y vómitos.

El glaucoma en niños

El glaucoma en niños también es llamado glaucoma infantil, pediátrico, congénito o juvenil. Aunque existen diferentes clasificaciones, podemos diferenciar tres tipos de glaucoma en niños:Niña en la consulta del oftalmólogo para descartar un glaucoma infantil.

  • Glaucoma congénito: es una anomalía congénita no muy común. No está causado por ningún otro trastorno. Puede afectar a un solo ojo o a los dos. Se presenta en lactantes y en niños de corta edad.
  • Glaucoma secundario: en estos casos, el glaucoma es consecuencia de una lesión, de una cirugía o de otra enfermedad, como el síndrome de Sturge-Weber. No es lo común.
  • Glaucoma del desarrollo: está asociado a anomalías del ojo y sistémicas existentes ya en el nacimiento.

El glaucoma en niños puede producir algunos síntomas, como:

  • Agrandamiento de los ojos por la dilatación de la esclerótica y la córnea al aumentar la presión ocular.
  • Opacidad de la córnea.
  • Lagrimeo excesivo.
  • Enrojecimiento.
  • Fotofobia: sensibilidad o dolor en los ojos al exponerse a la luz.

¿Cómo prevenir el glaucoma en niños?

Si no se trata, el glaucoma en niños puede conducir a la ceguera total debido al daño producido en el nervio óptico al aumentar la presión intraocular.

Es posible evitar este daño quirúrgicamente creando en el ojo un nuevo sistema de drenaje de líquido. Otros tratamientos más conservadores controlan la presión ocular a través de fármacos administrados en forma de colirios.

En definitiva, si detectas en tu hijo una pérdida de visión, bien sea progresiva o repentina, parcial o total, no dudes en consultar con el médico. El oftalmólogo podrá detectar de forma rápida si se trata o no de este trastorno y prescribirá el tratamiento necesario.

  • Roche Caso, S., Triana Casado, I., Molina Cisneros, C., Ricardo Lorenzo, R., & Cabezas García, A. (2011). Caracterización del glaucoma juvenil. Revista Cubana de Pediatría83(1), 34-43.
  • Pérez Díaz, L., & Nápoles García, A. D. (2011). Glaucoma del desarrollo: diagnóstico, tratamiento quirúrgico y seguimiento integral. Medisan15(8), 1079-1090.
  • Urcelay, J. L. (2004). Glaucoma congénito. Tratamiento médico¿ cuándo y cómo. Boletín de la Soc Oftalmo de Madrid [Internet]44.