Galletas caseras: prepáralas junto con tu hijo

Pocas cosas divierten tanto a los niños como la cocina. ¿Cuántas veces tu hijo se ha ofrecido para hacer de pinche y ayudarte en la cocina o ha querido sorprenderte con alguno de sus mejores platos? Preparar unas galletas caseras con tu hijo puede convertirse en una deliciosa, además de divertida, experiencia en familia.

Lo más entretenido de hacer galletas con los niños es que, por lo general, a ellos les fascinan. Por eso no sorprende que su entusiasmo crezca a medida que van tomando forma. Además, la preparación de galletas caseras no requiere de procesos complejos ni ingredientes costosos. Tus hijos se divertirán amasando y aprenderán a ejercitar su creatividad al mismo tiempo que cocinan.

 

Galletas caseras de chocolate

Para hacer unas deliciosas galletas caseras de chocolate se necesitan los siguientes ingredientes:

  • 1 libra de galletas
  • 1 libra de chocolate semi amargo
  • 125 gramos de mantequilla
  • Media libre de crema de leche o nata
  • 150 gramos de nueces
  • 150 gramos de avellanas

Preparar galletas caseras junto con tu hijo os hará pasar un rato feliz a los dos

Para este tipo de galletas no es necesario utilizar el horno. Es una receta muy segura y rápida, ideal para la merienda. La preparación se debe realizar de la siguiente manera:

  • Derretir el chocolate y la mantequilla en un recipiente al baño maría.
  • En una olla aparte, poner a calentar la crema de leche.
  • Una vez que el chocolate esté derretido, mezclarlo con la crema de leche y revolverlo hasta que se obtenga una masa uniforme.
  • Añadir las galletas y los frutos secos, partidos en trocitos.
  • Sobre un pedazo de papel film, extender toda la mezcla y formar una especie de tubo.
  • Meter en el frigorífico durante unas 3 horas.
  • Sacar, cortar en rodajas y servir.

Galletas de mantequilla

Preparación

Se trata de una receta un poco más compleja, pero a los niños les encanta porque incluye amasado y horneado. Los ingredientes que necesitas son:

  • 400 gramos de harina de trigo común
  • Media libra de mantequilla
  • 150 gramos de azúcar
  • 1 huevo
  • Una pizca de sal
  • Otra pizca de canela en polvo

Antes de comenzar a preparar estas fabulosas galletas caseras, debes precalentar el horno a unos 180° durante un tiempo suficiente. Esta receta se divide en dos partes. Los primeros pasos son:

  • Mezclar la mantequilla con el azúcar y revolver todo en un bol mediano.
  • Incorporar el huevo, la sal y la canela, sin dejar de revolver, hasta que se forme una pasta suave.
  • Verter la harina de trigo muy lentamente, cuidando de que no se formen grumos en la mezcla.
  • Cuando todo esté bien mezclado, se debe meter en el frigorífico durante unos 30 minutos.

Dar forma y terminar

En este punto deberíamos tener ya una masa suave y manejable. El paso siguiente consiste en extenderla sobre una superficie plana, asegurándote de que queda bien esparcida. Una vez que esté extendida, podéis cortar las galletas, bien sea con la ayuda de un cuchillo o con moldes. Es el momento de invitar a los pequeños de la casa a que les den la forma que quieran.

Cocinar con los niños les ayuda a estimular sus habilidades manuales

Si el niño es muy pequeño o tiene dificultades para completar el anterior paso, es posible utilizar un método más sencillo. Simplemente se cogen pedazos de masa, se forman bolitas y se aplastan con las manos o con la ayuda de un tenedor. Lo ideal, en todo caso, es que las galletas tengan un volumen similar para que se cocinen al mismo tiempo en el horno. Además, no deben ser muy grandes, siempre respetando las proporciones adecuadas para tu hijo.

Posteriormente, se meten las galletas en el horno y se dejan allí durante 10 minutos aproximadamente. Cuando veas que los bordes están ligeramente dorados, será el momento de sacarlas.

Cuando veas que las galletas están listas, sácalas del horno con mucho cuidado. Si todavía queda masa sin hacer, repite el mismo procedimiento hasta que todas estén listas. Luego déjalas enfriar durante unos minutos sobre un plato o una cesta cubierta con una tela. ¡Tus galletas están listas para ser comidas!

Además, recuerda que siempre puedes introducir innovaciones. La mantequilla tradicional puede ser reemplazada por mantequilla aromatizada para obtener una fiesta de sabores. O bien puedes añadir chocolate o frutos secos, como nueces o almendras, en el momento de amasarlas. No dudes en probarlas e incorporar todas las novedades que se te ocurran. ¡El resultado es verdaderamente sensacional!

Categories: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar