Gafas de sol para niños

Óscar Dorado · 10 julio, 2018
Con la llegada del verano, debes vigilar la exposición del niño a los rayos ultravioleta, tanto en su piel como en sus ojos. Por ello, es recomendable adquirir unas gafas de sol para protegerle de problemas oculares.

Los ojos de los niños son muy sensibles a los rayos del sol y, en la mayoría de los casos, no se protegen de manera efectiva. Al igual que su piel, es esencial proteger los ojos de los niños de los rayos ultravioleta eligiendo unas gafas de sol adecuadas. 

Ciertamente, los ojos de los niños son muy frágiles. Hasta los 10-12 años, la lente o cristalino, que es la principal protección de la retina contra los rayos ultravioleta, aún no cumple su función y permite el paso de 7 veces más rayos UV que los adultos.

Asimismo, si el protector solar se ha convertido en un sistema automático para la protección de la piel de los niños, las gafas de sol de calidad también son esenciales para el cuidado de los ojos. Por ello, acostumbrar a los niños a usarlas a una edad muy temprana es esencial para protegerles de problemas oculares graves para más adelante.

No olvides que las gafas de sol también debe ser cómodas; es decir, adaptadas a la morfología del niño. De lo contrario, no se aguantarán bien en su nariz y el pequeño las rechazará.

Gafas de sol para niños

Las gafas de sol son esenciales para los niños desde una edad temprana, ya que su retina es frágil y debe ser protegida. Sin embargo, es cierto que aún demasiados padres no lo tienen en cuenta.

De hecho, los niños son más sensibles a la radiación UV hasta que tienen alrededor de 12 años de edad. En verano, los pequeños se enfrentan regularmente con estos rayos ultravioleta, especialmente cuando el agua, la arena o el césped los reflejan.

Estos pueden, potencialmente, causar daño a los ojos de los niños. Al igual que la piel, las quemaduras solares de los ojos pueden causar daños a largo plazo.

Además, recuerda que cuando vayas a elegir el modelo de gafas para el niño es necesario interrogar al pequeño durante el ajuste y asegurarte de que estén colocadas correctamente en su nariz sin que le produzcan incomodidades.

Las gafas de sol para niños deberían ser un elemento indispensable para su protección.

Elige el modelo perfecto para el niño

A la hora de elegir el modelo ideal para el niño, debes tener en cuenta los siguientes tips según la edad del pequeño:

Para edades de 0 a 5 años

Es mejor optar por una montura de plástico. Este material es hipoalergénico, asegura una mejor distribución del peso en la nariz y no se deforma ni se rompe.

Para edades de 5 a 10

Para este grupo etario, el marco de anteojos debe ser: robusto, práctico y estético. La elección del material realmente no importa, ya que hay muchos modelos.

“Si el protector solar se ha convertido en un sistema automático para la protección de la piel, las gafas de sol para niños también son esenciales para el cuidado de los ojos”

¿Qué tener en cuenta para escoger las gafas de sol para niños?

En el momento de escoger las mejores gafas de sol para niños, hay algunas cosas importantes a tener en cuenta:

1. Protección

Para proteger los ojos de un niño, las lentes deben filtrar los rayos ultravioleta absolutamente. Primero, hay que verificar que la marca CE, un estándar de protección europeo, esté indicada en las gafas elegidas.

Además, debes elegir el índice de protección del vidrio. Por lo general, se indica en la rama de gafas o está pegado en el cristal en el momento de la compra.

El grado de protección está entre 0 y 4. Realmente, no es recomendable usar gafas de sol con una clasificación de protección de menos de 4 para niños.

2. Montura

Las gafas de sol para niños generalmente están diseñadas para ser cómodas; sin embargo, hay que admitir que algunos modelos son mejores que otros. Para escoger el modelo ideal, se debe tener especial cuidado a la hora de elegir marcos adaptados a la edad del niño.

Asimismo, el marco siempre debe coincidir con la morfología de la cara del niño y debe ser lo suficientemente alto, como para que no pueda mirar por debajo o por encima de las gafas.

3. Vidrios

Los vidrios resistentes a los arañazos no son infalibles. Si aparecen arañazos, cámbialos rápidamente porque pueden afectar la visión del pequeño.

4. Seguridad

La seguridad es el criterio más importante que determina la fuerza de las monturas y lentes. Por ello, nunca debes escatimar en el precio de las gafas.

Ir a la playa con bebés permite disfrutar de los beneficios del verano y la maternidad.

Consejos para que el pequeño se familiarice con las gafas de sol

Si observas que el niño tiene dificultades para familiarizarse con las gafas de sol, aquí tienes algunos consejos a tener en cuenta:

  • Usa gafas tu también: ¡a los niños les encanta emular a los mayores!
  • Muéstrale la diferencia en comodidad con las gafas y sin gafas al sol.
  • Si el niño desea utilizarlas en casa, debes hacerle entender que no es un juguete y mostrarle cómo cuidarlas.
  • Para aquellos niños que se opongan a llevar gafas, se recomienda revisar la comodidad de la montura.

Por último, recuerda que hay muchos modelos y materiales distintos, como plástico, acetato o metal, disponibles en infinidad los colores. Lo más importante es que se adapten a la morfología del niño y que estén diseñadas para no lastimarlo en caso de accidente.