Frases de Rosa Jové para una crianza feliz

3 junio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz Martín
Las siguientes frases de Rosa Jové resumen la esencia de la crianza feliz, una filosofía basada en el amor incondicional y la comprensión de las etapas evolutivas del niño.

Rosa Jové es una de las psicólogas infantiles más renombradas de los últimos tiempos. Autora de libros imprescindibles como Dormir sin lágrimas o Ni rabietas ni conflictos, aboga por una crianza feliz, respetuosa y comprensiva con las etapas evolutivas del niño.

Sus principios han servido de guía y apoyo a numerosos padres y madres en la nada sencilla tarea de educar niños felices y emocionalmente sanos. Por ello, hoy queremos rescatar algunas de las frases que mejor resumen su filosofía. Seguro que te proporcionarán la orientación y el aliento que necesitas para continuar con la maravillosa labor que estás haciendo con tus hijos.

Frases de Rosa Jové para una crianza feliz

Madre hablando con su hijo para llevar a cabo una crianza feliz.«Los niños creen en los padres»

Si eres madre, es posible que no te hayas dado cuenta de la enorme influencia que ejerces en tus hijos. Ellos creen en ti con una fe inquebrantable; eres su máximo referente y, por lo mismo, asumen sin cuestionar tus opiniones y palabras. Has de saber que todo lo que dices de tu hijo se termina constituyendo en lo más sólido de su personalidad.

Si le dices a tu niño que es valiente, inteligente, bueno y amoroso, lo será. Pero, del mismo modo, cuando le repites que es malo, egoísta, vago o desobediente le estás empujando a convertirse en aquello que no cesas de afirmar. Las etiquetas y adjetivos que imprimes sobre tus pequeños moldean su personalidad, por ello, trata de escoger bien tu lenguaje.

«No podemos juzgar las actuaciones de un niño sin saber sus razones»

Para Rosa Jové, una crianza feliz está basada, fundamentalmente, en la empatía. Es imprescindible ser capaces de ponernos en el lugar del niño, intuir lo que siente, lo que piensa y lo que opina, especialmente en aquellos momentos en los que se pone más difícil.

Sin embargo, en ocasiones, nos olvidamos de este paso tan importante y juzgamos automáticamente a nuestros pequeños, y sacamos conclusiones precipitadas y erróneas.

Así, podemos creer que el bebé se despierta en la noche por fastidiar, que cuando está llorando y se calma al cogerlo en brazos nos estaba tomando el pelo. O que cuando un niño tiene una rabieta lo hace porque está malcriado o porque quiere desafiarnos.

¿Y si nos detuviésemos a pensar que el pequeño no tiene otro modo de explicarnos que tiene miedo por las noches? ¿Y si cayésemos en la cuenta de que solo precisa de nuestro contacto porque le hace sentir seguro? ¿Qué pasaría si recapacitásemos y comprendiésemos que la rabieta de nuestro hijo es la manifestación natural de una frustración que aún no ha aprendido a manejar?

Si tratamos de comprender a nuestros niños antes de juzgarlos, descubriremos que no hay maldad o chantaje en sus actos. Que únicamente están aprendiendo a vivir y nos necesitan como guías en su camino.Familia homoparental celebrando el Día Internacional de las Familias.

«Si quiere que su hijo sea autónomo, mímelo todo lo que pueda»

Suena contradictorio, ¿verdad? Parece que si queremos fomentar la autonomía en nuestros hijos hemos de instarlos a salir adelante por sí mismos. El amor, la protección y los mimos chocan con nuestra idea del camino hacia la independencia infantil. Sin embargo, para adquirir independencia, es imprescindible la seguridad, y esta solo se logra a través de un apego seguro.

En otras palabras, un niño necesita sentirte satisfecho, amado y protegido por sus padres para desarrollar la confianza necesaria para lanzarse a explorar el mundo. Si carece de estos elementos básicos, lejos de volverlo fuerte, solo lograremos hacerlo inseguro. Y esta inseguridad le impedirá desenvolverse de forma autónoma, pues no confiará en sí mismo.

«Déjale siempre claro que lo amas y lo amarás incondicionalmente»

Si deseas que tu hijo desarrolle una autoestima fuerte y sólida que le permita salir adelante incluso en los momentos adversos, necesita saber que cuenta con tu amor incondicional. Todos cometemos errores y aprendemos de ellos, por eso, el pequeño ha de tener claro que estarás siempre a su lado, incluso cuando se equivoque, incluso cuando no te guste su comportamiento en un momento dado.

La crianza feliz es un estilo de vida

En definitiva, y más allá de pautas concretas, la crianza feliz se basa en el respeto, la comunicación y la capacidad de mirar a través de los ojos del niño. Según Rosa Jové, si tus actos vienen motivados desde el amor, tu actuación siempre será la correcta.

  • Jové, R. (2006). Dormir sin lágrimas: dejarle llorar no es la solución. La esfera de los libros.
  • Jové, R. (2009). La crianza feliz: cómo cuidar y entender a tu hijo de 0 a 6 años. La esfera de los libros.