Flotadores de cuello para bebés: ¿son seguros?

Los niños adoran el agua, pero su seguridad es lo más importante. Por eso, no hay que adquirir cualquier elemento de moda, si no se está seguro de su inocuidad.
Flotadores de cuello para bebés: ¿son seguros?
Samanta Ruiz

Escrito y verificado por la profesora Samanta Ruiz.

Última actualización: 07 marzo, 2022

Desde hace muchas décadas existen distintos dispositivos de flotación para mantener a salvo a los niños pequeños. Pero en el último tiempo, han aparecido unos flotadores de cuello para bebés y muchos padres se preguntan si son seguros.

La Asociación Española de Pediatría manifestó su opinión al respecto y explicó que la forma más segura para bañar a un lactante es en brazos de un adulto cuidador y supervisado de manera constante.

Con esta afirmación, los profesionales que velan por la salud de los niños dejan en claro que ningún inflable garantiza la seguridad absoluta cuando los infantes están en el agua.

Vamos a analizar un poco más en profundidad el tema de los flotadores de cuello. ¿Qué te parece?

¿Cómo cuidar a los niños en el agua?

Uno de los planes de vacaciones favoritos de las familias es ir a sitios con agua, como las playas, los lagos o las piscinas. Aun con el riesgo que esto implica para los niños.

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial los índices de ahogamiento más elevados corresponden a los niños de 1 a 4 años de edad y le siguen los de 5 a 9 años.

Muchos de estos casos ocurren como consecuencia de la desatención de los adultos y por un exceso de confianza a la hora de dejar a los niños en el agua o cerca de ella.

A su vez, es importante remarcar que ni llevar al pequeño a clases de natación ni colocarle un dispositivo de flotación exime a los padres de la responsabilidad de ofrecerle cuidado en el agua.

Ningún elemento ni estrategia es infalible y además, los niños no tienen noción del riesgo ni la capacidad de cuidarse solos en un ambiente acuático.

mama bebe sujeta en piscina agua
Para que la supervisión se considere efectiva, la distancia entre el niño y su cuidador dentro del agua no debe exceder la longitud del brazo del adulto.

¿Por qué se desaconseja el uso de los flotadores de cuello?

Existen varias razones que nos indican que estos elementos no son totalmente seguros y todas ellas están avaladas por los especialistas. A continuación, te las detallamos una a una. ¡No te lo pierdas!

Brindan una falsa sensación de seguridad

El uso de elementos que ayudan a los bebés a flotar en el agua despierta en los adultos una falsa sensación de seguridad, tal como indica la Asociación Española de Pediatría. Esto hace que, inconscientemente, los cuidadores desatiendan un poco al pequeño, lo cual aumenta considerablemente el riesgo de ahogo.

Fuerzan la postura del cuello del bebé

Siguiendo con la opinión de los profesionales españoles, encontramos que estos flotadores mantienen el cuello del pequeño en una posición que no es natural. A raíz de esto, se podrían tensionar y lesionar los músculos y los ligamentos cervicales.

No favorecen la interacción entre el niño y el agua

La posición que adoptan los bebés cuando tienen colocado este flotador no les permite moverse libremente en el agua, ni mucho menos aprender a sumergirse.

En realidad, se produce el efecto contrario al deseado. Pues en ánimos de llevar al bebé a la piscina para que se familiarice con el agua, le limitamos completamente el movimiento dentro de ella.

¡Son dispositivos inseguros!

El flotador está confeccionado en un material de plástico liso, el cual se torna resbaladizo cuando se moja. Así, la cabeza del bebé puede deslizarse hacia abajo y favorecer al hundimiento del cuerpo entero. También, puede pasar que el flotador se deshinche y pierda la flotabilidad.

¿Cuándo utilizar los flotadores de cuello?

La opinión de los pediatras con respecto al uso de estos elementos de flotación es clara: solo se recomienda en el contexto de terapias concretas y bajo la supervisión de profesionales idóneos.

hidroterapia nino adulto sostiene cuello piscina
Los elementos de flotación para el cuello pueden ser utilizados por los profesionales en las terapias acuáticas. No se aconseja el uso corriente en la población general.

El agua sí, flotadores de cuello para bebés no

Para que los especialistas recomienden el uso de determinados elementos en los niños deben existir estudios que demuestren sus beneficios y su seguridad. En este caso, ninguno de estos datos han sido corroborados.

Los flotadores de cuello no se vislumbran como una opción apropiada para mantener a los niños dentro del agua y al parecer, los brazos de mamá son la mejor alternativa.

Es importante recalcar que las actividades acuáticas ofrecen muchos beneficios para el desarrollo de los niños, sobre todo cuando se practican desde edades tempranas. En el caso de los bebés, es posible optar por la matronatación y a partir de los 4 años, se puede avanzar con clases de natación.

Según la American Academy of Pediatrics, entre el año y los 4 años de vida los pequeños adquieren habilidades de supervivencia en el entorno acuático, aunque cada uno muestra un ritmo diferente para lograrlo.

Enseñarles a los niños a desenvolverse en el agua debe ser una prioridad para todas las familias, ya que les ofrece herramientas fundamentales para el autocuidado a lo largo de la vida. No obstante, estas lecciones deben llevarse a cabo con profesionales especializados y con los materiales adecuados. En este sentido, los flotadores de cuello no cumplen con dichas condiciones.

Te podría interesar...
9 beneficios de la natación en los niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
9 beneficios de la natación en los niños

La natación es uno de los deportes más completos que pueden existir. No solo fortalecen la salud física, sino también la mental. ¡Descubre sus bene...