¿Existe relación entre el parto y la fase lunar?

Amanda · 30 septiembre, 2016
Alguna vez habrás escuchado ciertos dichos que relacionan el cuerpo femenino con la luna. Te invitamos a descubrir a continuación cuál es la relación que existe entre el parto y la fase lunar.

¿Existe realmente una relación entre el parto y la fase lunar? ¿Cuáles son las opiniones de los científicos en la actualidad? ¿Por qué se siguen escuchando mitos acerca de la mujer y la luna?

Todas estas interrogantes son las que, a menudo, nos planteamos cuando abordamos este tema tan peculiar. Si bien muchas mujeres optan por ir a la peluquería en función de la fase lunar del calendario, otras ignoran por completo esto y deciden ir a su propio ritmo. 

 

En el caso del embarazo se especula sobre la incidencia en el líquido amniótico donde se encuentran flotando los bebés. Esta creencia permanece vigente en la actualidad, ya que algunas mujeres creen en el famoso calendario lunar para dar a luz. 

También se cree que la fase lunar afecta las mareas, la cantidad de agua del cuerpo humano, e influye en el sexo del bebé; es decir, que la luna puede determinar si es niño o niña. 

¿Se relaciona el parto con la fase lunar?

No es una noticia nueva que la fase lunar influye en muchos aspectos de la vida en la tierra. De hecho, se sabe que los ciclos menstruales y los de la luna tienen, por lo general, 28 días.

La fase lunar y la mujer.

Existe una creencia muy popular que indica que la luna tiene una gran influencia sobre el ser humano y sus ciclos.

Antiguamente, las mujeres que quedaban embarazadas con facilidad, lo agradecían con ofrendas y ritos especiales. Mientras que aquellas que no, le hacían ofrendas a las deidades lunares para poder hacer realidad el sueño de concebir a su hijo.

Se cree que la ovulación se da en luna llena y la menstruación en luna nueva. Esta idea se mantiene vigente y por ello, se planifican las camadas de animales en función de la fase lunar.

Algunas embarazadas tienen en cuenta el calendario lunar para hacer estimaciones acerca de la fecha del nacimiento de sus bebés.

¿La fase lunar también influye en la ovulación?

Se considera que la ovulación se produce en la fase lunar conocida como plenilunio (luna llena), ya que ocurre cada 29 días cuando se completa el ciclo lunar. Por otra parte, se considera que la menstruación coincide con el novilunio (mejor conocida como luna nueva).

En consecuencia, los nacimientos suelen ser más comunes durante la luna llena. Esto se debe principalmente a:

  • Si se produce la ovulación en luna llena, las probabilidades de concebir una niña son altas.
  • Si se realiza una ovulación en luna nueva, el sexo del bebé será masculino.
  • Entre la fase de luna creciente o menguante, que también son conocidas como fases de transición, influirá mucho en el sexo del bebé. Dicen que cuando la luna mengua se conciben niños, y que en luna creciente se concibe niñas.

La historia ha revelado que los pueblos tienen diversos mitos alrededor de la luna. Esto demuestra que el ser humano siempre ha sentido fascinación por los fenómenos de la naturaleza.

Por ejemplo, durante la Edad Media se decía que las mujeres cuya menstruación no coincidía con la fase lunar del plenilunio eran brujas.

En otras palabras, se creía que al no seguir el ritmo de la naturaleza, esto era una supuesta señal de que las mujeres tenían relación con lo sobrenatural.

0c39c8d7abcea407154070bd774cab9c

¿Qué opinan los expertos?

Las matronas y enfermeras también tienen su posición al respecto. De acuerdo con las distintas fases de la luna, estos son los posibles escenarios:

  • Luna nueva. Amenazas de partos prematuros, más probabilidades de cesárea con dilataciones lentas. Aunque hay partos normales donde la madre puede controlarlo.
  • Luna menguante. Pocos partos, y sobre todo la mayoría son costosos. También se encuentran las bolsas rota con líquido amniótico teñido. Se producen la mayoría por cesárea.
  • Luna creciente. Partos casi perfectos, se disfruta muy bien cada momento del parto.
  • Luna llena. Se producen más nacimientos. El proceso de expulsión es corto y fácil.

Ninguno de los planteamientos populares ha tenido reconocimiento científico. Si bien es cierto que estas ideas inspiran diversas investigaciones, no constituyen, en sí, conclusiones.

Los mitos nos dan pistas y nos invitan a dejar volar nuestra imaginación, hacer conjeturas y aventurarnos a compartir nuestras hipótesis.

Sin embargo, los investigadores insisten en que la fase lunar no tiene ninguna relación con el parto ni tampoco influye en el sexo del bebé. Por otra parte, la fase lunar no tiene ningún poder sobre el líquido amniótico ni en los ciclos menstruales de las mujeres.