Evolución técnica de la cesárea

Francisco María García · 6 noviembre, 2017
La cesárea es una de los procedimientos quirúrgicos más frecuentes en la actualidad. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, las cesáreas no deben ascender a una tasa mayor del 11-15%.

La evolución técnica de la cesárea ha tenido un impacto tanto en el ámbito social como en el ámbito evolutivo. Como se sabe, la cesárea, como modo quirúrgico de traer un bebé al mundo, se ha vuelto más habitual en los últimos tiempos.

En la sociedad actual, la cesárea ya no se ve como un procedimiento quirúrgico de riesgo, al contrario, este se ha normalizado a tal punto, que causa escasa o nula preocupación. ¿Pero cuál ha sido la evolución de esta técnica y cómo ha cambiado a la humanidad? ¿Cómo se llegó a su normalización? Descúbrelo a continuación.

¿Qué es la cesárea?

Se trata de una técnica en la que, mediante una intervención quirúrgica, se extrae el feto del útero materno. Es una de las operaciones más comunes en la actualidad. Además, gracias a los avances de la medicina, se puede considerar una técnica que ofrece garantías de seguridad.

En vista de la frecuencia con la que se practica, la cesárea se ha vuelto cada vez más popular. Entre otras cosas, porque los avances científicos permiten que se minimicen los riesgos. Y ello tanto para la mamá como para el bebé. La decisión de practicar una cesárea puede deberse a varias razones:

  • Porque llegado el momento del parto se presenta una situación que pone en peligro la vida del bebé o de la madre.
  • Por una decisión consensuada entre médico- paciente. Este es más bien un factor psicológico, asociado a la idea del dolor y a la preferencia de “programar” el nacimiento.
  • Por la evolución de la especie humana. Este punto está respaldado por estudios científicos. En ellos se habla del cambio en la estructura ósea de las mujeres a través del tiempo. Cambios en los que la pelvis se ha vuelto más estrecha.

La evolución técnica de la cesárea

El mito popular relaciona muchas veces esta técnica con el nacimiento de Julio César. Lo cual es bastante improbable, sobre todo por los escasos conocimientos médicos en aquellos tiempos. Más bien, el nombre se debe a la palabra en latín caedere, cuyo significado es cortar. Cortar el vientre materno para extraer el feto.

Hasta la aparición de la anestesia y los antibióticos, cualquier intervención quirúrgica suponía un riesgo considerable. Por estos riesgos, hasta la segunda mitad del siglo XX, recurrir a una cesárea era una decisión de última instancia. Se tomaba en los casos de riesgo extremo para la madre o el bebé, y la técnica no presentaba muchas garantías de éxito.

La primera cesárea documentada, es la que se practicó en el año 1794 en Estados Unidos. Jesse Bennett, el médico que la llevó a cabo, la realizó a su esposa. Ella, junto al niño, se recuperaron satisfactoriamente, sentando un precedente importante en la historia de la medicina.

La evolución técnica de la cesárea ha permitido que millones de bebés nazcan.

La cesárea y la evolución humana

El desarrollo de la ciencia y de la medicina en particular, han permitido lograr una mejor calidad de vida. Además de alargar los años de existencia. Lo que resulta interesante saber es que este desarrollo técnico ha generado cambios evolutivos. El cuerpo de la mujer se ha ido adaptando a estas técnicas.

Tipos de cesárea

Se clasifica la cesárea según la zona corporal donde se haga el corte. De esta forma, está la cesárea corporal y la segmentaria. La cesárea corporal conlleva riesgos, por lo que su uso es poco frecuente.

Entre las muchas clasificaciones de la cesárea, una de ellas la divide en dos grupos. El criterio usado para es el momento en que se decide su realización:

  • Cesárea electiva. También llamada programada, su realización se efectúa antes de comenzar el parto.
  • Cesárea intraparto. Sucede generalmente por complicaciones en el proceso del parto, durante el transcurso del mismo.
  • Cesárea segmentaria. Esta modalidad, la más frecuente, se lleva a cabo en la zona del segmento inferior del útero. Las razones de que sea la más efectuada, es que es lugar en el que se ve afectado un menor número de fibras musculares, y la cicatrización es mucho más rápida. 
    • La cesárea segmentaria puede hacerse con un corte en vertical (poco aconsejada), transversal (la más usada), o en forma de T. Esta última es una opción para cuando se presentan complicaciones con el feto en el parto.

Tendencias

La evolución técnica de la cesárea ha permitido una gran cantidad de nacimientos, con lo cual se ha vuelto uno de los procedimientos más habituales. En España, un 25 % de los niños nace mediante esta técnica. Sobrepasando la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien aconseja no superar el 15%.

Sin duda, la evolución de esta técnica es un logro humano. Pero lo ideal es realizarla cuando sea médicamente necesario, para la mamá y para el niño.