Un estudio afirma que los hijos únicos tienen una mente más flexible

Adrianazul · 20 julio, 2017

El cerebro de los hijos únicos es diferente al de las personas que crecen junto a sus hermanos, según explica un artículo publicado en la revista Brain Imaging and Behavior.

Se refiere a un estudio chino que afirma que los hijos únicos tienen el área de su cerebro dedicada a la lenguaje más desarrollada, pero la relacionada con la regulación de la emoción es menos avanzada.

Un grupo de investigadores Universidad del Suroeste en Chongqing, China, analizó a 303 jóvenes chinos: 126 hijos únicos y 177 con hermanos. Todos fueron sometidos a pruebas que miden su inteligencia, creatividad y personalidad. Los científicos también analizaron la forma del cerebro de los participantes del estudio por medio de las imágenes que brindan las resonancias magnéticas.

Tras analizar sus resultados, los investigadores se dieron cuenta de que el cerebro de los hijos únicos tiene una zona superdesarrollada y otra infradesarollada.

Esto se debe, principalmente, a que los entornos familiares en los que los individuos crecen afectan el desarrollo de la estructura cerebral y condicionan la personalidad.

Los hijos únicos son muy creativos

hijos únicos

Los investigadores no encontraron diferencias en cuanto al cociente intelectual, pero sí concluyeron que los hijos únicos tienen una mayor cantidad de materia gris en la zona asociada al lenguaje, flexibilidad, imaginación y planificación.

Esto ocurre en buena medida por la atención dedicada por padres y madres. Eso significaría que en cierta medida la creatividad desarrollada por las niñas y niños depende de las expectativas y atención que les brinden sus padres y madres.

No evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles más bien a superarlas

 –Louis Pasteur –

De igual manera, el estudio evidencia que los hijos únicos analizados tienen menor cantidad en la corteza frontal media, una zona del cerebro que está asociada con la regulación de las emociones y, por ello, obtuvieron menos calificaciones en términos de amabilidad, en relación con quienes tienen hermanos.

Los investigadores chinos afirmaron que estas características podrían sugerir que el entorno social más solitario es el que genera estas diferencias. Esto también tiene relación con los bajos niveles de empatía que se registraron en otras pruebas.

A su vez, la razón por la cual hijas e hijos únicos son percibidos como menos agradables podría ser el resultado de la atención excesiva de parte de padres, madres y el resto de la familia. En estos casos, niñas y niños tienden a estar menos expuestos a grupos sociales externos y se enfocan más en actividades solitarias.

Esto provoca, según dice el artículo publicado, que presenten “rasgos de personalidad indeseables”, como dependencia, falta de amabilidad, egoísmo e ineptitud social.

“Debido a la ausencia de hermanos, los hijos únicos generalmente pierden oportunidades importantes en cuanto a las relaciones sociales ya que no desarrollan habilidades psicosociales ni tampoco de apoyo emocional”, afirman los expertos.

Y también es bueno acotar que el estudio antes mencionado se trata de una muestra pequeña, llevada a cabo en China y donde únicamente se analizaron a jóvenes. Podrían surgir nuevas variables en otros estudios y con grupos de edades diferentes. Así que el estudio también tiene sus limitaciones y sesgos potenciales.

Sin embargo, esta es la primera vez que un estudio analiza la estructura del cerebro de los hijos únicos. De hecho, hay investigaciones de comportamiento anteriores que muestran resultados cercanos a las conclusiones de la investigación china.

Un análisis de 115 estudios científicos llevados a cabo en 1986 mostró que los hijos únicos obtuvieron mejores resultados en las pruebas de inteligencia, el carácter y las relaciones con los padres, que los niños que crecen junto a varios hermanos.

Personalidad obstinada

hijos únicos

Los hijos únicos usualmente son muy obstinados porque están acostumbrados a buscar su propio interés y a menudo pueden ser muy posesivos. También pueden ser muy estrictos en cuanto a su privacidad y tiempo, pues no están acostumbrados a compartirlo con alguien más.

No obstante, la personalidad varía según las condiciones de vida que tenga el niño. La crianza moldea de manera muy marcada la personalidad del niño.

Un artículo publicado Internet explica que otro rasgo de la personalidad de los hijos únicos es que tienden a ser muy maduros para su edad, y esto es un rasgo que se debe a su entorno, pues al no tener hermanos, buscan la compañía de sus padres o de otros adultos. Y como ellos son las únicas referencias que tienen, tienden a compararse con ellos.

Les encanta aparentar que son mucho más mayores de lo que son, y muchos de ellos, incluso, pueden llegar a convertirse en los típicos “sabelotodos”.