Estrés oxidativo: cómo afecta a tu fertilidad

Amanda · 10 febrero, 2017

Según estudios recientes, el estrés oxidativo es causante de muchas enfermedades. Se le relaciona con el desarrollo del cáncer, alzhéimer, enfermedades cardiovasculares, diabetes y también afecta la fertilidad. A diferencia de otras alteraciones, esto sucede por un desequilibrio que se puede tratar a base de antioxidantes.

El estrés oxidativo se presenta cuando hay desequilibrio en cuanto a la producción de radicales libres y la capacidad del organismo para eliminarlos. Es decir, por causa de un estado bioquímico desequilibrado, no se desintoxica adecuadamente el cuerpo de forma natural.

Es normal que se produzcan este tipo de especies reactivas o radicales libres. Sin embargo, el organismo está diseñado para reparar el daño que esto pueda causar. No obstante, cuando esto no funciona bien, se genera lo que se conoce como estrés oxidativo.

¿Cuáles son las causas del estrés oxidativo?

El estrés oxidativo ocurre porque disminuye la cantidad de antioxidantes en el cuerpo, al tiempo que aumentan los radicales libres que causan oxidación.  Este desequilibrio celular es ocasionado principalmente porque en nuestro ambiente predominan los elementos oxidantes.

Las causas de este fenómeno se clasifican en endógenas y exógenas; las cuales se puede definir de la siguiente manera.

  • Endógenas. Son aquellas que se producen de manera natural en el organismo, debido a su funcionamiento. Por ejemplo, el metabolismo, la respiración, la producción y acción enzimática, además de la activación de polimorfonucleares.
  • Exógenas. Estas son las causas que provienen de factores externos. Se refiere a los malos hábitos alimenticios u ociosos, contaminación ambiental, estrés crónico, sedentarismo, exposición inadecuada al sol y obesidad. También se relaciona con enfermedades cardiovasculares, las que afectan el sistema hepático, VIH o insuficiencia renal, entre otras. Según investigaciones, es causado por más de doscientas enfermedades diversas.

Investigaciones al respecto,  también relacionaron la producción de radicales libres con el ejercicio físico. Se obtuvo que la intensidad de la actividad física, es capaz de incrementar los procesos oxidativos en el organismo. Por lo tanto, aquellas personas que se ejercitan con mayor intensidad, están en la obligación de incorporar mayores cantidades de antioxidantes.

Investigación en relación a la fertilidad

embarazo-estres-fertilidad-599ms022811

Como hemos dicho, el estrés oxidativo es causado por distintas enfermedades, pero también es origen de la aparición de otras más. Se cree que la incapacidad de organismo para equilibrar el daño de oxidación, genera problemas en muchos tejidos del organismo.

En tal sentido, se considera que quizá por esta causa, muchas mujeres en edad reproductiva han sido incapaces de concebir naturalmente. Al respecto, los especialistas creen que el estrés oxidativo ha envejecido los óvulos y el tejido ovárico.

De acuerdo a la explicación de los investigadores, no existe una advertencia que nos indique la baja de los niveles de antioxidante. Por lo tanto, no es sino con la aparición de alguna enfermedad, que determinamos el daño. Esto puede estar ocurriendo en el sistema reproductivo femenino, sin darnos cuenta.

Los resultados del estudio indican que una mujer cuya producción ovárica pueda estar afectada por este problema, tiene otra alternativa. Es decir, en lugar de recurrir a la donación de óvulos, pueden someterse a un  tratamiento a base de antioxidantes.

En consecuencia, el estrés oxidativo puede ser el causante de la imposibilidad de conseguir un embarazo en mujeres menores de 35 años. De igual manera, se relaciona con la cantidad de abortos que se generan en estas mismas condiciones.

¿Qué podemos hacer?

embarazada
Es difícil evitar que los radicales libres se produzcan en nuestro cuerpo o ingresen en él. Sin embargo, debemos evitar que ocurra un desequilibrio entre la cantidad de agentes oxidantes y antioxidantes.

Para evitar una elevada y desordenada proliferación de radicales libres, se recomienda lo siguiente.

  • Consumir altas cantidades de alimentos antioxidantes. Por ejemplo, maíz, espinacas, tomate, soja y sus extractos, cítricos, frutas como la granada y la fresa; así como zanahorias y otros que poseen colorantes naturales.
  • Tratamientos con activadores a base de alga AFA, los cuales son complementos que activan las células madres adultas.
  • Incorporar a nuestra alimentos y suplementos a base de vitamina C y vitamina E.