Este vídeo demuestra que el amor fortalece a los bebés prematuros

Adrianazul · 18 marzo, 2016

Ver a Lyndsey, la mamá de Ward Miles Miller, abrazar a su bebé lleno de cables y conexiones me estremeció. Los primeros minutos del vídeo que revolucionaron las redes me parecieron dolorosos y hermosos al mismo tiempo.Pudo abrazar a su hijo, quien nació 15 semanas antes de lo esperado, con la ayuda de al menos dos enfermeras que sostenían parte de los tubos y los cables que conectaban el diminuto cuerpo del recién nacido a aparatos que lo aferraban a la vida.

El rostro de Lyndsey al principio luce preocupado, pero también –y ni siquiera sé explicar con qué gesto, pues se trata de algo más que una expresión- transmite amor, ternura. En una escena cuando va a casa, denota que está pensando en su hijo, que siempre está pensando en él.

Lo ama y nunca pierde la fe en Dios, nunca deja de creer que se salvará, contra todo pronóstico y adversidad. Y lo hace. “Él es un luchador”, dice en algún momento.

El vídeo que se llama “El primer año de War Miles Miller” y fue grabado por su padre Benjamin Scot, fotógrafo profesional, es una historia de amor que resume 107 días de hospitalización en seis minutos.

 

Un vídeo de amor

“El video resume el primer año de mi hijo. Nació muy prematuro y tuvo que superar muchos y grandes obstáculos, pero no mayores que nuestro Dios. Esta es una historia del amor de una madre por su bebé”, escribió Benjamin.

Es hermoso y demuestra el amor incondicional de una madre que jamás pierde la fe, que le habla todos los días a su bebé y le demuestra su ternura, aunque sabe que está enfrentando situaciones difíciles para lo pequeño que es.

Las posibilidades para que Ward Miles Miller sobreviviera eran escasas, para muchos prematuros en el mundo lo son, pero también tienen el cuidado de muchas manos que nunca dejan de creer en ellos.

En una de las fotografías que Benjamin Scot colgó en su Instagram dice algo así como: Hoy es un gran día para él, le colocarán una línea PICC que se extiende desde una vena en el brazo o la pierna todo el camino hasta su corazón. Es un procedimiento delicado, pero será un gran paso adelante para él. Por favor, continúen orando por mi nuevo mejor amigo.

Las imágenes también dan cuenta de la lucha constante que tuvo el bebe prematuro dentro de una incubadora. “Quiero agradecer a los médicos, enfermeras y personal de todo el mundo que tienen como misión hacer que los bebés estén mejor. ¡Es gracias a ustedes que mi hijo siempre tuvo la oportunidad de llegar a casa!”, agregó Benjamín.

el-milagro-de-ward-miles-miller-el-bebe-prematuro-que-conmueve-al5

Testimonio viral del papá de Ward Miles Miller

“El primer año de War Miles” es un vídeo viral, pero no es el único relato de una lucha hermosa, sé que hay cientos de madres en el mundo que tienen historias impresionantes que contar.

El año pasado, entrevisté a la señora Elba Herrera de Encinas. Ella es la Jorge Andrés Encinas, quien nació con cinco meses de gestación, pesó 500 gramos y los médicos que lo atendieron no creían que sobreviviría. Pero lo hizo.

“Las enfermeras me decían: Este como que no va para el baile”. Esa expresión denota que ellas creían que el bebé no sobreviviría. Elba nunca hizo caso de ello. Tanto Ward como Jorge nacieron antes de lo que debían, sus órganos no habían madurado, pero además de los avances tecnológicos ambas madres se dedicaron a darle amor a sus hijos.

Ambas le hablaron aún estando en la incubadora, y su fe nunca se quebrantó pese a que los pronósticos eran desalentadores y las dos están convencidas de que su amor y la ayuda de Dios salvó a sus hijos.

Tras 14 paros respiratorios, meses de hospitalización en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Pediátrico, intervenciones quirúrgicas, traslados de urgencia a Ascardio por paros cardíacos… noches de desvelo, sacrificios económicos de sus padres y años de terapia Jorge Andrés no sólo sobrevivió: A sus tiene 9 años de edad es un niño sano y talentoso, cuenta la señora Elba Herrera.

El de ella fue un embarazo múltiple del cual a los cinco meses se desintegraron los bebés por problemas de tensión arterial, tuvo tensión crónica y preclamcia, por lo que le hicieron un aborto terapéutico, se salvó un bebé de medio kilo, pesó 500 gramos y luego 400 gramos.

“Todo lo que sucedió con Jorge debería servir para algo. Empezamos a trabajar en esto, y a difundir nuestro testimonio porque es obra de Dios, el trabajo que realizan los padres, familiares, docentes y demás personas que están alrededor del  prematuro es valioso“, dice Herrera, quien también ha visto el vídeo de Ward Miles.