Cómo escoger un buen pediatra

Gladys · 25 julio, 2016

Hallar el médico indicado con el que tú y tu hijo se sientan a gusto y seguros puede resultar ser todo un reto. ¿Cómo escoger un buen pediatra? ¡Aquí te lo diremos!

Para las madres, la salud de sus pequeñines es una de las cosas más importantes en la vida. Delegar el bienestar de un niño en otra persona es casi un acto de fe. Una madre debe, sin duda alguna, confiar ciegamente en los conocimientos del pediatra que ha elegido para acompañar la niñez de su retoño.

Confiar no es fácil, pero una mamá rara vez se equivoca sobre las personas en las que encomienda todo lo relacionado a su hijo

Cuando inicias el proceso de elección de un pediatra vas a encontrar millones de impresiones y opiniones sobre este u otro médico. La abuela, tu hermana, tu prima, la suegra, todas conocen ¡al mejor pediatra del mundo!

Es normal que sientas preocupación y un poco de inseguridad o temor a la hora de elegir el pediatra indicado, pero debes confiar en tu instinto materno, con aquel que hagas “click” será el apropiado.

Tips para la hora de escoger un buen pediatra

pediatra 1

  • Infórmate sobre los pediatras que trabajan en la clínica u hospital en los que siempre has procurado atenderte o que esté cerca de donde vives. Eso será muy determinante, sobre todo, si algún día debes llegar rápido al centro de salud por una emergencia con tu bebé.
  • Pide a tus amigas y familiares que te hablen del pediatra de sus hijos. Conocer una variedad de opiniones podría orientarte y ayudarte para elegir al indicado, pero tampoco te dejes llevar por todos los comentarios o terminarás muy confundida e indecisa.
  • Elige el pediatra de tu bebé oportunamente. Esta es una decisión importante, asegúrate de buscar al pediatra con la suficiente anticipación. Lo más idóneo es buscarlo durante la etapa de embarazo, alrededor del quinto mes.

No tomes a la ligera la elección del pediatra, después de todo será el médico que te ayudará a entender muchos de los aspectos del crecimiento y desarrollo de tu hijo

Un pediatra no solo verifica que todo lo relacionado al bienestar físico de un niño esté en orden, también se convierte en el mejor aliado de una madre incluso antes del nacimiento de su bebé.  

Un pediatra proporciona valiosos consejos y tips para fomentar la salud emocional de toda la familia. Es una especie de guía, sobre todo para las primerizas, en cuanto al desarrollo de un niño se refiere, por eso es recomendable que el médico esté a la vanguardia de los últimos avances científicos.

Las cualidades ideales

pediatra 3

A continuación describimos algunas de las características fundamentales que debe reunir un pediatra modelo:

  • Debe ser accesible. Ha de ser una persona a la que llamar y localizar para acudir a cualquier hora en caso de una emergencia con tu pequeño. Un profesional de la salud siempre dispuesto a atenderte u ofrecerte soluciones genera muchísima tranquilidad.
  • Debe generarte confianza absoluta. Alguien a quien incluso admires por sus conocimientos, formación académica y calidad humana. Alguien que trata a tu hijo como un “producto” o problema, quizá no merece ese reconocimiento. La cercanía y empatía son cosas que no deben faltar entre las cualidades de un buen pediatra.
  • Debe estar disponible. Un buen pediatra debe estar dispuesto y siempre abierto a contestar tus preguntas e inquietudes. Si responde con desdén tus dudas o interrogantes, definitivamente no es la persona correcta.
  • Que sea una persona cálida es primordial. Si muestra vocación, además de amor y respeto por su profesión, tratará a tu hijo de la misma forma.
  • El pediatra debe conservar y actualizar la historia médica de tu pequeño. Si acudes a la consulta, éste debe poseer toda la información y registro de las visitas anteriores.
  • Hacerle un examen físico completo a tu hijo es un buen signo de que el pediatra hace el trabajo completo.

La forma en la que criarás a tu pequeño es algo que solo te concierne a ti y a tu pareja,  pero si hallas a un pediatra que comparta tu filosofía de vida el camino será más fácil.

Lo importante es tú consideres que el galeno que escojas tenga ética y profesionalismo para establecer esa relación tan estrecha entre una familia y su médico.