7 errores que no debes cometer con tu segundo hijo

Un exceso de confianza puede llevarte a cometer errores con tu segundo hijo. Por eso, en este artículo vamos a advertirte acerca de los más comunes para que trates de evitarlos.
7 errores que no debes cometer con tu segundo hijo
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 11 enero, 2022

Ser padres por primera vez puede derivar en equivocaciones, debido a la inexperiencia con un recién nacido. De la misma manera, un exceso de confianza con el segundo te puede llevar a errores que no debes cometer.

Cuando ya tienes un hijo y eres madre o padre por segunda vez, puedes creer que el camino está hecho y que no tendrás los mismos fallos de la vez anterior. Si bien es cierto que ya cuentas con un poco de experiencia, debes tener presente que no todos los niños son iguales. Esto implica que habrá nuevos caminos que recorrer, los cuales no están libres de tropiezos.

A continuación, te vamos a contar cuáles son las equivocaciones más frecuentes de esta segunda vuelta. ¡No te lo pierdas!

Qué errores no debes cometer con tu segundo hijo

La falta de confianza puede llevarte a cometer un error, pero el exceso de esta también. ¿Quieres conocer algunos ejemplos? Toma nota.

1. Creer que todo será más fácil

Que esto no sirva para desanimarte, pero ten cuidado con esta falsa seguridad.

Tener un segundo hijo puede llevarnos a creer que lo tenemos todo bajo control y que no será para tanto manejarse con dos. Pero no hay que olvidar que cuando tenemos más de un niño las tareas se multiplican, pero nuestro tiempo no.

Una vez que la familia se agrande, tendremos que cuidar a dos pequeños con unas necesidades diferentes y esto aumentará nuestro nivel de estrés.

Seguramente al final podamos con todo, pero es un error pensar que será más sencillo.

trabajo casa remoto home office madre maternidad crianza ninos pandemia cuarentena estres congeniar vida personal laboral carrera

2. Pensar que el segundo hijo va a ser igual que el primero

Podemos pensar que nuestro nuevo bebé va a ser igual a su hermanito y que todos los demás se equivocan cuando afirman que ‘cada niño es diferente’. Pero, ¡sorpresa! Un día nos damos cuenta de que nuestro segundo hijo hace algo que no había hecho su hermano. ¿Cómo puede ser esto posible? Pues, precisamente, cada niño tiene su personalidad y es diferente del resto.

3. Dejar de destinar parte de tu tiempo a tu hijo mayor

Cuando llega un segundo bebé a nuestras vidas, sus cuidados nos absorben tanto que es posible que dejemos de lado todo lo demás. Y por un momento, podemos perder de vista que nuestro hijo mayor también necesita nuestra atención.

Al igual que hacíamos antes del nacimiento de nuestro segundo bebé, debemos dedicarle tiempo al primogénito. Tomarnos un tiempo exclusivo para estar con él: jugar solos, leer cuentos o dar un paseo juntos. También, podemos implicarlo en el cuidado de su hermanito pequeño, pero sin cargarle de responsabilidades.

4. Hacer comparaciones y poner etiquetas

No debemos olvidarnos que cada niño es distinto y que nadie es mejor o peor, ni más listo ni menos. Solamente diferentes.

Cada pequeño tiene sus necesidades y sus ritmos para aprender, por eso no debemos compararlos ni etiquetarlos de forma positiva ni negativa. Las etiquetas son muy dañinas, ya que los niños acaban por creer que son de esa manera y se comportan como los demás esperan que haga.

5. Transformar al hermano mayor en más mayor todavía

Este es uno de los errores más frecuentes que podemos cometer con el segundo hijo.

Con el nacimiento del nuevo bebé parece que el primer hijo ha crecido de repente. Pero no hay que olvidarse que sigue siendo el mismo niño que antes.

No debemos caer en el error de pedirle que no llore ‘porque ya es mayor’ ni criticar conductas que son normales para su edad.

6. Sacar los objetos que no usamos con el primero por creer que ahora sí los usaremos

Cuando nos convertimos en padres primerizos hacemos acopio de muchos trastos de bebé, que al final no usamos nunca. Pero, si no los usamos con el primero, seguro que con el segundo tampoco lo haremos. Ahorraremos espacio en casa si los donamos o los vendemos.

7. Creer que no podremos querer al segundo como se merece

Cuando ya tenemos un hijo al que queremos con locura y nos enteramos de que otro viene en camino, podemos pensar que jamás llegaremos a amarlo tanto como al mayor.

Esta duda se despeja en el momento en el que vemos su carita por primera vez y nos damos cuenta de que nuestro amor se multiplica. Hay mucho amor en nosotros para darle a todos nuestros hijos.

amor madre hijos beso parque aire libre upa

Sobre los errores que no debes cometer con tu segundo hijo

Estos son algunos de los errores que no debes cometer con tu segundo hijo y que además, son los más frecuentes entre los padres de hoy.

Lo más importante es tener en claro que cada niño es distinto y que nada de lo que hayamos pasado con el primero tiene por qué pasar con el segundo. Ni lo bueno ni lo malo.

Esta nueva aventura que te espera de va a ser inolvidable. Sé paciente, organiza tu tiempo y ¡disfruta de tus hijos!

Te podría interesar...
La crianza del segundo hijo: ¿es igual que la del primero?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
La crianza del segundo hijo: ¿es igual que la del primero?

Cuando se piensa en la crianza del segundo hijo, con frecuencia se hacen comparaciones con la forma en la que se educó a su hermano mayor.



  • Sicurezza, N. (2011). Segunda maternidad y sus singularidades. In III Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XVIII Jornadas de Investigación Séptimo Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología-Universidad de Buenos Aires.
  • Escobari Cardozo, Martha Virginia. (2017). El lugar que ocupan los hijos en la familia y el liderazgo. Revista de Investigación Psicológica, (17), 51-82. Recuperado en 10 de enero de 2022, de http://www.scielo.org.bo/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2223-30322017000100005&lng=es&tlng=es.