Cómo enseñarles a no decir mentiras

Gladys3 25 enero, 2017

A veces, los niños logran convencernos de algo con argumentos que no son reales, pero siempre se descubren. Ningún padre desea que su hijo le mienta, porque contribuye a una conducta negativa que puede empeorar cuando sean grandes. Por eso, te queremos dar algunos consejos para enseñarles a no decir mentiras.  

Desde pequeños, nosotros tenemos que fomentar un valor que abrirá las puertas a la sinceridad: la confianza.

Cuando somos capaces de establecer una buena comunicación con ellos, escuchar sus miedos y sueños, explicarles las razones de las cosas y hacerles sentir el amor que le tenemos, ellos dejan de sentir miedo.

La comunicación es la clave para fomentar la honestidad

Además de esto, aunque quisiéramos que fueran perfectos en todo, debemos aceptar y hacerles entender que los seres humanos tenemos defectos, nos equivocamos o no contamos con las mismas habilidades que otros. Es decir, se trata de una labor de auto reconocimiento, que ayuda a mirarnos diferentes en un problema.

Nuestros padres tuvieron sus propios métodos para corregirnos si decíamos alguna mentira, en algunos casos, quizás con gritos, golpes o severos castigos. Hoy en día, estamos en una sociedad diferente, en la que la comunicación es la base de las mejores relaciones, así que no sigas esos pasos negativos y busca la comprensión junto a tu bebé.

Tips para enseñarles a no decir mentiras

nina-dando-regalo-a-papa

Entre los más pequeños de la casa es frecuente que tengan la necesidad de decir mentiras para evitar un castigo, por presión social o evadir una situación incómoda. Por lo tanto, nuestro trabajo es hacerles entender por qué no está bien hacerlo y de qué manera hay que enfrentar la verdad.

Por supuesto, si tenemos ante nuestros ojos a un chiquitín que está reconociendo su falta, no debemos actuar como jueces que no tienen clemencia. Al contrario, valora el esfuerzo que ha hecho, agradece la honestidad y escucha las razones que lo llevaron a actuar indebidamente.

Valora la sinceridad y no juzgues sus actos

mentiras-1

Luego de explicar esto, queremos darte unos simples consejos que te ayudarán muchísimo en esta nueva misión que debes superar:

  • Enséñales cuentos infantiles que hablen sobre los efectos de la mentira: esta es una manera bastante didáctica, para que ellos comprendan lo que está bien y lo que está mal. Una vez que los conozcan, puedes utilizarlo como un recordatorio en circunstancias difíciles.
  • Los adultos debemos evitar las mentiras: somos fuente de inspiración para nuestros chiquitines y tenemos que ser el mejor ejemplo. Muchas veces ellos aprenden a mentir porque sus papás lo hacen.
  • Explícales que toda acción tiene una consecuencia: construye ejemplos para hacerles entender que una simple mentira puede convertirse en un grave error e, incluso, herir los sentimientos de una persona que amamos.
  • No te rías de sus mentiras: es posible que mientan para hacer una broma o fue una ocurrencia del momento. Trata de no reírte porque les estás diciendo que estuvo bien; al contrario, corrígelos e invítalos a ser sinceros.

Otras recomendaciones

Mamá debe tomar en consideración las siguientes recomendaciones:

  • No los obligues a mentir frente a otros para favorecerte: el clásico ejemplo de este caso sucede cuando atienden el teléfono y tú les pides que digan que, supuestamente, no estás en casa.
  • La educación severa versus la comprensión: si eres alguien muy represivo con tus hijos, hay más probabilidades de que en algún momento te mientan por miedo a ser reprendidos. Establece un vínculo de amor y respeto que perdure toda la vida.
  • Educar para la franqueza, la confianza mutua y la amabilidad: para alcanzar esta meta, es fundamental que mamá y papá fortalezcan su matrimonio, que es la base de la familia. Luego, será más fácil transmitirle estos valores a nuestros bebés.
  • La valentía como escudo contra la mentira: asumir un error puede ser difícil para cualquier persona, pero nuestro reto como responsables en la educación de un niño es dibujarles con firmes trazos la importancia de este factor. Ser valientes es una decisión que se construye poco a poco.

¿Cómo actuar ante la mentira?

De acuerdo con los expertos, la edad en la que aparecen las mentiras con razón específica va desde los tres a los seis años. En este contexto, lo más importante es averiguar cuál fue la razón que lo llevó a la deshonestidad y, a partir de allí, tratar de corregir este comportamiento.

Trata de comprender por qué prefirió decir una mentira, antes de decir la verdad

Mami y papi, por sobre todas las cosas les queremos recomendar que mantengan la calma y no se dejen llevar por la rabia. Escúchalos con atención, háblales con firmeza y recuérdales que pueden contar con ustedes ante cualquier problema.

Te puede gustar