¿Cómo enseñar a un niño a no mentir?

Para enseñar a un niño a no mentir hemos de armarnos de comprensión, paciencia y firmeza. Estas son algunas claves para inculcarles honestidad a tus hijos.
¿Cómo enseñar a un niño a no mentir?
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 21 noviembre, 2021.

Última actualización: 21 noviembre, 2021

Todos los niños mienten en algún momento de sus vidas, pues esto forma parte de su desarrollo cognitivo y social. Sin embargo, cuando las mentiras se convierten en un hábito, las repercusiones pueden ser severas.

Enseñarles a los pequeños a ser dignos de confianza es fundamental para que puedan desenvolverse en el mundo y gozar de relaciones saludables. Y cuanto antes aprendan esta lección, mayor será su éxito.

Por ello, si quieres saber cómo enseñar a un niño a no mentir, hoy te ofreceremos algunas propuestas.

¿Por qué mienten los niños?

Hasta aproximadamente los seis años de edad a los niños les cuesta diferenciar la realidad de la fantasía. Por eso es común que exageren, que idealicen o que inventen experiencias sin ninguna malicia o afán de engañar.

Sin embargo, es necesario que tanto en el hogar como en la escuela se fomente la honestidad y se ayude a los menores a incorporar este valor en su lista de destacados.

Las mentiras (entendidas como aquellas historias en las que existe conciencia del engaño) suelen incrementarse en la etapa de transición a la educación primaria. Esto se debe al mayor desarrollo cognitivo que tienen los niños a esa edad, pero también al hecho de la ampliación del círculo social. A partir de este momento sus interacciones con los demás son más frecuentes y variadas, por lo que pueden despertarse ciertas necesidades para las que la mentira parece resultar útil.

Pero, ¿por qué mienten los niños? Por un lado, podemos decir que los niños mienten para recibir atención y reconocimiento de parte de su entorno. Aunque a largo plazo no es una buena decisión, contar una historia ficticia puede suponer un plus de popularidad temporal entre sus compañeros.

Por otro lado, la mentira puede surgir para evadir alguna consecuencia desagradable. Por ejemplo, al echarle la culpa a un hermano por haber roto el juguete, el niño se libra de la reprimenda.

concepto de engano mentira infantil ninos

¿Cómo enseñar a un niño a no mentir?

Las primeras mentiras de los niños funcionan a modo de prueba. En función de las repercusiones de estos actos, optarán por mantenerlos o por alinearse con la sinceridad. Por ello, la actuación de los progenitores es fundamental para extinguirlas.

Si no sabes cómo actuar para enseñar a un niño a no mentir, estas son algunas pautas clave.

Comienza por ti

Hay un concepto básico de la crianza y es que los niños no aprenden de lo que se les dice, sino de lo que observan en sus adultos de referencia. Por ello, evita mentir (sobre todo a tu hijo), aunque se trate de mentiras piadosas.

No le digas que se han terminado las golosinas cuando no quieres que tome más. Sé sincera y explica tus motivos. Tampoco seas deshonesta con tus personas cercanas, pues el niño terminará por imitar tu comportamiento.

No lo etiquetes

Descubrir que tu hijo miente puede hacerte sentir ofendida y llevarte a reaccionar sin pensar.

Una de las respuestas más frecuentes de los padres en estos casos es acusar al niño de mentiroso. Sin embargo, imponer este tipo de etiquetas es doloroso y contraproducente.

Enfócate en lo incorrecto de la acción, pero no taches al niño como persona De lo contrario, podrás generar una profecía autocumplida y hacer que tu hijo adopte el papel de la etiqueta que le has asignado.

Explícale cuáles son las repercusiones de mentir

El castigo no es la mejor forma para que el menor comprenda por qué no debe mentir, ya que la mentira tiene graves consecuencias de forma natural. Así, es suficiente con explicarle cuáles son.

Aclárale que si engaña a las personas, ellas dejarán de confiar en él. Así mismo, sus compañeros podrán rechazarle y experimentar sentimientos de culpa y vergüenza al ser descubierto.

Puedes preguntarle cómo se siente cuando miente y comenzar por ahí la reflexión.

Premia la sinceridad

El refuerzo positivo es más efectivo a largo plazo que el castigo y mucho más saludable para el desarrollo emocional del niño. Por ello, en lugar de centrarte únicamente en criticar y sancionar, apuesta por premiar la sinceridad.

Cuando tu hijo asuma sus errores y la responsabilidad de sus actos, exprésale cuánto aprecias su sinceridad y alaba su valentía por decir la verdad. Esto le generará un deseo a futuro de ser más honesto.

Revisa tu estilo educativo

Como hemos dicho, la mentira se utiliza para evitar consecuencias desagradables y esto se produce con mayor frecuencia en los estilos educativos más restrictivos y autoritarios.

Si eres demasiado exigente, crítica y dura con tu hijo, él temerá confesar sus fallos y optará por ocultarlos. En cambio, si apelas a la comprensión y al acompañamiento, le resultará más sencillo decir la verdad.

Madre con el dedo levantado castigando a su hija.

Fomenta la autoestima

Por último, es fundamental que te asegures de construir en tu hijo una autoestima fuerte y sólida. De este modo, no necesitará recurrir a la mentiras o a las invenciones para sentirse valioso y suficiente, ni será tan dependiente de la atención y de la aprobación externa.

Criar con valores, es un beneficio para toda la vida

Como ves, enseñar a un niño a no mentir no es una acción de un día y requiere implementar unas pautas de actuación claras y consistentes.

Al inculcarle la honestidad a tu hijo le evitas futuros problemas sociales y personales. Comienza desde la infancia para que el aprendizaje sea más sencillo y natural.

Te podría interesar...
¿Es cierto que los niños dicen siempre la verdad?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Es cierto que los niños dicen siempre la verdad?

Todos hemos sido testigo de las espontáneas ocurrencias de un niño y hemos oído aquel refrán de que los niños siempre dicen la verdad, pero ¿es cie...



  • Popliger, M., Talwar, V., & Crossman, A. (2011). Predictors of children’s prosocial lie-telling: Motivation, socialization variables, and moral understanding. Journal of Experimental Child Psychology, 110(3), 373–392. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.jecp.2011.05.003
  • Talwar, V., Arruda, C., & Yachison, S. (2015). The effects of punishment and appeals for honesty on children’s truth-telling behavior. Journal of Experimental Child Psychology, 130, 209–217. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.jecp.2014.09.011