Enseña a tu hijo a decir no al alcohol

20 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga María Matilde
El consumo de alcohol de forma excesiva y el hábito de la bebida instaurado en nuestra sociedad trae consigo importantes problemas que afectan a nivel personal, familiar y laboral. En este artículo hablaremos sobre cómo deberíamos educar a nuestros hijos para que sean capaces de decir no al alcohol.

Hoy en día, el consumo de alcohol comienza desde tempranas edades y responde a diversos motivos. En este sentido, hay que tener claro que las consecuencias de un hábito de consumo frecuente de alcohol pueden ser muy peligrosas, tanto para los jóvenes como los adultos. Por ello, enseña a tu hijo a decir no al alcohol, edúcalo para que sea crítico y para que decida de forma consciente y responsable sobre su vida.

El consumo de alcohol en nuestra sociedad

Gran parte de la sociedad consume alcohol, y no solo en días puntuales, fines de semana, fiestas o festivos, sino a diario y de forma cotidiana. Con lo cual, en muchos hogares, los hijos crecen viendo cómo el consumo de alcohol es normal y frecuente. Y, en otros hogares, este consumo está asociado a una falta de comunicación y a un clima familiar conflictivo.

El inicio en el consumo de alcohol se debe a diversos motivos, ya sean familiares, sociales, laborales o económicos. Y, en muchos casos, se ve reforzado por la influencia del círculo de pares. Es decir, en la etapa de la adolescencia, son muchos los jóvenes que se sienten presionados por sus amigos y beben alcohol para ser aceptados por su grupo.

Consecuencias del consumo de alcohol

Las consecuencias de un consumo excesivo de bebidas alcohólicas pueden ser muy negativas. En menores de 18 años, un consumo frecuente de alcohol puede acarrear problemas relacionados con el desarrollo del cerebro, ya que afecta la capacidad de aprendizaje y la memoria. Y puede provocar otros problemas y alteraciones del desarrollo en huesos, trastornos gástricos, cardiovasculares y en el sistema endócrino.

Enseña a tu hijo a decir no al alcohol para evitar ciertos problemas futuros.

Además, un consumo excesivo de alcohol tiene importantes consecuencias en el estado de ánimo y en el control de las emociones. Con lo cual, en adolescentes, puede afectar considerablemente en la conformación de su personalidad, y ocasionar problemas relacionados con la ansiedad y la depresión.

Beber de forma irresponsable dificulta los comportamientos adecuados en todos los ámbitos de la vida de una persona. Y puede aumentar las probabilidades de tener conductas más violentas y de riesgo. Conductas que pueden provocar accidentes de tráfico o relacionadas con lo sexual, y con una exposición mayor a contraer enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados.

Enseña a tu hijo a decir no al alcohol

El objetivo es enseñar a tu hijo a decir no al alcohol, y esta no es una tarea sencilla. En primer lugar, implica educar con el ejemplo, para lo cual, es necesario reducir el consumo de bebidas alcohólicas en los hogares. Y. en segundo lugar, implica hablar y dialogar con los hijos sobre el tema del alcohol.

Tal vez pueda ser inevitable que nuestros hijos, en algún momento de sus vidas, prueben o consuman alcohol. Sin embargo, debemos educarlos para que lo hagan de forma moderada y responsable. Y, en este sentido, existen algunas cuestiones que pueden los padres considerar para enfrentar la educación de sus hijos y que ellos sean capaces de decir no al alcohol.

Pregunta, indaga…

Como padres, debemos indagar, preguntar, para saber y conocer quiénes son los amigos de nuestros hijos. Esto es importante porque es una forma de preocuparnos por ellos y permitirles que compartan su vida con nosotros. De esta manera, los adultos pueden estar pendientes y alerta, y actuar de forma temprana o anticipada frente a comportamientos y amigos o relaciones extrañas o poco saludables.

Que el alcohol nunca sea una vía de escape

Dialogar con nuestros hijos implica dialogar sobre cualquier tema, por más insignificante que nos pueda parecer. Los niños y los adolescentes están descubriendo el mundo y conformando su personalidad y carácter, por ello, tienen infinitos miedos, millones de interrogantes y muchísimas dudas.

Con lo cual, debemos procurar que el ámbito familiar y la relación con los padres sea para los hijos un sitio seguro en el que expresarse y sentirse escuchados. Así, podemos evitar que el consumo de alcohol pueda convertirse en una vía de escape o en una forma de pagar frustraciones, miedos o limitaciones.

Adolescentes tumbados en el suelo borrachos después de beber alcohol.

Enseña a tu hijo a decir no al alcohol recalcando sus consecuencias negativas

Es importante remarcar y poner en evidencia las consecuencias negativas que tiene el beber en exceso. Y no exaltar ni festejar conductas, por más graciosas que puedan parecer, en las que las personas se comportan bajo los efectos del alcohol. Y, por supuesto, incidir en la peligrosidad que supone conducir bajo los efectos del alcohol y en las consecuencias que ello conlleva, tanto para uno mismo como para los demás.

Enseña a tu hijo a decir no al alcohol reforzando su autoestima

Educar a nuestros hijos para que desarrollen una mirada y lectura crítica de la realidad es fundamental. Por ello, los padres deben reforzar su autoestima y conseguir que ellos conformen una personalidad segura de sí mismos. De esta forma, ellos podrán ser capaces de comprender que no necesitan consumir ni alcohol ni ninguna otra sustancia para poder ser ellos mismo, y lograr sus objetivos vitales.

Motívalo para que encuentre otras alternativas de ocio y diversión

Por último, es importante que los padres motiven y apoyen a sus hijos para que tengan hobbies o aficiones, que practiquen deportes o diversas actividades. Que los adolescentes ocupen su tiempo libre haciendo actividades saludables es una forma de evitar que se aburran. Y evitar que se aburran puede ser una manera de eludir que puedan caer en el consumo de alcohol por no tener otras alternativas de distracción.