Endometriosis en la adolescencia: cómo identificarla y qué hacer

La endometriosis en la adolescencia suele ser de difícil diagnóstico. No obstante, el inicio precoz del tratamiento puede prevenir varias complicaciones. Te contamos a qué prestar atención.
Endometriosis en la adolescencia: cómo identificarla y qué hacer
Leidy Mora Molina

Escrito y verificado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 15 junio, 2022

Cada día es más habitual escuchar casos de endometriosis en mujeres jóvenes, una enfermedad de curso crónico que afecta a los órganos reproductivos y que produce síntomas molestos e incapacitantes. De hecho, es una de las causas de ausentismo escolar en la adolescencia.

Además del malestar, la endometriosis puede producir algunas complicaciones cuando no es tratada a tiempo, como los problemas de fertilidad. Conoce todo acerca de esta patología ginecológica en este artículo.

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad que provoca el crecimiento benigno del tejido endometrial por fuera del útero. Esta estructura es la que recubre al músculo uterino y parte de ella se desprende mes a mes en forma de sangrado menstrual.

Pero cuando el endometrio crece en zonas donde no debería hacerlo (como ovarios, trompas de Falopio o la cavidad abdominal), su proliferación produce dolor e irritación en estos órganos. Como este tejido responde a los cambios hormonales del ciclo menstrual, al momento de la regla se inflaman y el malestar se incrementa más de lo normal.

Según la Organización Mundial de la Salud, la endometriosis afecta aproximadamente al 10 % de las mujeres y niñas en edad reproductiva, lo que se traduce en unos 190 millones de personas en el mundo.

Desafortunadamente, la endometriosis es una enfermedad de curso crónico y que no tiene cura. Y si bien su diagnóstico temprano puede evitar varias complicaciones, no siempre es fácil de lograr debido a la variabilidad de sus manifestaciones.

La endometriosis se produce por el crecimiento del tejido endometrial por fuera de su localización, ya sea en el espesor del músculo uterino, en las trompas, en los ovarios o en la cavidad abdominal.

Endometriosis en la adolescencia

La endometriosis puede aparecer desde el inicio de la etapa fértil de la mujer, pero existen muchos factores que dificultan la detección tan precoz.

Por un lado, esto sucede porque las niñas no siempre sienten la confianza para hablar de estos temas con los padres o con el médico. Por el otro, puede que no se les dé suficiente importancia a los síntomas que manifiestan, como la intensidad del dolor, debido a los factores emocionales propios de la adolescencia.

De esta manera, las posibilidades de arribar a un diagnóstico oportuno se alejan y esto acaba por afectar la calidad de vida de las jóvenes. Se cree que al menos 2 de cada 3 adolescentes que sufren de dolor pélvico crónico o de dolor menstrual intenso tienen endometriosis.



Como identificar la endometriosis en la adolescencia

La endometriosis es una enfermedad de manifestaciones muy variadas, entre las que se destacan las siguientes:

  • Dismenorrea: es el dolor menstrual moderado a intenso, que puede presentarse en cualquier momento del ciclo menstrual.
  • Dolor pélvico crónico.
  • Sangrado menstrual abundante y con coágulos.
  • Ciclos menstruales irregulares.
  • Dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales).
  • Alteraciones del tránsito intestinal (estreñimiento o diarrea).
  • Disuria (dolor al orinar) o dolor al defecar.
  • Náuseas.
  • Depresión y ansiedad.
  • Fatiga crónica.

Ciertamente, la sintomatología descrita puede afectar la vida diaria de las adolescentes. Se ha observado que quienes padecen esta enfermedad tienen un mayor ausentismo escolar, además de una baja participación en deportes o en activadas extracurriculares.

Ahora bien, no siempre son tan claros los síntomas de la endometriosis. Algunas adolescentes tienen una sintomatología tan leve que no se dan cuenta de su condición e incluso, se han descrito casos de endometriosis asintomáticas.

Uno de los mayores problemas de esta enfermedad son las complicaciones asociadas. Debido a la invasión del tejido endometrial en la pelvis o en otros órganos genitales, la endometriosis puede causar infertilidad si no se controla.

Diagnóstico de la endometriosis en la adolescencia

Para detectar que efectivamente se trata de endometriosis y no de otra afección pélvica, el ginecólogo se basa en la historia clínica de la adolescente, en el examen físico y en la ecografía pélvica. En esta última se puede detectar la presencia de quistes o de cicatrices provocadas por esta enfermedad.

Durante la adolescencia, el diagnóstico de endometriosis puede ser difícil, no solo por la variabilidad de los síntomas, sino también por las dificultades técnicas en la visualización de las lesiones a través de la ecografía. En la mujer adulta estas suelen ser bastante más nítidas y sugestivas de la condición.

Finalmente, para efectuar un diagnóstico de certeza de la enfermedad, es necesario realizar una laparoscopia exploratoria. En esta cirugía menor, el médico realiza una pequeña incisión en el abdomen de la mujer e introduce una delgada sonda con una cámara para visualizar el área. Luego, procede a buscar tejido endometrial fuera del útero y en caso de encontrarlo, procede a una toma de muestra para biopsia.

Mujer aprendiendo a disfrutar los primeros meses de embarazo mientras se hace una ecografía.
La ecografía abdominal puede dar indicios sugestivos de la enfermedad, pero en las adolescentes no siempre resulta eficaz. El diagnóstico de certeza se obtiene a través de la visualización directa de las lesiones en la laparoscopía.

Tratamiento de la endometriosis en la adolescencia

Aunque esta enfermedad no tiene cura, sus síntomas son tratables a través de un tratamiento farmacológico o quirúrgico.

Primero, el ginecólogo recetará fármacos analgésicos para disminuir el dolor. Además, es habitual que indique un tratamiento hormonal con anticonceptivos orales o con progesterona para reducir el sangrado menstrual y aliviar los dolores de la regla. También es necesario adoptar una dieta y un estilo de vida más saludables.

Si luego de 6 meses con este tratamiento la sintomatología persiste, el paso siguiente será el tratamiento quirúrgico para extirpar las lesiones, las adherencias y el tejido cicatricial que haya fuera del útero. Sin embargo, tiempo después, la enfermedad puede reaparecer.

Endometriosis en la adolescencia: ¿qué hacer?

La endometriosis es la principal causa de dismenorrea en adolescentes, por lo que es necesario tomar en cuenta las manifestaciones de dolor en las adolescentes durante su regla. Como hemos mencionado, el diagnóstico precoz mejora la calidad de vida de la mujer y evita complicaciones a futuro.

Finalmente, es importante que los padres estén pendientes ante la aparición de estos síntomas y que le brinden el apoyo y la información a sus hijas sobre este tipo de enfermedades. Sobre todo, si desde su desarrollo han presentado irregularidades menstruales.

Te podría interesar...
5 preguntas de las adolescentes sobre la menstruación
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
5 preguntas de las adolescentes sobre la menstruación

La menstruación es un elemento común en la vida de toda mujer. Si tienes hijas adolescentes debes saber que ellas tienen muchas dudas sobre el tema...