¿En qué consiste el movimiento antivacuna?

Este artículo fue redactado y avalado por la matrona Miriam Barriga Sánchez
20 abril, 2019
El movimiento antivacuna provoca muertes prevenibles en todo el mundo. Aprende más sobre él y sobre la importancia de las vacunas en este artículo.

El movimiento antivacuna existe desde la aparición de las primeras vacunas. Es un movimiento peligroso, ya que no tiene base científica y pone en riesgo la salud pública e individual, siendo los niños e individuos inmunodeprimidos los principales afectados.

¿Cómo surge el movimiento antivacuna?

Los movimientos antivacunas se podrían definir como un colectivo de personas que por diferentes motivos (religiosos, políticos, filosóficos, sanitarios…) creen que las vacunas y el acto de vacunarse suponen mayor perjuicio para su salud que el posible beneficio que puedan obtener con la vacunación.

Los orígenes de la primera vacuna se remontan al año 1796, cuando Edward Jenner, un médico rural inglés, descubrió la capacidad de prevenir el contagio de viruela poniendo en contacto a individuos sanos con las secreciones de una pústula de un enfermo de viruela.

En ese mismo momento ya aparecieron detractores de las vacunas, incluso dentro del propio colectivo médico. Desde ese momento hasta la fecha, han sido muchos los países que han sufrido brotes de enfermedades prevenibles asociados a la influencia de movimientos antivacunas.

Uno de los artículos más conocidos, que desgraciadamente ha hecho que el movimiento antivacuna tome fuerza, fue el publicado en 1998 en la revista científica The Lancet, que asociaba la vacunación (vacuna triple vírica) con el autismo y otras enfermedades del colon.

Seis años más tarde se demostró que el principal autor de dicho artículo, Andrew Wakefield, tenía conflictos de intereses financieros, y que modificó los resultados de su estudio para su propio beneficio.¿En qué consiste el movimiento antivacuna?

Varios coautores del mismo se retractaron de las conclusiones obtenidas pero, desgraciadamente, el daño ya estaba hecho. Este artículo fraudulento creó un estado de pánico que produjo una disminución de las tasas de inmunización, con los consiguientes brotes de esas enfermedades.

¿En qué se basa el movimiento antivacuna?

Diferentes estudios han analizado el contenido que ofrecen las páginas web de los movimientos antivacunas. Algunos de los argumentos que exponen pueden agruparse en:

  • Creencias religiosas. Según determinadas religiones, las vacunas suponen una influencia externa e innecesaria en el cuerpo.
  • Cuestiones filosóficas. Consideran que la obligatoriedad vacunal (presente en algunos países) representa una violación de los derechos del individuo.
  • Falta de eficacia. Creen que la disminución de la incidencia de enfermedades vacunables se debe únicamente a las mejoras socio-económicas, y no a la propia vacunación.
  • Riesgos y consecuencias de la vacunación. Se centran en los posibles efectos secundarios, y en la relación entre la vacunación y aparición de determinadas enfermedades, especialmente las idiopáticas o que alteran la inmunidad.
  • Negocio económico. Se centran en el negocio que supone para los fabricantes, industria farmacéutica, sanitarios… Aluden una falta de transparencia de todos los que intervienen en la cadena de la vacunación.
  • Otros argumentos. Hacen referencia a las molestias de los pinchazos o posibles consecuencias de una mala técnica de administración.

¿Qué beneficios aportan las vacunas?

Las vacunas representan uno de los mayores avances en la historia de la medicina, y está científicamente demostrado que cada año las vacunas evitan millones de muertes.

Del mismo modo, millones de personas mueren en el mundo cada año debido a enfermedades prevenibles con vacunas, por no tener acceso a ellas.

Estas son solo algunas de las características más importantes de las vacunas:

  • Las vacunas son seguras. Son unos de los productos médicos más seguros que existen, y se someten a múltiples controles de seguridad.
  • No producen la enfermedad para la que inmunizan.
  • Las vacunas no producen autismo.
  • La posibilidad de efectos adversos nunca es descartable, puesto que el riesgo, 0 no, existe, pero el balance beneficio-riesgo es muy elevado.¿En qué consiste el movimiento antivacuna?
  • Las vacunas funcionan ampliamente.
  • Su protección es duradera, aunque algunas vacunas pueden requerir dosis de refuerzo.
  • Son necesarias para mantener la protección individual y poblacional.
  • La protección de la salud de los niños constituye un principio ético con un valor moral ineludible.
  • La evidencia científica independiente avala el uso de las vacunas.

Otros beneficios de las vacunas

No existen actualmente opciones alternativas que hayan demostrado ser mejores (ni siquiera cercanas) al nivel de protección que confieren las vacunas. En muchos estados, la vacunación no es obligatoria, salvo en determinadas circunstancias que supongan un riesgo colectivo.

A pesar de ello, existe una obligación cívica y moral de protección de los padres a los hijos, que permite construir una mejor sociedad en la que contribuyamos a protegernos y especialmente a quienes no tienen la oportunidad de vacunarse.

No somos conscientes de la relevancia de muchas enfermedades infantiles precisamente porque las vacunas evitan que las presenciemos y, aunque las mejoras en higiene está claro que han influido en la disminución de su incidencia, no se puede negar el papel de las vacunas en este aspecto.

  • Adam A. (2015). Vacunación, antivacunación y los derechos del paciente menor. Gac. int. cienc. forense ISSN 2174-9019. Nº 16. Julio-Septiembre, 2015. Disponible en: https://www.uv.es/gicf/2TA1_Adam_GICF_16.pdf
  • Aparicio Rodrigo M. (2015). Antivacunas: un reto para el pediatra. Rev Pediatr Aten Primaria  [Internet]. 2015  Jun [citado  2019  Abr  17] ;  17( 66 ): 107-110. Disponible en: http://dx.doi.org/10.4321/S1139-76322015000300001
  • Bello J. (2017). La actitud antivacuna como enfermedad emergente, la responsabilidad de la Administración y la asistencia primaria de pediatría. Rev Enf Emerg.
  • López Santamaría MA. (2015). Los movimientos antivacunación y su presencia en internet. ENE, Revista de Enfermería. v. 9, n. 2, ago. 2015. ISSN 1998 348X. Disponible en ene.enfermeria.org
  • Rosell Aguilar I. (2017).“Antivacunas” y dudas parentales en vacunación infantil: recuperemos la confianza en los profesionales sanitarios. CLINICA, num.26 (2017): 3 - 10 ISSN: 0301 - 0392. Disponible en: https://revistas.uva.es/index.php/clinica/article/view/1250/1086