Empoderamiento, otro efecto de la maternidad en la mujer

El termino empoderamiento se refiere a ese proceso que permite a las personas confiar en sus capacidades y tener la fortaleza para impulsar cambios evidentes en sus sociedades. Como sabemos, en la actualidad el empoderamiento de la mujer se ha tomado en cuenta para favorecer el desarrollo económico y social, porque se ha involucrado en muchos procesos productivos de cada nación.

En tal sentido, según la empresa de comunicaciones Grey de origen estadounidense, sus estudios han revelado que la maternidad es un proceso ideal que produce el empoderamiento de la mujer. Considerando que este efecto se suma a uno de los muchos que resultan de la maternidad, tiene mucho sentido que durante siglos las madres se hayan convertido en heroínas en todos los aspectos.

El empoderamiento provoca cambios significativos en las personas, las cuales a su vez trasmiten su crecimiento personal al impulso económico, social y político de cada sociedad. En consecuencia, se estima que las mujeres cuando se convierten en madres desarrollan un pensamiento positivo en cuanto al futuro y su propósito en la vida.

fa715257e7c89c2f327b5cff00e1262f

Características del empoderamiento como efecto de la maternidad

Como es sabido, muchas mujeres se han dedicado a consolidar su posición a nivel profesional de manera permanente, esto las obliga a posponer la maternidad hasta tanto sea posible. Sin embargo, una vez que la mujer ha escalado positivamente los principales peldaños de su crecimiento profesional, puede resurgir mediante la maternidad como colofón de sus proezas.

Según los expertos, una mujer profesional que se convierte en madre después de ascender en su empresa, es capaz de fortalecer sus capacidades porque se vuelve de alguna manera superior al sexo opuesto. La maternidad la llena de virtudes que no conocía y la convierten en una referencia de sacrificio inigualable; puede hacer cosas que los hombres no pueden aun estando ellas en un momento delicado.

De manera que, la maternidad en sí misma permite a las mujeres empoderarse con una característica única, la cual la coloca en su momento ideal, está completa y puede procrear. Para las investigaciones se toma en cuenta que aun las mujeres sin hijos podrían llegar a empoderarse con la maternidad, pues se trata de una capacidad máxima y superior en muchos sentidos.

e9acfa35a585d9b0ee094ec8a17d0af0

Las principales características a considerar en esta clase de empoderamiento, son las siguientes.

  • Para estar completa, una mujer podría estar determinada a cumplir sus principales roles sociales. Luego de ser profesional, esposa e hija, es muy importante que pueda también ser madre; por esta razón, la maternidad podría convertirse en un estado perfecto para ella.
  • Una vez logrado el cometido, el propósito se extiende al mejoramiento de sus funciones. Ninguna mujer quiere perder el crédito que ha ganado; es decir, ahora le corresponde ser buena en todos sus roles.
  • Desfallecer ante el estrés y la complicación de su nueva faceta, no es una opción para la mujer, quien se siente capaz (y lo es) de cumplir efectivamente con sus objetivos profesionales, al tiempo que es madre, esposa e hija.
  • Conseguir el éxito en la mayoría de sus funciones es vinculante con las explosiones de empoderamiento que podemos evidenciar en la mujer. En este particular, la maternidad te permite desarrollar capacidades que no reconocías en ti misma y que ahora te motivan a luchar por lo más importante que tienes: tu hijo.
  • La lucha por incursionar en el mercado laboral o trascender a nivel de derechos sociales, forma parte de la identidad femenina; por lo cual, conseguir hacer vida en la mayoría de estas funciones es un triunfo personal.
  • A nivel domestico, la madre es vista por sus hijos como un ser lleno de virtudes; algo que ha ido calando en el inconsciente de ellos debido a las acciones de mamá. La mujer no hace alarde de sus capacidades sino por medio de la perfección en sus acciones; lo hace a través de la dedicación y el amor a sus hijos.
  • Los valores que se forjan desde la cotidianidad pueden generar perspectiva en las futuras generaciones. Por lo tanto, dependiendo de cada cultura, las hijas imitan a sus madres y se nutren se su empoderamiento, los hijos reconocen la razones por las cuales mamá es privilegiada en muchos aspectos con respecto a papá.