Empezar el cole y empezar a estar malitos

Cuando llega el cole empieza también un período de tos y mocos que no desaparece hasta el mes de junio. Te explicamos por qué pasa esto, y qué está en tu mano para evitar al máximo que tus niños se pongan malitos.

¿Por qué se ponen malitos?

Cuando los niños entran en contacto con los gérmenes, se infectan simplemente al tocarse los ojos, nariz o boca. A partir de ahí ya lo tenemos todo hecho, se infectan con gérmenes contagiosos, se ponen malitos y es solo cuestión de tiempo antes de que otros miembros de la familia contraigan la misma enfermedad.

 

Enfermo1

En el cole se ponen malitos con…

Gripe

La gripe es una infección respiratoria causada por cierto número de virus. El virus se transmite por el aire e ingresa al organismo a través de la nariz o la boca. Y el colegio es un caldo de cultivo para que nuestros hijos padezcan esta enfermedad.

Constipado

Es una enfermedad infecciosa viral leve del aparato respiratorio superior que afecta a personas de todas las edades pero sobretodo a niños en edad escolar.

Conjuntivitis

Esta inflamación del recubrimiento de los párpados es muy contagiosa, y puede resultar en ojos enrojecidos, con descarga y picor.

La afección, que es comúnmente causada por virus o bacterias, puede evitarse al lavarse las manos con cuidado y frecuentemente usando jabón y agua tibia.

Faringitis

Es una infección bacteriana que provoca inflamación y molestias extremas en la parte trasera de la garganta.

Afecta a niños y adolescentes en edad escolar, se propaga a través del contacto cercano y las manos sin lavar, además de los estornudos y la tos. La infección se puede prevenir al no compartir utensilios, alimentos, bebidas, servilletas o toallas con un niño que ya está enfermo.

Piojos

Los piojos son insectos parasíticos que infectan la cabeza, las cejas y las pestañas. Son comunes entre los niños entre los tres y doce años de edad.

Cualquiera puede contraer piojos y no se asocian con una mala higiene. Aunque no transmiten enfermedades, los padres deben disuadir a los niños de compartir peines, cepillos, sombreros y cascos para evitar la infestación.

Molluscum contagiosum

Este sarpullido cutáneo altamente contagioso es común en los niños de uno a doce años. Con mayor frecuencia se propaga a través de contacto directo con la piel, pero los niños también pueden contraerlo al tocar objetos que tienen el virus.

La mejor manera de prevenir esta afección es lavarse bien las manos con agua y jabón.

Neumonía

Esta enfermedad es el principal tipo de neumonía en niños y adolescentes en edad escolar.

Puede propagarse a través del contacto directo con la persona infectada, o a través de tos o estornudos que contengan la bacteria.

Aunque se puede tratar efectivamente con antibióticos, los niños pueden evitar la enfermedad lavándose las manos bien y frecuentemente.

Gastroenteritis

La gastroenteritis viral es una inflamación o hinchazón del estómago y los intestinos a raíz de un virus.

La infección puede llevar a que se presente diarrea y vómitos. Es también muy común en edad escolar, y se puede evitar lavándose las manos frecuentemente.

malitos

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

Desgraciadamente, no podemos evitar que nuestros hijos enfermen, ya que no podemos aislarlos de los virus y bacterias que les rodean.

Sin embargo, sí podemos proporcionar refuerzos a su sistema inmunitario aún inmaduro, para que esté en óptimas condiciones y sea altamente efectivo a la hora de combatir a los virus y bacterias.

Es decir, no podemos evitar que los niños enfermen, pero sí podemos hacer que enfermen más levemente y que desarrollen menos complicaciones.

¿Qué podemos hacer? la respuesta es muy sencilla, hay cuatro pilares básicos que refuerzan su sistema inmunológico:

  • La lactancia materna. Como ya es bien sabido, a través de la leche materna, el niño recibe anticuerpos y bacterias de la madre, que refuerzan su sistema inmunitario inmaduro. No hay mejor vacuna que esa.
  • La dieta mediterránea. El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para desarrollar infecciones.
  • Poner todas las vacunas. Las que están dentro del calendario de vacunación, y las que se salen del mismo y son voluntarias, pero aconsejan los pediatras.
  • El bienestar emocional. El bienestar emocional del niño es fundamental para su óptimo desarrollo cognitivo y emocional, para reforzar su sistema inmunitario, el niño tiene que encontrarse anímicamente bien.

Nosotros como padres debemos vivir una vida saludable, no solo porque somos el modelo de nuestros hijos, sino para que ellos también cuiden su salud presente y futura.

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar