Un embarazo no planificado y sus emociones - Eres Mamá

Un embarazo no planificado y sus emociones

Sabemos que el embarazo no planificado es muy común en las mujeres de todo el mundo. Generalmente se produce en jóvenes entre los 15 y 19 años, cursando secundaria y la minoría en mujeres mayores. Según las cifras, 1 de cada 2 mujeres tienen un embarazo no deseado, tal vez por la mala administración o falta de un método anticonceptivo. Es uno de los problemas que afecta a las mujeres a nivel social, económico y emocional.

El deseo de no tener un hijo es el sentimiento que se produce en algunas parejas al enterarse de un embarazo. Muchas veces lo asimilan al pasar los meses, en otros casos sucede distinto, que el padre quiere  abandonar a la madre. Una madre sola con una responsabilidad tan grande, es injusto cuando se supone que debería ser compartida.

Esto conlleva a una serie de sentimientos en la mujer que también podría afectar en el bienestar del bebé. El principal sentimiento, es no saber qué sentir o cómo actuar ante la situación estando sola.

La noticia del embarazo no planificado

Esta situación es muy común en jóvenes al no protegerse. La madre se pregunta: ¿Cómo se lo diré a mi pareja? ¿Se alegrará por la noticia? ¿Y si no le gusta? Al enterarse el padre, puede ser que su reacción no sea buena. En algunas ocasiones  toma decisiones severas con la madre como marcharse y no hacerse cargo. También hay hombres que pueden asimilar esto poco a poco, o al enterarse ponerse contentos.

No estar en las condiciones ideales para traer al mundo a un bebé es la principal preocupación ante un embarazo no planificado. Se puede señalar que muchas veces las madres que quedan en estado sin planificarlo, son de bajos recursos. Mujeres sin trabajo, jóvenes estudiantes a cuyos padres en algunas ocaisones no les agradará la noticia.

Esto trae como consecuencia otros problemas sociales, es la razón principal de niños en situación de calle. En estos momentos es difícil poder afrontar con optimismo una noticia como esta. Pocos padres que apoyan de buena manera pueden mejorar el estado emocional de la futura madre.

Emociones encontradas tras un embarazo no planificado

Muchas madres jóvenes que quedan en estado piensan en los estudios, en las cosas que parecen sin remedio. En este caso cambiaron sus vidas para poder dedicarse a su hijo, este es un grave problema a nivel emocional. Por esta razón, es conveniente darles la oportunidad a las jóvenes de seguir con sus estudios estando embarazadas. Lo siguiente es darles orientación sobre el uso de métodos anticonceptivos para que no vuelva a ocurrir.

Sin embargo, dependiendo de estas situaciones, muchas veces negativas,  la embarazada sufre una serie de emociones al verse afectada en lo social. No todas las mujeres que quedaron embarazadas sin planificarlo son jóvenes indefensas. Sin embargo, las que más sufren son las que pasan a vivir críticas negativas, rechazo, exclusión.

Emocionalmente surgen los problemas de autoestima, frustración y aumento del estrés. Las emociones que aparecen ante esta situación son por lo general causantes de acciones terminantes. El aborto por ejemplo, es por alguna razón el camino fácil para evadir la responsabilidad.

Cabe destacar que el aborto puede dejar secuelas emocionales tan graves como las físicas. Está relacionado con el cáncer de mamas, ovarios y cuello uterino. Además, afecta el desarrollo de la placenta que conlleva a niños discapacitados en próximos embarazos. Otras consecuencias pueden ser las hemorragias, dolor abdominal y la muerte.

El embarazo no planificado conlleva a la adopción

También es una elección que puede provocar a nivel social una tasa alta de niños en estado de adopción. Aunque no es la mejor solución, las mujeres lo toman como una antes de pensar en el aborto. Quizás, en los meses de gestación, la madre pueda tomar la decisión de criarlo y no darlo en adopción.

Por esta razón, existen lugares donde ayudan a las mujeres con orientación, charlas donde ellas se sientan seguras a nivel emocional. Ayudando a las jóvenes a soportar la discriminación social, que muchas veces hace daño. Apóyate en las personas que son cercanas a ti, que te den ánimo para seguir luchando sobre todo por el bebé que viene en camino.