El uso de Whatsapp en los niños

Fernando Clementin · 10 marzo, 2018
Los niños se ven sumamente atraídos por las nuevas tecnologías y las posibilidades que les facilitan. Su instantaneidad y la chance de estar conectados con todos les maravillan, pero como padres debemos estar alertas a ciertos riesgos.

Las nuevas tecnologías se han expandido a prácticamente todos los sectores de la sociedad. En cuanto al móvil, el uso de Whatsapp en los niños ya es algo totalmente habitual. ¿Has tenido problemas con tus hijos por esta aplicación? ¿Qué debemos hacer en estos casos? Presentamos algunos consejos útiles.

Según publicaciones recientes, el 76% de los niños españoles de entre 11 y 14 años de edad utilizan Whatsapp para conversar con sus seres cercanos. Esto deja a las claras que las edades en las que los padres regalan móviles a sus hijos cada vez son más bajas.

Por otro lado, surge la pregunta de si está bien que niños tan pequeños hagan uso de esta poderosa herramienta. El problema es que, como muchas otras, resulta un arma de doble filo. Si bien presenta grandes ventajas, también puede prestarse a empleos poco productivos.

Consejos para un buen uso de Whatsapp en los niños

1.- Conservar la privacidad

Los niños suelen dejarse llevar por las ansias de contar absolutamente todo lo que les pasa. Tal vez porque les parece divertido o para generar vínculos con otros, pueden llegar a contar cosas que sería mejor guardar.

En esta categoría podemos incluir información familiar, acontecimientos de seres cercanos o incluso chismes sobre algún otro niño. Se les debe enseñar que hay cosas de las que es mejor no hablar. Una vez que se dice algo, ya no hay vuelta atrás y las consecuencias no se pueden controlar.

Una recomendación: enséñales a siempre preguntarse qué pasaría si eso que envían saliera de su círculo privado antes de mandarlo. De este modo, podrán discriminar si es conveniente enviar determinado contenido o no.

El uso de Whatsapp en los niños es un arma de doble filo.

2. Concientizar sobre el perjuicio del bullying

Una práctica muy común entre los grupos de Whatsapp del colegio o del club es burlarse de un compañero por algo. Si bien puede ser divertido al principio, incluso para quien recibe la broma, puede convertirse en un tormento. Cuando duele, ya deja de ser un chiste.

Lo difícil de esto es que los padres muchas veces no lo perciben. Por eso, es primordial estar al tanto del uso de Whatsapp en los niños y dialogar con ellos.

3. Controlar el acceso a información no apta para su edad

Quienes utilizamos este servicio de mensajería sabemos que muchas veces circulan cosas inapropiadas incluso para los mayores de edad. Por lo tanto, debemos tener cierto control sobre lo que nuestros hijos reciben en los grupos o en los chats.

Si ves algo que consideres desagradable, pídele a tu hijo que salga del grupo. De seguro no le gustará y argumentará que quedará ‘mal’ frente a sus amigos, pero debe comprender que los medios de comunicación deben ser usados con responsabilidad.

“El problema real no es si las maquinas piensan, sino si lo hacen los hombres”
—B. F. Skinner—

4. Asegúrate de que pase tiempo sin el móvil

La instantaneidad de las charlas hace que sintamos la necesidad de responder ya mismo. Y lo mismo pasa cuando esperamos una contestación. No obstante, esto no tiene por qué ser así.

Hay momentos en los que, de no tratarse de una urgencia, el Whatsapp debe esperar. Cuando estamos con amigos, al estudiar o durante las comidas familiares, es recomendable dejar el móvil de lado.

Por eso, antes de regalar un teléfono celular a sus hijos, es aconsejable que los padres se pregunten si verdaderamente lo necesitan y si tienen la madurez necesaria como para administrar su uso.

5. Advertir sobre el diálogo con extraños

Al ser prácticamente una red social más, el uso de Whatsapp en los niños da lugar a conversaciones con desconocidos. Esto, que en la niñez puede parecer divertido, abre la puerta a muchos impostores que pretenden sacar ventajas inapropiadas.

Por lo tanto, es fundamental que adviertas a tu hijo sobre los peligros de compartir charlas con gente que no conoce. Mucho menos, obvio, enviar fotos, videos o incluso la ubicación de sus casas, algo muy sencillo con este programa.

El uso de Whatsapp en los niños se ha expandido considerablemente.

Hay muchos peligros dando vueltas. Whatsapp se ha convertido en una plataforma en la que se presentan casos de grooming, sexting y otras prácticas inadecuadas para niños de esa edad.

Se debe fomentar el uso responsable de Whatsapp

Más allá de las advertencias aquí realizadas, debemos destacar que se trata de una herramienta muy útil. Puede conectar a una familia al instante; también te permitirá estar al tanto de lo que hace tu hijo, sobre todo si sale de viaje o está lejos.

Sin embargo, como toda comodidad, también conlleva la responsabilidad de no abusar de su uso. Con normas comprensivas pero firmes puedes lograr que el uso de Whatsapp en los niños de tu familia no se vuelva un drama sin solución.

Finalmente, no olvides dar el ejemplo. Si te pasas el día perdiendo el tiempo con el móvil, es muy probable que tu hijo adopte esta conducta. En cambio, si promueves desde la acción su uso sensato, será más fácil que puedas impartir estos valores en tus hijos.