6 preguntas que debes hacerte antes de comprarle un teléfono móvil a tu hijo

María José · 10 julio, 2017

Son muchas las familias de esta sociedad en la que los padres tienen un teléfono móvil. Los hijos se acostumbran a ver a sus padres con estos dispositivos y cuando ven todas las características que tienen y lo funcionales que son, no es de extrañar que les pidan uno para poder tener el suyo propio.

Esta no es una decisión que se deba tomar muy a la ligera, existen algunas preguntas que debes hacerte antes de comprarle un teléfono móvil a tu hijo.

Es posible que te estés preguntando si realmente es un buen momento para comprarle un teléfono a tu hijo/a o si por el contrario es mejor que esperes. Desafortunadamente, no hay una respuesta única para todos los padres, y dependerá de las necesidades de cada familia el que la respuesta sea una u otra. Cada familia es diferente y la madurez de tu hijo/a también es importante tenerla en cuenta. Pero hay algunas cosas que deberás considerar antes de tomar una decisión.

Preguntas que debes hacerte antes de comprar un móvil a tu hijo

1. ¿Realmente tu hijo/a necesita un teléfono móvil?

Piensa cuál es la razón por la que un teléfono móvil puede ser beneficioso para la seguridad de tu hijo. Por ejemplo, ¿tu hijo se queda en casa solo y necesita un teléfono para poder comunicarse? ¿Tiene que coger el transporte público por algún motivo? ¿Se queda tu hijo después de clase hasta tarde porque tiene que participar en actividades extraescolares? Si hay situaciones en las que tu hijo requiera ponerse en contacto contigo puede ser un motivo para valorarlo. 

2. ¿Tu hijo tiene la madurez suficiente para tener y mantener un teléfono móvil?

Tener un teléfono móvil no consiste en consumir, estar todo el día conectado y que los padres sean los que paguen las facturas. Además, se debe tener una responsabilidad de uso del teléfono para usarlo de forma inteligente. Esto quiere decir que tendrá que respetar unas normas, ganarse el saldo del teléfono (tareas extras en casa, por ejemplo), y no responsabilizar a otros de sus acciones.

movil

3. ¿Existen unas reglas claras que deba seguir?

Es necesario que existan unas normas, reglas y límites para que tus hijos sepan a qué atenerse cuando están utilizando el teléfono móvil. Es importante empezar una conversación en familia con unas expectativas claras para saber cómo y cuándo deben usar el teléfono tanto en clase como en casa. Si se rompen las reglas deberá haber también consecuencias negativas.

4. ¿Tu hijo sabe tomar buenas decisiones?

¿Tu hijo sabe toma buenas decisiones en lugar de actuar impulsivamente? ¿Sabe seguir las reglas y normas en otros ámbitos? Esto será un buen indicador para saber si realmente podrá actuar correctamente en el uso de un teléfono móvil. Si no es capaz de tomar buenas decisiones en otras cosas, no importa lo mucho que te prometa, no será diferente cuando tenga un teléfono móvil en sus manos.

La tecnología nos acerca a quienes tenemos lejos y nos aleja de quienes tenemos cerca

– Anónimo-

5. ¿Has mantenido una conversación sobre el uso del teléfono?

Es necesario que mantengas conversaciones con tus hijos acerca de la buena toma de decisiones, las consecuencias que habrá si no cumplen las reglas y normas decididas o si prefieren tomar malas decisiones. Deberás hablar acerca de los comportamientos que pueden ser problemáticos cuando se tiene un teléfono móvil e incluso de las situaciones que son peligrosas.

Hablar con extraños, la intimidación, el sexting o la pornografía son temas que se deben hablar para evitar que ocurran. No asumas que tus hijos tomarán buenas decisiones si no lo hablas antes con ellos. Explica las cosas con claridad y si es necesario configura su teléfono para tener un buen control parental y mantener a tus hijos seguros todo el tiempo mientras hacen uso del teléfono móvil.

6. ¿Qué pasará si se rompe el teléfono?

teléfono móvil 2

Esto puede ocurrir. Un teléfono se puede romper por muchas razones. Es necesario hablar sobre qué ocurriría si el teléfono se rompe, si será o no reemplazado. En caso afirmativo, ¿quién pagará por el reemplazo? ¿Deberá conseguir el dinero para poder tener un móvil nuevo o para poder arreglarlo? Discute las opciones sobre qué pasará si se pierde o se rompe el teléfono para evitar sorpresas.

Estas son algunas preguntas que deberás hacerte antes de pensar en la posibilidad de comprarle a tu hijo u teléfono móvil. Es importante que tu hijo sepa que un teléfono móvil no es un juguete y que existen unas normas que deberá cumplir. Además, es necesario esperar a una edad prudencial y a una madurez suficiente para que tu hijo pueda tener su propio teléfono móvil.