El segundo embarazo

Gladys 8 octubre, 2015

Cada embarazo es distinto, sin embargo inconscientemente se suele tomar el primero como referencia y dependiendo del tipo de  experiencia debemos tratar de extraer lo positivo de tal manera que el  segundo embarazo se desarrolle de forma segura y tu bebe nazca saludable

Si el primer embarazo curso con normalidad los más probable es que nos sintamos más seguras y tranquilas en el segundo embarazo, esto no quiere decir que debamos descuidarnos, ya que al igual que el primero debemos: ejercitarnos, alimentarnos adecuadamente, hidratarnos y dormir las horas necesarias, para que el bebe nazca a termino y muy saludable,

Un segundo embarazo puede generar mucho cansancio, sobre todo si tú primer bebé aun esta pequeño, por lo cual debemos tener un equilibrio que permita cuidar cada detalle de la llegada del bebé, sin descuidar a nuestro pequeño hijo y cuidando  una positiva integración con el resto de la familia.

Por qué no debes estresarte

Si tu primer embarazo fue complicado o traumático puede que te sientas ansiosa, pero mantener la tranquilidad para no caer en excesos será positivo para el desarrollo del bebé en gestación.

El estrés suele ser causante de  insomnio,  estados de ansiedad que hacen consumir alimentos  inadecuada y compulsivamente y  ademas de ser puente para agudas depresiones.

El estrés puede hacer que el bebé nazca prematuramente y comprometer nuestra salud,  es por ello que mientras menos presión o angustias nos tomemos más equilibrio se podrá conseguir lograr tener un parto libre de complicaciones.

Control emocional

Si tuviste problemas durante el embarazo anterior es normal y casi inevitable que te sientas ansiosa y preocupada en el segundo embarazo, por lo cual es recomendable que busques asesorarte médica y psicológicamente, de ser necesario.shutterstock_271819451

Restarle importancia a este paso puede prolongar tu inquietud, si tienes dudas sobre que hacer solicita la opinión de una amiga o algún familiar que sea de tu confianza y conozca sobre el tema y te motive para que solicites ayuda de un profesional.

La ayuda profesional te dará herramientas y recomendaciones a seguir para  conseguir la serenidad y el bienestar  de ambos antes, durante y después del embarazo. La implantación de los consejos y recomendaciones de un profesional lograrán que mantengas la serenidad y logres armonía en tu entorno familiar.

shutterstock_252891652

Preparación para el nacimiento

Generalmente el segundo embarazo nos puede dar la impresión de pasar aceleradamente, es por ello que debemos estar atentas y realizar los preparativos, tal cual como lo hicimos con el primer bebé.

La clave para no estresarnos a última hora por las cosas que podríamos necesitar y no fueron planificadas a tiempo deberían estar plasmadas en una lista para que no se escape ningún detalle.

Hacer diariamente alguna actividad relacionada a la llegada del nuevo bebé garantizará tener todo listo para  la fecha su nacimiento, de no tener alguna tarea pendiente la estimulación intrauterina podría ser parte importante que  aporta innumerables beneficios  al bebé que está en camino.

En el segundo embarazo el crecimiento abdominal es rápido y mucho más notable,  las náuseas podrían ser menos frecuentes aunque se incrementa la posibilidad de sufrir un poco de incontinencia urinaria.

Control prenatal

Los dolores en las articulaciones de la pelvis pueden presentarse con anterioridad, ya que a medida que sumamos un nuevo embarazo puede aumentar la presión en las coyunturas, por lo cual es muy importante cuidar nuestra postura sobre todo en los últimos meses de embarazo.

Si en tu primer embarazo tuviste algún problema médico y estás siendo atendida por un nuevo especialista, debes asegurarte de proveerle todos los antecedentes y diagnósticos de tu primer embarazo con el fin de que tome todas las previsiones para evitar que se repita cualquier eventualidad.

Aunque dudes la posibilidad de tener preeclampsia debes asegurarte de ir a todas tus consultas prenatales para que se verifique tu presión arterial.

De ser necesario hacernos pruebas de orina y estar  pendiente de cualquier tipo de malestar, tales como: dolor de cabeza, dolor bajo las costillas para que se lo comuniques a tu obstetra con el objeto de que te oriente sobre los medicamentos que debes tomar.

Te puede gustar