El reloj biológico de los hombres

El concepto de reloj biológico siempre se ha asociado a las mujeres, a pesar de que los estudios realizados durante los últimos años han demostrado que es un tema que también afecta a los hombres. Te contamos todo lo que debes saber en el siguiente artículo.

Cuando una mujer supera los 30 años sin haber tenido hijos, es probable que escuche consejos que la advierten sobre los riesgos de esperar para quedar embarazada. Asimismo, la edad de un hombre puede afectar no solo su capacidad para engendrar un hijo, sino la salud de su descendencia; se debe al reloj biológico de los hombres.

Después de los 35 años, cada vez es más difícil para una mujer quedar embarazada; además, si concibe, existe un mayor riesgo de que el bebé tenga problemas de salud. De acuerdo con ese pensamiento, los hombres en general no son tocados por este proceso, a menudo capaces de engendrar hijos hasta una edad madura.

Sin embargo, esto no es totalmente cierto; cada vez son más los fundamentos para sostener que los hombres también tienen un reloj biológico.

El reloj biológico de los hombres

Actualmente, el término ‘reloj biológico’ se usa comúnmente para referirse al envejecimiento reproductivo de las mujeres. No obstante, la idea cada vez es más aceptada y aplicada para los hombres.

Si bien varios estudios durante el siglo pasado han mostrado vínculos entre la edad paterna avanzada y las dificultades reproductivas, es solo en la última década que algunas personas han comenzado a argumentar que el concepto también puede aplicarse a los hombres.

Estos han confirmado que la edad afecta la capacidad de un hombre para tener un hijo de manera similar a la de una mujer, aunque la línea de tiempo no sea la misma. Ciertamente, cuanto más grandes en edad son los hombres, más difícil es tener hijos; también es más probable que los pequeños nazcan con problemas de salud.

El estilo de vida determinará si un hombre puede ser fértil toda la vida.

Sin embargo, pocas personas en la actualidad parecen estar al tanto de cómo la edad de un hombre puede afectar el embarazo y la salud del niño. Esto se da aunque la ciencia es clara cuando se refiere al reloj biológico de los hombres.

Se considera que, a medida que los hombres envejecen, experimentan una disminución de la fertilidad y de los niveles hormonales, además de un aumento del riesgo de complicaciones de la salud para el niño.

“Cuarenta es la vejez de la juventud, cincuenta es la juventud de la vejez”
—Victor Hugo—

La edad de un hombre afecta a la fertilidad

Los hombres forman nuevos espermatozoides a lo largo de sus vidas. Los espermas existentes, en tanto, replican su ADN y luego se dividen en dos, una y otra vez.

A pesar de esta afirmación, las investigaciones afirman que los hombres no son inmunes a los efectos del envejecimiento en su sistema reproductivo. Se considera, entonces, que la edad de un hombre puede afectar su fertilidad.

Cuanto mayor es el varón, más difícil puede ser para una pareja concebir un bebé. De hecho, los padres mayores también son más propensos a ver a sus parejas sufrir abortos involuntarios en el embarazo. Asimismo, la edad más avanzada del padre también puede desencadenar problemas de salud en un niño.

A diferencia de las mujeres, que nacen con un número finito de óvulos, los hombres continúan produciendo esperma a lo largo de su vida. Algunos pueden engendrar hijos hasta los 60 años o más, una edad en la que los relojes de la mujer han dejado de funcionar.

El impacto de los hábitos en el reloj biológico

Para los hombres, existen algunos hábitos para minimizar el impacto del reloj biológico. Los problemas de fertilidad masculina a menudo están relacionados con otros problemas de salud, como el cáncer, la hipertensión, las enfermedades cardíacas o la enfermedad renal. Por ejemplo, los hombres con sobrepeso tienen muchas más probabilidades de experimentar bajos niveles de testosterona.

El reloj biológico de los hombres se ve influenciado por sus hábitos de vida.

También hay una creciente evidencia de que lo que un hombre come, bebe y fuma, e incluso el estrés que experimenta en los meses previos a la concepción, pueden influir en la salud de su esperma y, ​​potencialmente, en la salud del bebé.

Del mismo modo, otros cambios en la salud reproductiva de un hombre son solo una consecuencia inevitable de la marcha del tiempo. Está demostrado que la calidad genética de los espermatozoides de un hombre se degrada a medida que envejece, lo que puede conducir a infertilidad, abortos involuntarios y un mayor riesgo de autismo, esquizofrenia y ciertos tipos de cáncer para el niño.

Por último, se debe tener en cuenta que el reloj biológico de los hombres y mujeres no debe suponer un problema ni mayor preocupación para los futuros papás. La nueva tendencia es que cada vez más niños nacen de padres de entre 30 y 40 años, debido a factores personales y profesionales que marcan los estilos de vida actuales.

Categorías: Infertilidad Etiquetas:
Te puede gustar