El pie de atleta en niños

El pie de atleta puede afectar a cualquiera, desde adultos hasta niños. Con un tratamiento adecuado puede desaparecer.

La tinea pedís es conocida popularmente con el nombre de pie de atleta. Este es un término que puede llegar a confundir y hacer creer que solo puede aparecer en jóvenes y adultos, principalmente por su reputación de contagio en lugares como duchas de gimnasios, donde se es proclive a tocar el piso con los pies descalzos y húmedos.

Sin embargo, la afección puede contraerse fuera de las duchas, y así mismo, no se trata de una infección exclusiva de la edad adulta, el pie de atleta en niños también es posible.

¿Qué es el pie de atleta?

El pie de atleta es una infección de carácter dermatológico que tiene lugar entre los dedos de los pies.

De ahí que, las duchas públicas sean el lugar más común para contagiarse. No solo por la humedad, sino también por el sudor que pueden desprender los pies descalzos que tocan el suelo después de realizar ejercicio.

No se trata de una afección grave; sin embargo, sí puede llegar a ser bastante molesta.

El pie de atleta

Prevención

El pie de atleta se puede contagiar en cualquier sitio, siempre y cuando los pies sin protección hagan contacto directo en una zona contaminada con el hongo de la tinea pedís.

Te contamos a continuación algunas formas típicas donde los niños se contagian o favorecen el crecimiento del pie de atleta:

  • Ducha en el hogar. 
  • Piscinas y playas. Los ambientes acuáticos, como las piscinas o playas, suelen estar repletas de personas que pasean en la costa o alrededor de la piscina sin hacer uso de sandalias ni ningún tipo de calzado. Es importante usar calzado adecuado al visitar estos lugares;
  • Tipo de calzado. Siempre utiliza zapatos y calcetines cómodos. Algunos zapatos o calcetines no permiten transpirar la piel de los pies. Esto produce un efecto sauna, debido al flujo de calor atrapado, lo cual hace sudar el pie.
  • No compartir toalla o sandalias. Es importante contar con un par de sandalias para baño y toalla personal, los cuales no deberán ser compartidos con otros.

Síntomas del pie de atleta infantil

Las infecciones que afectan de manera casi exclusiva a la piel de los pies son muy pocas, es por ello que los síntomas del pie de atleta son muy fáciles de deducir cuando se descubre una infección en esta zona.

Aun con ello, siempre es mejor acudir con su médico de cabecera para obtener indicaciones acerca del tratamiento recomendado a seguir para el pie de atleta en niños. Normalmente, la progresión de los síntomas del pie de atleta en niños es:

  1. Sensación de comezón en la planta del pie. Aparece en concomitante con pequeñas manchas blancas en la zona del contagio. En este primer punto, el hongo puede crecer desde la zona de infección, o bien asentarse posteriormente en una zona más idónea, como entre los dedos de los pies, los cuales suelen ser más proclives a mantener humedad de la ducha o sudor;
  2. La comezón se acompaña posteriormente con irritación en la zona del contagio del hongo, lo que hace incomodo el uso de calzado;
  3. Se comienza a notar el deterioro de la primera capa de la epidermis de la planta del pie. En un sentido más claro, esa piel fina, que muchos llaman cáscara o pellejo, se empiezan a desprender o agrietar debido a que el hongo se está alimentado de la misma;
  4. Es importante que se actué rápido para contener la infección en los primeros síntomas de su aparición. Esto debido a que el hongo puede llegar a extenderse bajo las uñas y causar onicomicosis, una afección crónica que hace que las uñas pierdan su brillo, se vean anti-estéticas y vuelvan quebradizas.
El pie de atleta en niños.

Tratamiento del pie de atleta en niños

El pie de atleta se trata con fármacos antimicóticos, normalmente en forma de ungüento, y que matan el hongo, o bien, detienen o revierten su crecimiento.

El hongo, como muchos otros microrganismos de esta clase, puede mantenerse inactivo y latente por mucho tiempo, con lo que después de padecer pie de atleta por primera vez, es importante estar alerta y saber que puede reaparecer. Aún si se han tomado las medidas anti-contagio adecuadas.

Si bien tanto en niños como adultos el pie de atleta se puede mantener latente, este normalmente regresa de forma menos intensa, y en muchas ocasiones, incluso el mismo sistema inmunológico es capaz de someter el crecimiento del hongo.

Categorías: Consejos para cuidar a tu niño Etiquetas:
Te puede gustar