Cuarto mes de vida del bebé: aflora la sociabilidad

Fernando Clementin · 20 noviembre, 2017
Más movimiento, risas e interacción con la gente. El cuarto mes de vida del bebé es un momento bellísimo para él y sus padres.

Comienza una etapa de “independencia” para tu hijo. Durante el cuarto mes de vida del bebé, él aprenderá a usar sus manos para coger objetos y se conectará todavía más con su alrededor. ¡Se vienen muchos balbuceos y sonrisas!

Finalizado el primer trimestre, los músculos del bebé llegan a un punto de desarrollo que les permite hacer mayor uso de su cuerpo. Verás que intentará lograr posturas nuevas, como sentarse, aunque todavía no lo logre. Sí se podrá apoyar en sus brazos mientras está acostado para levantar la cabeza y también le encantará dar vueltas en la cama.

Dado esto último, ten mucho cuidado de no dejarlo solo sobre una superficie alta. Aún no conoce los límites y los peligros de algunas acciones.

Percibirás que el bebé estará mas atento e interactuará más con su alrededor. Disfrutará manipulando sus juguetes (sobre todo los que hacen ruido), balbuceará y esperará una respuesta de la persona que lo acompañe y se llevará a la boca todo objeto que encuentre. Sé precavida con esto. Procura no dejarle a mano nada con lo que pueda atragantarse.

En cuanto a su sociabilidad, aprenderá a reírse fuerte cuando esté de buen humor y con compañía que le siente bien. Puede llegar a llorar cuando se le acerque alguien que no sea su madre o su padre, pero es solo hasta que entre en confianza.

En el cuarto mes de vida del bebé, este estará mas atento e interactuará más con su alrededor.

Cambios en el organismo en el cuarto mes de vida del bebé

  • El incremento de peso se ralentiza. Ganará unos 150 gramos por semana.
  • Su tamaño tampoco aumentará a grandes pasos. A diferencia de lo que ocurrió hasta el tercer mes, en este trimestre crecerá entre 6 y 7 centímetros.
  • Define su horario nocturno. Dormirá entre 8 y 10 horas por las noches. También tomará siestas durante el día.
  • Menos evacuaciones. Tendrás menos pañales que cambiar, ya que irá menos de cuerpo y también orinará menos.
  • Mejor coordinación de brazos y piernas. Podrá coger objetos pero no hacer pinza con los dedos. Buscará hacer pie sobre una superficie firme.
  • Mayor sociabilidad. No le gustará estar solo. Emitirá sus primeros sonidos y hasta algunas sílabas. Sonreirá mucho más y hasta producirá carcajadas.
  • La alimentación no varía. La leche materna debería continuar siendo la fuente exclusiva de alimentación para el bebé. Los alimentos sólidos se incorporan recién desde el sexto mes.
  • Desarrollará su visión a color. Además, podrá distinguir los rostros de sus padres y seres más cercanos.
  • El oído también se optimiza. Comenzará a identificar las voces de quienes pasan más tiempo con él, especialmente sus padres.
  • Pueden aparecer molestias. Si el bebé se muestra irritable por alguna razón, como puede ser estreñimiento, pañalitis, cólicos, diarrea o un resfriado, consulta con el pediatra.

Consejos para la estimulación y crianza

El bebé se encuentra en una etapa muy propicia para su estimulación de sus sentidos. ¿Cómo hacemos esto? En primer lugar, facilitándole juguetes que hagan ruido o luces y que reaccionen ante sus acciones. De esta manera, empezará a relacionar sus actos con posibles consecuencias.

Durante el cuarto mes de vida del bebé se produce un importante desarrollo cognitivo. Colócalo frente al espejo y repítele su nombre, así podrá establecer conexiones. Asimismo, respóndele siempre que te hable para favorecer la capacidad de interacción con los demás y sácalo a pasear para que conozca el mundo exterior.

Formas de estimular la visión del bebé.

También es importante que le hables, cantes o leas. Cambia tu tono de voz para que aprenda a interpretar los estados de ánimo.

En todo momento, es importante que el bebé tenga la posibilidad de moverse, de manipular objetos y de aprender a coordinar sus acciones como lo prefiera.

Un juego muy recomendado para el cuarto mes de vida del bebé consiste en acostarlo boca arriba y, mirándolo de frente, ofrecerle un juguete (preferentemente de un color llamativo) de manera que debe moverse hacia arriba o hacia alguno de los costados para alcanzarlo. Este ejercicio presenta dos beneficios fundamentales:

  1. Mejora su flexibilidad y su fuerza abdominal, ya que deberá elevar sus miembros superiores contra la gravedad.
  2. Desarrolla sus capacidades visuales, táctiles y auditivas.

Otras recomendaciones

Como siempre decimos, ten muy presente el calendario de vacunaciones y cúmplelo a rajatabla.

¿Chupete sí o chupete no? Es un tema muy discutido. Tiene su ventaja, ya que disminuye la ansiedad del bebé, pero puede ser contraproducente. Te ofrecemos algunos consejos para manejar esta situación en este artículo. Si detectas alguna anormalidad o si el bebé tiene algún malestar, no dudes en consultar con un profesional. De lo contrario, disfruta esta etapa. ¡Se pasará volando!