Actuar a tiempo ante las principales molestias que sufren los bebés

Gladys · 27 septiembre, 2015

 

En muchas oportunidades las madres tenemos que adivinar cómo se siente nuestro bebé o qué le está sucediendo, debido a que la única forma en la que exteriorizan lo que les pasa es el llanto.

Sin embargo, es cuestión de práctica y de que te des la oportunidad de ir conociendo a tu hijo para que puedas actuar a tiempo ante las principales molestias.

Durante el primer año de vida de un niño, suele ser inevitable que sufran ciertas incomodidades que resultan muy comunes. Por suerte, existen algunos métodos que las madres podemos emplear para detectar y curar cualquier molestia que lo aqueje.

Ante qué señales actuar

shutterstock_70923730

Independientemente de cuál sea la causa de la molestia, una madre jamás estará cómoda con la idea de que su bebé esté experimentando alguna sensación desagradable. Por esa misma razón, es importante conocer cada una de estas enfermedades para actuar de manera inmediata y preventiva sin tener que alarmarnos demasiado.

El estreñimiento, pañalitis, diarrea y resfriados son algunas de las afecciones más comunes en los bebés. Una vez que conozcamos algunos de sus síntomas podremos aliviarlos rápidamente.

Es importante mantener el control y la calma cuando nos enfrentamos a algún síntoma o situación “irregular”, ya que emocionalmente es posible que el bebé sienta nuestras preocupaciones.

Mantener una actitud calmada será útil para ambos, la madre podrá enfrentar con más naturalidad y practicidad las necesidades del bebé. sin que deje de sentirse protegido, consolado y atendido.

Estreñimiento infantil

La dificultad para ir al baño es muy común entre los recién nacidos e incluso durante el primer año de vida, no obstante es una situación que preocupa mucho a los padres debido al temor de que se convierta en un problema persistente y severo ocasionándole al bebé evacuaciones demasiado dolorosas.

Si se trata de un lactante, las madres debemos asegurarnos de ingerir una dieta balanceada que ayude al bebé a evacuar sin dificultades. Si por el contrario, el pequeño consume una dieta completa se debe velar porque sea balanceada y en caso de pasar 48 horas sin deposiciones, ofrecer alimentos ricos en fibras como papaya, yogurt, ciruela que ayudan a combatir el estreñimiento de forma natural.

El consumo de agua también es bastante  beneficioso, pues contribuye a que las heces no se endurezcan más de lo normal.  Así mismo, hay que vigilar la lactancia artificial, ya que puede que no esté asimilando la fórmula bien, en ese caso lo conveniente es consultar con el pediatra.

Molestias a causa de la pañalitis

shutterstock_172189103

La hinchazón, irritación y enrojecimiento de la piel son los síntomas de la pañalitis que afecta la piel de muchos pequeños, producto del constante roce en las zonas afectadas.

La piel del bebé suele ser más delicada por esa razón las madres deben estar al pendiente de los enrojecimientos en la zona genital. Los cambios adecuados y reiterativos del pañal evitarán la irritación.

Igualmente, los talcos suelen aplicarse para mantenerlos secos, sin embargo, esta opción no es del todo recomendada debido a que su uso en exceso puede ocasionar la obstrucción de los poros de la piel, opte por cremas contra la pañalitis solo cuando sea necesario su uso.

Tenga en cuenta que algunas marcas o tipos de pañales pueden causar alergias, de sospechar esta posibilidad debe suspender su uso y probar otras opciones.

Cólicos y diarrea

Las afecciones estomacales en algún momento afectan a la gran mayoría de los bebés. Muchas madres pasan noches angustiadas por el llanto de los niños a causa de los cólicos. Asimismo, la diarrea suele afectar con frecuencia a causa de virus que se encuentran en el ambiente o por la ingesta de ciertos alimentos.

En ese caso, debes tratar de determinar qué le causa dolor en el estómago a tu bebé o el motivo de las constantes evacuaciones. Uno de los elementos que te ayudarán a minimizar esta posibilidad es mantenerlo en un ambiente limpio en el que no tenga acceso a diversos elementos que pueda llevarse a la boca, contaminarse y sufrir de estos síntomas.

Resfriado común

El goteo nasal, la tos o el quebranto son los síntomas que ocasionan los resfriados comunes. Para combatirlo la higiene, una buena hidratación y consumo de alimentos ricos en vitamina C los mantendrá alejado de estas situaciones.

Las bajas temperaturas, la humedad y el polvo también pueden ser detonantes de resfriados. En tal sentido, debes tratar de mantenerlo a resguardo, al menos durante los primeros meses de vida, debido a que su sistema inmunológico no se encuentra completamente desarrollado para combatir enfermedades como estas y puede generar otras complicaciones de no andarle a tiempo.

Estas son las principales afecciones que molestan a los bebés, pero no desesperes, solo debes prestar atención a las diferentes señales que te da y actuar a tiempo, según el caso. Recuerda que se tratan de problemas comunes que solo requieren de un poco de atención para devolverme la comodidad a tu pequeño.