Ejercicios de meditación para niños

14 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Hablamos sobre algunos de los ejercicios de meditación para niños que los ayudarán a conciliar mejor el sueño mientras pasáis tiempo juntos.

Hoy en día, los niños están bombardeados con excesivas actividades, pantallas, mucha información… Sus vidas están ocupadas y, lo creas o no, los pequeños pueden experimentar estrés, por ello, los ejercicios de meditación para niños pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Una de las formas más típicas de que los padres adviertan signos de estrés, depresión o ansiedad es observando si su hijo tiene dificultades para conciliar el sueño. Otros signos de estrés en los niños incluyen dolores de cabeza, dolores de estómago e hiperactividad. Así, la meditación puede ser la solución.

Una forma muy eficaz de ayudar a los pequeños a afrontar y procesar el estrés es meditar. La meditación puede prevenir el estrés en los niños y ayudar a sanar a los que lo enfrentan.

También es una manera maravillosa de ayudar a los pequeños a desconectar y a relajarse después de un largo día, lo que los prepara para noches de sueño tranquilo.

No es necesario que tú mismo tengas experiencias con la meditación para poder ayudar a tu hijo a comenzar con esto. Por eso, aquí hay algunas formas de comenzar.

Ejercicios de meditación para niños

Madre e hijos haciendo yoga, uno de los ejercicios de meditación para niños.

Clases de yoga para niños

Si a tu hijo le gusta moverse, el yoga podría ser una buena forma de aprender los conceptos básicos de la meditación. En el mundo occidental, nuestra percepción es que el yoga es principalmente una fuente de ejercicio.

Sin embargo, su origen (hace miles de años) fue con fines de meditación. Y, ahora, la mayoría de las clases de yoga para niños también incluyen tiempo para relajarse y meditar.

Enseñar la atención plena en la escuela

Las prácticas de atención plena ofrecen a los pequeños herramientas para calmar sus cuerpos, relajar sus mentes y ayudarlos a lidiar con sus pensamientos.

Las meditaciones de atención plena, a menudo, se centran, principalmente, en la respiración: los niños aprenden a volver su atención a la respiración cuando sus pensamientos comienzan a divagar. Esto no solo ayuda a los chicos a relajarse, sino que también los ayuda a concentrarse mejor en la escuela.

Respiración profunda

La respiración profunda es una gran técnica para enseñarle a tu hijo. Respirar es natural para nosotros y nos ayuda a regularnos de muchas formas.Cuando un niño se pone nervioso, ansioso o estresado, la respiración profunda puede ayudarle a recuperar el equilibrio.

Al enseñarle la respiración profunda en casa, puedes ayudarle a recordar que debe utilizar esta técnica en los momentos difíciles del día.

Para empezar, tenéis que concentraros en vuestra respiración. Habla sobre las partes del cuerpo en las que puedes sentirla. ¿En la nariz? ¿La garganta? ¿El pecho? ¿En la barriga? Pídele que te lo cuente mientras respira.

Inhalad durante tres segundos, contened la respiración durante tres segundos más, exhalad durante otros tres segundos y haced una pausa de tres segundos más, hasta que comencéis de nuevo.

Cuando hayas practicado esta técnica durante un tiempo, puedes hacer que las secuencias sean cada vez más largas y la respiración más y más profunda. Esta técnica es muy buena tanto para adultos como para niños que no pueden conciliar el sueño. Cada vez que la mente divague (que lo hará) se puede volver a concentrar en contar y respirar.

Mantras en meditación

Puedes ensayar diciendo mantras con tu hijo. En este sentido, al repetir la misma oración que tanto tú como tu hijo consideráis importante, también puede ayudarle a meditar. Ensaya la oración y ajústala para que sea fácil de decir; haz que tu hijo la repita con los ojos cerrados.

Niño durmiendo tranquilo con luz tenue y música relajante.

Algunos ejemplos de mantras que funcionan son

  • Me encanta mi vida y la vida me corresponde.
  • Siempre soy amado y el amor me llega fácilmente.
  • Mi corazón está lleno de amor y me amo más que a nada.
  • Lo que no me conviene lo dejo marchar.
  • Estoy agradecido por…
  • El mundo es un lugar seguro y mi hogar, más.
  • Tengo todo lo que necesito y aprendo a cuidarme bien.
  • Mi cuerpo es sano y mi mente fuerte.

Ejercicios de meditación para niños a la hora de dormir

Las ejercicios de meditación a la hora de dormir son muy útiles para calmar el sistema nervioso y disminuir el nivel de hormonas del estrés del pequeño. En general, un niño puede meditar durante la cantidad de minutos equivalente a su edad. Sin embargo, si la meditación hace que tu hijo se relaje, puede durar más tiempo y facilitará la transición al sueño.

Para conseguirlo, tendrás que facilitar un ambiente tranquilo y pacífico en el dormitorio de tu hijo, con luz tenue, música suave e, incluso, aromaterapia. Tu pequeño aprenderá a relajar la mente y el cuerpo, y le resultará mucho más fácil conciliar el sueño y descansar.

Como ves, existen diferentes maneras de meditación y puedes escoger la que mejor se adapte a las necesidades y capacidades de tus hijos. ¿A qué esperas para ponerlas en práctica?

  • López González, L. (2015) Meditación para niños. Editorial: Plataforma actual.