Educación financiera para niños

Corina González 7 abril, 2018
Preparar a los chiquillos en cuanto a cómo sobrellevar los sobresaltos económicos existentes, así como a gestionar de manera divertida y efectiva el dinero desde pequeños será una gran herramienta para ellos en la adultez.

Hoy en día la economía está muy variante en todos sus niveles. Parece justo que en los hogares se les impartan algunas nociones de economía a los niños. Es lo que se podría llamar educación financiera para niños.

Si se ve desde un punto de vista práctico, la educación financiera para niños evitaría muchos problemas en el futuro. Solo se deben buscar las herramientas necesarias para impartir estos conocimientos de una manera divertida para que así el niño se sienta motivado con esta actividad.

En la etapa de la infancia es cuando se empiezan a formar los hábitos, por ende, es la época más idónea para que aprendan economía financiera.

Beneficios de la educación financiera para niños

La educación financiera en niños ayuda a que pierdan el temor al dinero, además les permite planificar mejor sus ahorros y pequeños gastos.

A medida que el niño ahorre y perciba las ventajas que esta acción trae consigo, se motivará a organizar sus gastos y a planificarse mejor.

La educación financiera para niños.

El papel de los padres en la formación financiera

El primer paso siempre es de los padres, asignándoles una mesada, alguna recompensa por algún trabajo, entre otros; junto a lo antes dicho enseñarles el habito del ahorro.

El esfuerzo por ganarse el dinero debe ser del niño, como padres tienen el deber de ayudar, pero siempre dejándole la mayor cuota de responsabilidad al infante.

Se debe estar claro acerca de cuáles tareas o actividades serán recompensadas monetariamente. Por ejemplo, las obligaciones del hogar, tener buen comportamiento o sus asignaciones escolares forman parte de sus deberes, por lo que no deben ser recompensadas con premios de ninguna especie.

Hay que darle al ahorro el valor que merece. Una de las funciones más importantes de la educación financiera para niños es entender lo que realmente significa ahorrar. Se debe tener un objetivo, así la motivación por ahorrar será mayor.

Educación financiera para niños mediante el juego

Uno de los métodos más efectivos de la enseñanza es el juego. En el caso de la educación financiera para niños, el juego de Monopoly sería el más adecuado.

En dicho juego, el niño comienza a comprar lugares, ahorra y razona sobre lo que necesita para ganar. Planea estrategias de manera individual y se divierte en el proceso.

Siempre es bueno realizar al chico preguntas sobre sus acciones tomadas o las que presume que hará. Por ejemplo, el por qué piensa que estará bien comprar esa casa, o si guarda el dinero para comprar algo después. Preguntas sencillas que lo ayuden con futuras ganancias.

El niño siempre debe tener en cuenta sus necesidades e intereses. El juego le ayudará a aclarar de manera astuta y responsable las decisiones a tomar.

Establecer objetivos y cumplirlos

El hecho de saber en qué se va a gastar el dinero es muy importante. Es fundamental que el niño tenga una noción más clara del destino que tienen sus ahorros. Los pequeños siempre quieren juguetes. Se puede usar este deseo como un objetivo para promover el ahorro.

La herramienta más utilizada para este método de ahorro es la alcancía. El niño cada vez que obtenga dinero lo deposita en dicho elemento y al llenarse logra materializar las compras deseadas.

Si se da el caso de que el dinero ahorrado no es suficiente para comprar lo que desea, se puede conversar con el pequeño y completarle, la idea con esto es que el niño sienta el apoyo de sus padres para así poder alcanzar las metas propuestas.

La educación financiera para niños.

Es realmente importante observar la conducta ahorrativa del niño e incentivar a no perder de vista las metas y objetivos propuestos. De esta manera se logra que el niño aprenda a ahorrar y a tomar buenas decisiones con respecto al dinero.

En muchos países uno de los aspectos más importantes de la educación financiera para niños es el crear conciencia sobre sus gastos y como administrarlos; lo cual en el futuro formará parte de su día a día como adultos.

Siempre es bueno aclararle al niño que todo tiene un costo, de allí viene la importancia del ahorro. Es sencillo inculcar esta idea mediante gastos pequeños los cuales el infante pueda y se sienta seguro de asumir.

Preparar a los niños a ser consumidores responsables, enseñarles el valor de gestionar de manera efectiva su dinero y formar buenos hábitos en ellos, ayudará a que sean adultos con una excelente responsabilidad financiera.

Te puede gustar