Pequeños consejos de economía doméstica con niños en casa

Mónica 21 marzo, 2017

Aunque la llegada de nuestro hijo nos llena de amor y alegría, nuestra cuenta corriente merma cada mes. Y mas si nuestro bebé tiene hermanitos…si estás en esta situación, no te preocupes. Aquí te enseñamos todo lo que debes saber de economía doméstica, cómo ahorrar sustancialmente mes a mes y algunos consejillos muy útiles.

Las mamás somos expertas en ahorrar dinero, siempre vamos buscando lo “bueno, bonito y barato” pero no vale solo con eso, el ahorro debe ser tangible, y más ahora que somos uno más en casa.

En la época en la que vivimos, tener un pequeño ahorro nos hará salir de muchos gastos imprevistos. Aunque no será fácil, con la subida de la luz, la gasolina, el gas… cada vez es más complicado ahorrar.

Aunque la mayoría de los españoles afirman que han conseguido ahorrar, teniendo un presupuesto mas ajustado para: las vacaciones, las salidas nocturnas, las comidas fuera de casa y la compra impulsiva de ropa y complementos. Son buenos consejos, pero nuestra economía doméstica debe ir un poco más lejos…

Gestor de economía doméstica

Actualmente existen en la red aplicaciones que nos permiten  gestionar nuestra economía, te ofrecen la posibilidad de notificar cuando hay algún movimiento en la cuenta bancaria, y ser consciente de tus gastos.

Otra manera mucho mas sencilla es una excel bien elaborada, en la cual registras todos tus movimientos económicos. Con este sencillo método eres consciente de tus gastos diarios, facturas mensuales e ingresos.

Teniendo claro qué hemos comprado cada día, cuánto hemos pagado cada mes, qué gastos fijos y variables tenemos, cuáles son nuestros ingresos, y  lo más importante: ¿cuánto dinero nos queda disponible a fin de mes? Podremos organizar nuestra economía a corto y largo plazo, y saber emplear el dinero.

Economía1

 

Cómo podemos ahorrar…

Revisa tus contratos y sus tarifas

Tienes que revisar tus contratos con las diferentes compañías, consumos como la luz, el agua y el telefóno son necesarios, pero puedes ahorrar mucho dinero si hay otra compañía que te ofrece el mismo servicio a un mejor precio.

No obstante para reducir el gasto en la factura de la luz  puedes contratar “la tarifa de discriminación horaria” que es más barata a según qué horas, además de desconectar de la luz aquellos electrodomésticos a los que no demos un uso cotidiano.

La lavadora y el lavavajillas son los electrodomésticos que más agua consumen, por eso, cada vez que hagamos uso de ellos es importante que estén llenos para evitar hacer varios usos, ya que además de llevar más tiempo, aumentan la cantidad de agua utilizada.

La cesta de la compra: Haz una compra inteligente

Todos sabemos que si vamos al supermercado con hambre, siempre meteremos en el carro más productos extras. Por eso es importante ir con la tripa llena, llevar una la lista de la compra y no salirse de ella. En esta lista también podemos incluir algunos caprichitos…

Otra cosa importante es planificar los menús de la semana, aparte de ahorrar porque así sólo compramos lo que necesitamos, también  se puede controlar mucho mejor la dieta procurando que sea variada.

Para planificar los menús semanales tenemos que revisar antes la despensa y el frigorífico, para controlar las fechas de caducidad. Comprar siempre productos de temporada que son siempre considerablemente más baratos y muy importante, tener un presupuesto económico semanal destinado a la cesta de la compra.

Dónde comprar ropa

Comprar ropa es uno de nuestros gastos más frecuentes en nuestra economía doméstica, sobre todo si en nuestra familia hay niños que crecen sin parar. Si tenemos varios niños en casa, es muy importante guardar la ropa que ya no usen limpia y ordenada por tallas, heredar ropa de un hermano a otro es el mayor ahorro que puedes hacer.

Pero cuando hay que comprar ropa no siempre tiene porqué ser caro, para ello están los outlets, una solución para ayudarnos ahorrar. En las grandes ciudades existen centros comerciales que son outlets en sí mismos, es como ir a un centro comercial que vive eternamente en rebajas. Son la mejor opción ya que es ropa de marca a precios ridículos.

 

Nuestros consejillos…

Nuestro armario

Antes de salir a comprar ropa merece la pena pasar la tarde anterior revisando las prendas de ropa que tenemos. Hay veces que de una temporada para otra, no recordamos lo que habíamos comprado el año anterior y comprar algo parecido este año puede ser un error.

También lo podemos aplicar a la despensa de casa, para hacer la lista de la compra y pensar en el menú semanal debemos partir de los productos que ya tenemos en casa o vayan a caducar próximamente.

Los cupones de descuento

Guarda todos los cupones de descuento que tengas y llevalos siempre en el bolso. Hay cupones de descuento para ahorrar algunos euros en la cesta de la compra, en comercios ciando llegas a un mínimo gastado al mes. para comprar ropa por ser socio, para ir a parques temáticos…

Formato XL

Los formatos grandes traen mucha mas cantidad del mismo producto a un menor precio. Compra siempre este tipo de productos si tienes espacio en casa y el producto es no perecedero como por ejemplo: detergente, aceite, papel higiénico.

Esta misma opción nos vale para las promociones 3×2 que ofrecen las grandes superficies.

Periodo de rebajas

Compra en rebajas para otra temporada. Normalmente cuando las rebajas están a buen precio son casi al final, lo que se conoce como “las rebajas rebajadas”; este es el momento de encontrar artículos casi al 70% .

En este momento normalmente, ya estamos casi a finales de invierno o de verano, y la ropa que puedas comprar casi no le vas a dar uso. En cambio, si por ejemplo estamos a finales de verano y compras ropa para el siguiente verano, le sacarás mucho más partido.

Hacer esto es ideal para comprar ropa para tus hijos, tan solo tienes que calcular la talla que tendrán dentro de un año (que normalmente será una más de la que usen en ese momento) y guardarla en el armario para el año siguiente.

El mercadillo

Ir al mercadillo de la ciudad donde vives puede ser muy interesante. Además de vivir el ambiente y pasar un rato distendido, puedes ahorrar mucho dinero.

Allí suelen vender frutas y verduras de los agricultores de la zona a muy buen precio, así como libros, ropa, calzado, etc.

Si tienes paciencia podrás hacerte con algún puesto que suele tener ropa o calzado de algún comercio que ha cerrado su negocio recientemente y le ha vendido la mercancía, o simplemente que compran directamente de la fábrica. Tan solo hay que ir con paciencia, saber comprar y siempre tener un presupuesto cerrado antes de salir de casa.

El último consejo…

Debemos recordar aquello que decían nuestras abuelas:” Hay que guardar cuando se tiene para cuando no se tiene“.

Te puede gustar