A qué edad dejo a mi niño que entre en las redes sociales

Pedro 29 octubre, 2016

La mayoría de padres actuales nacieron en la época previa a internet. Sus redes sociales eran bajar a a la calle a jugar con los amigos. Y poco a poco la tecnología se ha ido introduciendo en sus vidas hasta convertirse en imprescindible. Hoy no se concibe un mundo sin móviles, ordenadores e internet y los chicos que ya han nacido en esta era tecnológica lo dominan como si lo llevaran en los genes. Por eso es inevitable que nos preguntemos a qué edad dejar al niño que entre en las redes sociales.

Tal y como decíamos, los niños y adolescentes han nacido en la era de la tecnología. Desde muy pequeños manejan los móviles casi mejor que sus padres. Internet es la fuente donde todo se consulta, desde un vídeo que les gusta hasta información para un trabajo del colegio. Todo esto desemboca irremediablemente en las redes sociales.

Que si tal amigo está, que si hay un grupo que le interesa, que si todos los amigos se comunican y organizan planes, que si las fotos de tal evento, etc. Al final llegará un momento en que el niño, bien a través de vosotros o bien de manera independiente, quiera acceder a las redes sociales.

Esto es algo que normalmente genera cierto temor o al menos desconfianza en los progenitores. Además de considerar las ventajas y los inconvenientes que ello conlleva, nos surgirán ciertas dudas que vamos a comentar.

La principal duda es a qué edad dejo a mi niño que entre en las redes sociales

Ante todo nos vamos a fijar en lo que establece la ley al respecto: el real decreto 1720/2007, de fecha veintiuno de diciembre que regula el Reglamento que regula la Ley de protección de datos de carácter personal. En su artículo 13 queda establecida la edad de 14 años y el consentimiento expreso por parte del mismo como requisitos jurídicos imprescindibles para el tratamiento de sus datos. Lo que equivale a que desde los 14 años ya se puede acceder a las redes sociales.

child-785661_960_720

Aunque como menor que es, puesto que a la mayoría de edad en España no se accede hasta los 18 años, está especialmente protegido y así lo regula la Ley 1/1996, de fecha 15 de enero, de protección jurídica del menor. En el artículo 4 se encarga de regular los derechos del menor al honor, a la intimidad y a la propia imagen. Esta ley, además de dotar de medidas especiales la protección de los menores, también designa como responsables y protectores a los padres o tutores, junto a los poderes públicos.

De este modo, como queda fijado legalmente, los menores de 14 años no pueden acceder a las redes sociales, a no ser que falsifiquen sus datos.

Pero aunque tenga la edad requerida, que es la edad que se entiende en la que ya tiene conocimiento para moverse por las redes sociales bajo la supervisión de los padres o tutores, en realidad sabemos que estos chicos todavía no están lo suficientemente desarrollados para distinguir perfiles falsos y sospechosos, ni para no admitir a desconocidos, ni para ver cierta publicidad no indicada para ellos.

Por este motivo, independientemente de lo que lo fije la ley o no, lo más indicado es educar a nuestros hijos en el uso de las nuevas tecnologías. Explicándole y mostrándole como manejarlas. De este modo, no hará falta que hagamos de policías, puesto que ellos desarrollarán la confianza necesaria respecto a sus padres para enseñarles lo que publican y quienes son sus contactos.

movil_noche_n-672xXx80

Recomendaciones para el uso de redes sociales en el niño

Las recomendaciones básicas al respecto son las mismas al fin y al cabo que para los adultos. Lo primero, no aceptar a contactos que no sean conocidos. En este caso, solamente añadir adultos que sean totalmente de confianza.

Otro dato importante es no publicar fotos en las que se pueda situar al menor, como la de la residencia, habitual o de vacaciones, el colegio, los lugares de actividades extraescolares, etc.

No publicar rutinas ni horarios, ni lugares a los que se va. Tampoco fotos que puedan resultar atractivas. El adulto ha de estar muy pendiente de con qué personas chatean y qué páginas visitan.

Y por último, recordarte que internet y las redes sociales son una herramienta muy útil que el menor puede utilizar siempre bajo la correcta supervisión de los progenitores y con la base de una buena educación al respecto y la confianza del pequeño hacia los padres.

Te puede gustar