Beneficios de las vacaciones en el pueblo

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz Martín
· 28 abril, 2019
Las vacaciones son un buen momento para viajar y visitar lugares, pero también para volver a nuestros orígenes y permitirnos disfrutar de una vida más libre y natural.

Cuando llegan las vacaciones escolares, los niños saltan de emoción y los padres se preguntan con qué llenar su tiempo libre. Son muchas y variadas las opciones disponibles en las que emplear estos días. Pero hoy te vamos a contar por qué las vacaciones en el pueblo son una de las mejores alternativas para tus hijos.

Importancia de las vacaciones

El descanso y la desconexión que suponen las vacaciones tiene importantes efectos en la salud, tanto física como emocional. Especialmente en la era en la que estamos viviendo, en la que a los niños se les exige ser brillantes y se les impone una especie de «agendas de ejecutivos», es imprescindible devolverles su capacidad de ser niños.

Las vacaciones son ese momento en el que pueden pasar tiempo con sus padres, reecontrarse con familiares y amigos, estar en contacto con la naturaleza, o simplemente disfrutar del juego libre y el tiempo a solas.

Durante las vacaciones, las rutinas cambian y se realizan actividades nuevas y diferentes. Esto ayuda a los niños a desarrollar su habilidad para adaptarse a situaciones cambiantes.Beneficios de las vacaciones en el pueblo.

Pero también los beneficia a la hora de desarrollar sus gustos y su propia personalidad. En vacaciones pueden experimentar y decidir qué actividades les gustan más y cuáles menos.

Además, los periodos vacacionales generan una gran emoción en los niños, por lo que sería adecuado incluirles en la planificación previa de las vacaciones.

¿Qué tipo de vacaciones son las más adecuadas?

Ante la diversidad de planes a los que podemos optar hoy en día para invertir nuestro tiempo libre, es normal que a los padres les surja la duda de qué tipo de vacaciones serán las más beneficiosas para sus hijos.

Es común que muchos padres caigan en el intento de proporcionar a sus pequeños las oportunidades y experiencias que ellos no pudieron vivir. En este caso, los progenitores tratarán de planear viajes lejanos a culturas diversas y con idiomas diferentes. Desearán cultivar la inteligencia de sus niños mediante rutas urbanas o visitas a museos.

Sin embargo, y aunque en la variedad está el gusto, es importante no olvidar las grandes ventajas que ofrecen unas vacaciones tradicionales en el pueblo.

Beneficios de las vacaciones en el pueblo

  • Vida sencilla y relajada. En los pueblos no hay prisas, estrés ni masificación. No hay horarios preestablecidos ni nada planificado. El tiempo se puede dedicar a actividades sencillas y se puede organizar en función de las apetencias en cada momento. Incluso no hacer nada o dormir una agradable siesta son planes de lo más saludables.
  • Contacto con la naturaleza. El medio rural permite olvidarse del ruido del tráfico y de la contaminación. Adentrarnos en el campo y respirar aire puro es realmente beneficioso para la salud y nos ayuda a sentirnos mejor, pues liberamos hormonas de la felicidad.
  • Los niños son más libres. Al contrario que la ciudad, el pueblo es un entorno generalmente seguro en el cual los niños pueden moverse más libremente. Es común que se formen pandillas de amigos y se dedique el tiempo a recorrer las calles del pueblo o los caminos del campo, sin la constante supervisión de un adulto. Esto fomenta el desarrollo de una personalidad propia en los pequeños.
  • Hábitos de vida más saludables. En el pueblo la comida es más natural, el aire más limpio y las actividades más sanas. Es un ambiente propicio para llevar una vida activa físicamente, así como para alejarse de las tecnologías y dedicar tu tiempo a la interacción social.Beneficios de las vacaciones en el pueblo.

Otros beneficios de las vacaciones en el pueblo

  • Calor humano. El anonimato es prácticamente inexistente. En un pueblo todo el mundo te conoce, te saluda y se para a charlar contigo. Además, las personas tienen una mayor predisposición a ayudar y a estar disponibles para sus vecinos. Es una especie de gran familia con la que sabes que siempre podrás contar en caso de necesitarlo.
  • Juego libre. Los niños en los pueblos se entretienen de mil formas diferentes. Desarrollan su creatividad, sus intereses y su capacidad de solución de problemas.
  • Sentimiento de familiaridad. El veranear o pasar las vacaciones siempre en el mismo lugar genera una regularidad que a los niños les resulta agradable. Volver a lugares conocidos les hace sentir seguros y les permite desarrollar lazos de amistad que perdurarán en su memoria como gratos recuerdos.
Sánchez, E. (2017, 11 mayo). Sumergirnos en la naturaleza produce fascinantes cambios cerebrales. Recuperado de: https://lamenteesmaravillosa.com/los-fascinantes-cambios-cerebrales-cuando-subes-una-colina/ Lemos Rodríguez, R. (2017, 16 agosto). El lujo de estar en silencio. Recuperado de: https://lamenteesmaravillosa.com/el-lujo-de-estar-en-silencio/