Beneficios de las salidas al campo con niños

Óscar Dorado · 4 julio, 2018
Los cambios en las sociedades actuales están afectando las experiencias de la infancia. El tiempo para el juego al aire libre está disminuyendo, lo que contribuye a estilos de vida más sedentarios, desconectados del mundo natural.

Las salidas al campo con niños representan una perfecta oportunidad para ayudar a los pequeños a explorar con confianza y hacerse preguntas que den sentido al mundo que les rodea.

Asimismo, las salidas al campo pueden ser una forma de alentar y promover la participación de los padres o de los miembros de la familia extendida. También representan un medio fantástico para que niños y adultos aprendan uno al lado del otro y hagan descubrimientos juntos.

Del mismo modo, las excursiones en entornos naturales son una forma emocionante para que los niños se sumerjan en la educación. El mundo, de repente, tiene más sentido cuando se conectan las lecciones en el aula con experiencias de la vida real.

Desgraciadamente, la mayoría de niños de hoy en día pasan mucho tiempo llevando a cabo actividades estructuradas y con dispositivos electrónicos. Así,dejan poco tiempo para el juego no estructurado en la naturaleza.

Sin embargo, el aprendizaje y el desarrollo de los niños se mejoran mediante la interacción directa. Por ello, las salidas al campo aportan innumerables beneficios y proporcionan a los niños un método para aprender sobre el mundo que les rodea.

Beneficios de las salidas al campo con niños

Estos son los beneficios más destacados de las salidas al campo con niños. ¡Toma nota!

1. Sacan lo mejor del niño

Sin ninguna duda, las rutinas limitan el potencial de un niño. Por el contrario, las salidas al campo con niños permiten sacar el máximo potencial de los pequeños, ya que el hecho de estar en la naturaleza mantiene su mente fresca.

Esto significa que el niño se expone a diversas situaciones en las que se ve obligado a aprender y adaptarse mejor a las condiciones. Por ejemplo, el hecho de jugar en un entorno con superficies desiguales, ayuda a perfeccionar las habilidades de coordinación y equilibrio.

Ciertamente, el juego al aire libre es mucho mejor para los niños que en el interior, ya que fomenta actividades como escalar, saltar o correr. De hecho, los expertos reconocen el papel de la naturaleza en la mejora de la salud mental de los niños. Según los estudios, ensuciarse un poco al aire libre ayuda a los niños a llevar vidas más felices y saludables.

Practicar actividades al aire libre en familia ayuda a afianzar aprendizajes varios.

Entre otras cosas, esto se debe a que cuando permitimos que los niños jueguen en un entorno natural, no solo pueden explorar las maravillas que les rodean, sino que también se exponen a bacterias, parásitos y virus saludables, que inevitablemente crearán un sistema inmunitario mucho más fuerte.

2. Reducir el estrés

Las salidas al campo provocan que los niños se sientan bien. Opuestamente a lo que pasa en los espacios interiores, el campo ofrece libertad de movimientos a la hora de explorar.

Además, el hecho de estar en la naturaleza, rodeados de espacios verdes y vistas naturales, ayuda a los pequeños a relajarse y reducir sus niveles de estrés. El campo les permite eliminar el estrés y se convierte en un refugio para los niños, ideal para romper con las presiones de la escuela, la familia y las demandas sociales.

“Una de las cosas más afortunadas que te pueden suceder en la vida es tener una infancia feliz”
–Agatha Christie–

3. Mejoran las habilidades sociales

Las salidas al campo con niños son una perfecta oportunidad para interactuar con otros niños de su edad, además de permitirles romper con la rutina. En la naturaleza, pueden ayudarse unos a otros, compartir el aprendizaje y resolver problemas juntos.

Sin una pantalla, videojuego o móvil para esconderse detrás, los niños interactúan con las personas que tienen a su alrededor. La libertad que proviene del tiempo de juego no estructurado al aire libre les enseña a los niños a colaborar, hacer amigos y crear nuevos juegos para practicar conjuntamente. Del mismo modo, las habilidades sociales aumentan significativamente.

Las salidas al campo con niños pueden ser un excelente plan familiar.

4. Creatividad

El campo proporciona muchos materiales naturales para que los niños los usen en su juego: palos, piedras, hojas, barro, arena, agua y mucho más. De hecho, la imaginación de un niño no tiene límites con todas las posibilidades que presentan estos materiales.

Ciertamente, los niños son más creativos cuando están expuestos a la naturaleza, ya que pueden usar todos sus sentidos, incluida su imaginación, mediante juegos más creativos. La creatividad en los niños puede disminuir o limitarse en entornos multimedia y tecnológicos.

El campo provoca que los niños estén más alerta, mejoren en el uso de sus cuerpos y sean más propensos a crear sus propios juegos. Esto puede deberse a que hay más objetos sin usos específicos en la naturaleza para que los niños puedan hacer el uso que deseen.

Para acabar, recuerda que los beneficios de las salidas al campo con niños son innumerables. La naturaleza puede aumentar la creatividad, además de ayudar al niño a conocerse mejor. Además, es una forma para que los miembros de la familia pasen tiempo juntos.