Ecolalia: ¿qué es y cómo actuar frente a ella?

La ecolalia es un trastorno del lenguaje que hace que el niño repita palabras y hasta conversaciones de mánera involuntaria y fuera de contexto. No tiene cura, pero sí tratamiento y los síntomas se reducen hasta la comunicación funcional.
Ecolalia: ¿qué es y cómo actuar frente a ella?

Última actualización: 27 julio, 2022

¿Alguna vez escuchaste hablar de la ecolalia? Se trata de una perturbación del lenguaje de la que muy poco se sabe. En este caso, el pequeño que la padece tiende a repetir involuntariamente una palabra o frase proferida por un tercero.

Este trastorno en el habla del menor se produce a modo de eco y se caracteriza por la repetición semiautomática y compulsiva. Asimismo, estos menores suelen incluso imitar la entonación original del interlocutor. Ahora bien, cabe preguntarse cómo actuar frente a ella. ¡Descúbrelo aquí!

Causas de la ecolalia

La ecolalia es un síntoma de trastornos como al autismo o la afasia. Sus causas son

  • Orgánicas debido a lesiones en los sistemas u órganos que intervienen en la expresión y la producción del lenguaje.
  • Hereditarias.
  • Congénitas, por un fármaco o rubéola en el embarazo.
  • Perinatales sucedidas en el momento del parto.
  • Postnatales, por ejemplo, por prematuridad.
  • Funcional, por el funcionamiento patológico de los órganos del lenguaje.
  • Endocrinas, cuando afectan el desarrollo psicomotor del niño y en consecuencia el lenguaje.
  • Ambientales derivadas del entorno familiar, social y cultural del niño perturba el lenguaje.
  • Psicosomáticas, si el pensamiento deriva en producción anómala de lenguaje oral y en general, en desórdenes en las palabras.


Tipos de ecolalia

Existen varios tipos de Ecolalia. Es posible discernir diversas clasificaciones de acuerdo al aspecto que se considere. Así, los especialistas distinguen la tipología de esta perturbación del lenguaje tras atender el tiempo que transcurre entre la emisión original y el eco, la forma de la repetición y su intención comunicativa.

Clasificación basada en el tiempo que demora en propagar el eco

  • Ecolalia inmediata. La repetición de las emisiones originales se produce cuando éstas acaban de ser producidas.
  • Ecolalia demorada. El eco tiene lugar luego de haber pasado un lapso determinado de tiempo. Pueden ser minutos, horas e incluso semanas completas.

De acuerdo a su intención comunicacional

  • Eco funcional. En este caso el niño manifiesta una intención comunicativa o informativa.
  • Eco no funcional. Este tipo de Ecolalia carece de un fin comunicacional. Por ello, se la considera autoestimulatoria.

Tipología en base a la comparación de la forma de la frase original y el eco

  • Eco exacto. El modelo original y el repetido son completamente idénticos e iguales.
  • Eco reducido. Solo una fracción de la versión primaria se reproduce fielmente. Por lo general es la última parte.
  • Eco ampliado. En este caso, si bien se introducen determinadas modificaciones, no se perciben modificaciones en la estructura global de la enunciación.
  • Eco mitigado. Aquí tienen lugar alteraciones de la proposición modelo. Ello denota competencias creativas para reordenar la estructura general.

¿Cómo tratar la ecolalia?

Aunque la ecolalia no tiene cura, se pueden reducir sus síntomas. Ahora bien, la complejidad de este tipo de trastorno infantil reside en el tratamiento. Pues el mismo se reduce al tipo de patología que se trate.

Para ello, es fundamental establecer la clasificación permanente y, una vez hecha, determinar el modo de intervenir.

Tratamiento para la ecolalia demorada funcional

La idea de esta intervención consiste en sacar provecho del eco demorado, siempre y cuando tenga cierta funcionalidad comunicativa. Así, el objetivo último es brindar modelos verbales que sirvan al pequeño para cumplir sus propósitos.

Por supuesto, la alternativa ofrecida al menor debe ajustarse al nivel del desarrollo del mismo. Paralelamente, se busca que la alternativa al eco suponga una mayor precisión comunicativa o informativa. La idea es entonces maximizar toda emisión.

El trabajo plantea un trabajo progresivo con altas dosis de paciencia. En cada etapa, se comienza a aumentar el nivel de complejidad de las proposiciones. Una vez que el niño logra el cometido en el ejercicio, se habilita una acción que funciona a modo de reacción a su proposición correctamente elaborada.

Intervención en la ecolalia inmediata

En este tipo de trabajo, el terapeuta intentará someter la ecolalia a una serie de estímulos discriminativos. Pues la idea es que el niño comprenda, detecte y determine en qué ocasiones resulta pertinente permitir esta emisión involuntaria.

Para ello, resulta vital que el menor aprenda a distinguir aquello que conviene repetir de lo que carece de sentido. Es así como se enseña al pequeño a repetir solo cuando se le solicita expresamente. En este caso, los especialistas bien pueden apelar a distintos métodos de trabajo.

Procedimiento en ecolalias no funcionales

Aquí se plantea un conflicto. Pues al tratarse de una perturbación no funcional, implica cierto impedimento en el desarrollo lingüístico. En consecuencia, se torna en una verdadera traba comunicacional para la criatura que la padece.

Por ende, el especialista intentará en este caso eliminar de manera total la ecolalia infantil. Para tales fines, una de las estrategias más efectivas conlleva explicarle al niño que este tipo de ecos no son convenientes en contextos específicos.

Sin embargo, en este tipo de patología puede llegar a emplearse una serie de técnicas conductuales que pueden ser múltiples. Desde esta perspectiva, se presentan el autoregistro, reforzamiento de conductas incompatibles, tiempo fuera, entre otros.



Algunas estrategias parar ayudar al niño con ecolalia

En primer lugar, la forma que empleemos para comunicarnos con el niño debe ser en cuanto al idioma, consistente, con un vocabulario limitado y una voz calmada. Con gestos y expresiones faciales simples. En ese sentido debemos ser expresivos y directos, y las instrucciones muy detalladas y sin usar diminutivos.

Los giros del humor no serán comprensibles, así mismo, el sarcasmo o las metáforas tendrán que ser explicadas. Mucho lo ayudaremos creando situaciones de comunicación con conversaciones que tengan principio, desarrollo y final.

Al usar preguntas, que estas propicien respuestas de “sí” o “no” y démosle tiempo para responder.

Con los estímulos adecuados, lograría aumentar tanto el vocabulario como las posibilidades de imitación. Ayudaría pasar de la comunicación verbal y el uso de estrategias alternativas a los gráficos, dibujos y colores llamativos. El punto es lograr captar el mayor tiempo posible de atención e interacción.

El uso de pictogramas, con su caracter de elementabilidad visual, es una herramienta diseñada para transmitir significados claros y simples, con significados universales, culturales y sociales.

Comprensión y paciencia

Los padres del niño con ecolalia ameritan de paciencia y dedicación, pues los cambios que se busquen ocurrirán lentamente. Buscar apoyo y compartir experiencias con otros padres siempre será muy positivo.

Como también, no comparar al hijo con otros niños, sobre todo porque cada caso es particular. Escuchar con amplitud, evaluar opciones y ser objetivos, es la mejor manera de actuar, y no tomar decisiones de manera impulsiva.

Guardar la calma con un tema complejo y que ahora toca tan de cerca, exige estudiar con amor y con los pies bien puestos sobre la tierra. Muchas serán las opiniones, escucha, valora, observa y hazle seguimiento con la ayuda de profesionales.

Te podría interesar...
¿Cómo detectar trastornos del lenguaje en el niño?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Cómo detectar trastornos del lenguaje en el niño?

Los trastornos del lenguaje en el niño se pueden presentar en el retraso del lenguaje o del habla, generando inconvenientes para comunicarse. Los h...