El trastorno específico del lenguaje en niños

27 Noviembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
Muchas personas desconocen qué implicaciones tiene en los niños la presencia de un trastorno específico del lenguaje. En este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre este tema.
 

El trastorno específico del lenguaje, también denominado TEL, es un trastorno del neurodesarrollo que afecta, principalmente, a la adquisición y desarrollo del lenguaje oral. Pero, además, implica otros muchos problemas relacionados con las capacidades lingüísticas o con otras áreas del aprendizaje.

Según la logopeda Mónica Vilameá Pérez, este grave trastorno, tiene una prevalencia del 2 al 7 % de los niños, por lo que son muchos los pequeños que presentan dicha problemática. Estos, la mayoría de las veces, se sienten incomprendidos debido a que gran parte de la población desconoce cuáles son las características del TEL.

“Nos referimos al TEL como un trastorno invisible porque, en muchos casos, sobre todo si no se acompaña de otras alteraciones más llamativas, el problema no se identifica hasta que las demandas lingüísticas, académicas y sociales son lo suficientemente alarmantes como para requerir unos recursos lingüísticos no disponibles”.

-Elvira Mendoza Lara-

Niña trabajando con su logopeda debido al trastorno específico del lenguaje que sufre.

El trastorno específico del lenguaje en niños

Los niños diagnosticados con trastorno específico del lenguaje (TEL) tienen afectadas una o varias de las siguientes áreas:

 
  • Comprensión del lenguaje.
  • Expresión del lenguaje.
  • Aprendizaje del lenguaje.

Cabe aclarar que los pequeños que muestran estas afectaciones no tienen ningún tipo de dificultad auditiva, cognitiva, motora, emocional, sensorial o neurológica. Además, pueden llegar a presentar:

  • Dificultades en la adquisición de la lectura y la escritura. 
  • Dificultades en el cálculo matemático y la resolución de problemas.
  • Problemas de atención y concentración.
  • Cierto grado de hiperactividad.
  • Problemas de habilidades sociales. 
  • Problemas de conducta (disruptivos o negativistas desafiantes).
  • Dificultades en la utilización de la memoria de trabajo.

Por tanto, se puede decir que el trastorno específico del lenguaje conlleva múltiples problemas escolares. Afortunadamente, una buena intervención logopédica permite solventar las posibles dificultades y limitaciones relacionadas con el desarrollo y el aprendizaje. Lo ideal es comenzar dicha intervención cuando el pequeño tiene unos 2 o 3 años.

De esta forma, se obtiene un mejor pronóstico, pero para ello hay que establecer un diagnóstico de sospecha. Por lo que es importante conocer las señales de alerta que permiten realizar una detección temprana.

“Los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo”.

-Ludwig Wittgenstein-

Detección temprana del trastorno específico del lenguaje en niños

Las primeras manifestaciones, en los posibles casos de TEL, empiezan a los 2 años, observándose las siguientes señales de alarma:

  • Vocabulario de menos de 50 palabras.
 
  • Dislalias: dificultades para articular y pronunciar las palabras.
  • Incapacidad para formar frases estructuradas.
  • Dificultades para utilizar el juego simbólico.
  • Tendencia a experimentar pataletas debido a los problemas de expresión contando con un vocabulario limitado.

Asimismo, a los 3 o 5 años también se pueden observar manifestaciones, como:

  • Errores en la pronunciación de fonemas.
  • Habla ininteligible (habla de manera que no se entiende).
  • Mutismo (dejar de hablar).
  • Errores semánticos.
  • Errores pragmáticos.
  • Dificultades sociales: mejor relación con adultos que con otros niños.
  • Torpeza motora. 
  • Problemas para seguir órdenes e instrucciones. 
  • Escritura especular o en espejo.
  • Dificultades para seguir series y secuencias.
  • Dificultades para entender el concepto de cantidad.
  • Inmadurez en los conocimientos del propio cuerpo.
    Niño con trastorno específico del lenguaje trabajando con el logopeda.

“La identificación temprana de los trastornos de aprendizaje y trastorno del lenguaje es esencial para iniciar un tratamiento precoz que permita una buena adaptación al medio escolar e impida alteraciones en el rendimiento académico o secuelas emocionales que condicionan el pronóstico y la efectividad del tratamiento”.

-Francisco Javier Garrido Torrecillas y otros-

 

¿Qué debo hacer si observo varias de las señales de alarma?

Si, como madre, padre o docente, detectas algunas de estas señales, es importante acudir inmediatamente al pediatra, quien, seguramente, derive al niño al neurólogo y al fonoaudiólogo, para que realicen las valoraciones pertinentes y, así, poder elaborar, si es conveniente, un diagnóstico de TEL.

En este sentido, hay que tener en cuanta que el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5) excluye el trastorno específico del lenguaje como categoría diagnóstica, por lo que, actualmente, en los informes de diagnóstico dicho trastorno aparece dentro del grupo de trastornos del lenguaje.  

 
  • Garrido-Torrecillas, F. J. (2014). Programa de Salud Infantil y Adolescente de Andalucía: Actividades de intervención y cribado universales detección precoz de trastornos del lenguaje y del aprendizaje. Junta de Andalucía: Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
  • Mendoza-Lara, E. (2016). Trastorno específico del lenguaje (TEL). Madrid: Ediciones Pirámide.
  • Vilameá, M. (2014). Trastorno Específico del Lenguaje, guía para la intervención en el ámbito educativo. España: Asociación TEL Galicia.