3 dudas frecuentes sobre la alimentación de los bebés

Sobre la alimentación de los bebés surge una serie de dudas frecuentes que vale la pena conocer para evitar cometer errores que puedan condicionar el desarrollo.
3 dudas frecuentes sobre la alimentación de los bebés
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 13 septiembre, 2022

La alimentación en los bebés puede generar una serie de dudas para las madres primerizas. Y es que las necesidades nutricionales de los más pequeños son diferentes y varían a medida que cumplen meses. En esta etapa, es clave ofrecer una buena pauta dietética para lograr así un óptimo desarrollo y crecimiento, lo que evitará también alteraciones de salud en un futuro.

Antes de comenzar, es importante comentar que hasta los 6 meses de vida lo mejor es la lactancia materna exclusiva. De no ser así, se puede recurrir a algún producto de fórmula, pero siempre se debe observar bien el etiquetado. Ten en cuenta que existen leches que concentran demasiados azúcares añadidos en su interior, lo que no sería nada bueno.

Estas son algunas dudas frecuentes en la alimentación de los bebés

A continuación, te vamos a mostrar las dudas más frecuentes respecto de la alimentación en los bebés. Ten en cuenta que existe una serie de guías de introducción de los diferentes comestibles en la dieta complementaria que es importante respetar. De lo contrario, se podría experimentar un mayor número de alergias con el paso de los años.

Cuando se acude a los productos de fórmula para la alimentación del bebé, se puede optar por las que cuentan con proteínas hidrolizadas.

1. ¿Cuándo se debe iniciar la alimentación complementaria?

Como hemos comentado, hasta los 6 meses de vida lo mejor es optar por la lactancia materna exclusiva. Esto genera una serie de beneficios sobre la salud futura que han sido ampliamente evidenciados. De hecho, la leche materna no solo aporta nutrientes, sino también compuestos bioactivos que estimulan el funcionamiento del sistema inmune. Además, pueden proteger al pequeño frente al desarrollo de infecciones y de patologías complejas. De no ser posible ofrecer el pecho, estas son las otras opciones:

  • Recurrir a los bancos de leche. De este modo, no se pierden los beneficios comentados anteriormente.
  • Optar por la alimentación a base de productos de fórmula. Esta debe ser la última opción. En caso de apelar a ellos, existen alternativas para todos los gustos en el mercado. Incluso, hay opciones con proteínas hidrolizadas para quienes presentan limitaciones a nivel digestivo.

2. ¿Es mejor ofrecer papillas o alimentos enteros?

En los últimos años, se puso de moda la práctica del Baby Led Weaning. Este método consiste en ofrecerle alimentos enteros al bebé mayor de 6 meses bajo cierta supervisión, para que los maneje y los consuma a su gusto. Así, el niño se familiariza con los mismos y con sus características organolépticas, lo que evitará rechazos en un futuro.

Desde el punto de vista nutricional, esto no aporta demasiados beneficios en el momento. Ahora bien, es clave conseguir mantener una dieta variada con el paso de los años, así que si el mecanismo repercute positivamente sobre la adherencia será positivo. Por ejemplo, los alimentos vegetales suelen generar rechazo entre los niños. Sin embargo, concentran en su interior antioxidantes que se han relacionado con un menor riesgo de sufrir enfermedades, tal y como afirma un estudio publicado en la European Journal of Medicinal Chemistry.

Al ofrecer el pecho al bebé, lo mejor es alimentarlo a libre demanda. El pequeño regula su alimentación sobre la base de su apetito.

3. ¿Qué cantidad de alimento hay que darle al bebé?

Mientras se ofrece lactancia materna exclusiva, las tomas han de ser a demanda del bebé, salvo que sufra sobrepeso o que exista algún problema que lo impida. Una vez que cumple los 6 meses y se incluyen alimentos sólidos, se pueden estructurar 3 o 4 comidas principales, pero se seguirá dando el pecho a demanda en cualquier momento del día. Es que los alimentos no conseguirán satisfacer totalmente las necesidades de los más pequeños en este momento.

Eso sí, lo que no se debe hacer es forzar al niño a comer. Los mecanismos de apetito y saciedad deben ser los que marquen el ritmo de la alimentación. Solamente en caso de que el pequeño no consiga crecer y ganar peso, se debería prestar especial atención a este punto.

Conoce las dudas frecuentes en la alimentación de los bebés

Como has podido comprobar, existe una serie de dudas frecuentes relacionadas con la alimentación de los bebés que has de conocer. En este momento, es clave optimizar la dieta para consolidar un adecuado crecimiento del niño y para evitar patologías en un futuro. Pero no solo hay que centrarse en la pauta, sino que también será importante transmitir buenos hábitos en general. Que el bebé duerma lo suficiente marcará la diferencia.

Por último, recuerda que si se ofrecen alimentos enteros al bebé habrá que evitar aquellos que puedan generar atragantamientos. Siempre hay que prepararlos primero y elegir los que cuenten con una textura más adecuada. También será fundamental la supervisión, para evitar sustos innecesarios. Lo mejor es comenzar con la fruta para luego avanzar poco a poco con otros comestibles.

Te podría interesar...
Cuándo introducir el cacao en la dieta del bebé
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cuándo introducir el cacao en la dieta del bebé

El cacao amargo es un alimento de gran calidad que puede ser introducido en la dieta del bebé a partir del primer año.



  • Binns C, Lee M, Low WY. The Long-Term Public Health Benefits of Breastfeeding. Asia Pac J Public Health. 2016;28(1):7-14. doi:10.1177/1010539515624964
  • Neha K, Haider MR, Pathak A, Yar MS. Medicinal prospects of antioxidants: A review. Eur J Med Chem. 2019;178:687-704. doi:10.1016/j.ejmech.2019.06.010