Yo disfruto de cuidar a mi bebé en casa

Amanda3 2 septiembre, 2016

Muchas mujeres salen a trabajar todos los días por el bienestar económico de su familia y por el desarrollo de su carrera profesional, sin embargo, todavía la mayoría asegura que disfruta cuidar a su bebé en casa. El rol de madre por lo general se combina con el de ama de casa, un trabajo un tanto infravalorado, pero de gran importancia social por todos los tiempos.

Aquellas madres que deben salir a trabajar todos los días están cumpliendo una función muy importante en su familia, pero con toda seguridad la mayoría de estas preferiría quedarse en casa con sus pequeños. El trabajo, es la principal causa de abandono de la lactancia y también constituye el primer motivo de separación entre madre e hijo; es también la razón por la cual existen las guarderías y la escolarización temprana.

Sin embargo, el cuidado de los hijos en casa es el rol principal de la mujer en todas las sociedades, aun con el auge de la participación laboral femenina, la prioridad sigue siendo el hogar y la familia. Cuidar a los hijos en casa, es una decisión, pero también es una obligación a la cual no muchas pueden escapar; en cualquier caso, puede ser un labor que provoca muchas satisfacciones.

Nada como cuidar a los hijos en casa

La mayoría de las madres podríamos estar de acuerdo en que si fuera posible cambiaríamos cualquier trabajo o actividad por el solo hecho de quedarnos para siempre al pendiente de nuestros pequeños.

Es común que las aspiraciones personales sucumban ante la maternidad solo por naturaleza, nuestra mentalidad cambia una vez que nace el bebé y daríamos hasta lo que no tenemos, para no tener que separarnos ni por un segundo de él.

A veces la necesidad nos obliga a separarnos de nuestros hijos de manera prematura, pero, esto es algo que a la mayoría nos gustaría cambiar. A pesar de que es posible que los niños reciban el mejor cuidado y educación en guarderías o al cuidado de los abuelos, las madres siempre tendremos la iniciativa de encargarnos de esto por cuenta propia.

eec3f128236bebafef6ceb808c2119e0

La maternidad tardía, es también un reflejo del instinto femenino que advierte que todo va a cambiar después de que nacen los hijos. Sabemos que si nos convertimos en madres, tendremos el ineludible compromiso de quedarnos en casa a disfrutar de la maternidad; es por eso que muchas mujeres aprovechan para hacer todo lo que pueden a nivel personal antes de decidirse a tener hijos.

Algunos  prejuicios sociales, más recientemente han animado a la mujer a emanciparse y buscar su desarrollo personal; razón por la cual, muchas no aprueban el hecho de que debemos quedarnos en casa a ser madres. Sin embargo, esto no implica que no disfruten su maternidad y no añoren estar más involucradas con el hogar.

Otro factor en contra, es que probablemente no gocemos de la ayuda para cuidar a los pequeños, por lo cual hemos sacrificado metas personales en manos de esta importante labor. Pese a que nuestros sueños se hayan destruido, los hijos tienen el poder de hacernos cambiar de parecer y nos permiten que disfrutemos cada momento a su lado.

Garanticemos el disfrute

Estar todo el día en casa al cuidado de los hijos, es un rol que también puede ser agotador, en ocasiones frustrante y decepcionante; esto pasa cuando dejamos de ver resultados positivos, nos volvemos rutinarias y sabemos que no está siendo valorado. Que seamos amas de casa no significa que somos autómatas, capaces de darlo todo sin descanso y que nada nos puede derrumbar.

fafb5f7d4d3fa8580693365431101d86

En este aspecto es tan importante el apoyo de la pareja como lo es que nuestra creatividad. Es conveniente darnos un tiempo personal, crear pautas que permitan la independencia de los niños en algunas actividades, promover un clima de armonía, donde no sea posible que nos sintamos irritadas o sin fuerzas.

Para disfrutar nuestra labor de madre que cuida a sus hijos en casa, es preciso que podamos divertirnos, descansar y ser nosotras mismas. Es fundamental que mantengamos el equilibrio en todos los aspectos de nuestra vida, aunque los hijos nos hacen felices solo con existir, debemos recordar que también somos mujeres y que necesitamos fundar bases sólidas para cuando llegue el momento de que los polluelos abandonen el nido.

Te puede gustar