Discusiones de los padres cuando van a tener su primer hijo

08 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Cuando los padres están esperando su primer hijo, sufren discusiones frecuentes debido a diversas causas. Aquí puedes descubrir cuáles son algunas de ellas y cómo mejorar la comunicación.

Es muy común que se den discusiones entre los padres cuando van a tener su primer hijo. Ante la llegada de un bebé, la pareja tiene que hacer frente a una nueva estructuración de su relación en la que se han de tener en cuenta tanto las necesidades colectivas como las individuales. Y esto no solo va a afectar a la pareja, sino también a las relaciones con los familiares y amigos.

En este artículo vamos a ver algunas de las discusiones o enfrentamientos que genera la llegada del primer hijo en los padres. Si quieres saber más, continúa leyendo.

Áreas afectadas en las discusiones de los padres cuando van a tener su primer hijo

Algunas de las áreas que con más frecuencia se ven afectadas están relacionadas con:

  • Las diferencias a la hora de la crianza y cuidado del bebé.
  • Conflictos por los distintos puntos de vista entre ambas familias.
  • La organización del tiempo para uno mismo y el que se destina a la pareja.
  • El cumplir con las responsabilidades tras la llegada del primer hijo.

Estas son algunas de las áreas que pueden verse afectadas por lo general, pero podemos hablar de otras discusiones más específicas, que son las que encontramos en las diferencias que surgen entre los padres tras la llegada de un bebé.

Causas de las discusiones de los padres cuando van a tener su primer hijo

Pareja enfadada por una de las discusiones de los padres cuando van a tener su primer hijo.

Conflictos por el reparto de las tareas.

Lo importante cuando se hace el reparto de las tareas no es su distribución por igual entre ambas partes, sino que se cumpla con lo que se ha decidido que cada uno se va a encargar de hacer y no cargar al otro con nuestras propias responsabilidades.

También se pueden dar determinadas circunstancias en las que tenemos que asumir más responsabilidades que el otro y debemos ser flexibles y comprensivos. Esto hará que se fomente la empatía entre ambos padres y, de esta manera, disminuirán las discrepancias entre ellos.

Elección del nombre

Este conflicto es uno de los primeros en surgir. Uno quiere un nombre y el otro quiere otro distinto. Aquí, la solución no es que uno tenga el poder de elegir sobre el otro, sino que  esta está en que entre ambos encontremos un nombre que nos deje satisfechos a ambos. No tenemos que dejarnos influir por los amigos, la familia, los conocidos… Lo que tenemos que hacer es buscar el nombre que nos guste a ambos.

Necesidad de dedicar un tiempo a uno mismo y a la pareja

Que tengamos un hijo no quiere decir que ya no nos dediquemos tiempo a nosotros mismos y a la pareja. Debemos tener momentos para uno mismo y el otro miembro de la pareja tiene y debe ser tolerante para que la base de la relación no se tambalee. Por eso, es muy importante respetar el espacio del otro.

Discrepancias a la hora de la crianza y educación del niño

Lógicamente, cada uno de los padres está criado en casas distintas y los métodos de crianza que para uno son los adecuados puede que para el otro no lo sean. Para evitar las discusiones, lo que tenemos que hacer es encontrar juntos un método de crianza en común y que consideremos el adecuado.

Pareja enfadad por una discusión por la llegada de su primer hijo.

Relaciones con las familias de ambas partes

Otra de las discusiones surge por la influencia de ambas familias. Cuando intentan imponer sus métodos de crianza para que lo apliques con tu hijo. Por eso, es importante que hablemos con ambas familias y les expliquemos que deben respetar nuestra forma de criar al niño, pero que les damos las gracias por su interés y apoyo.

Es importante que desde el primer día queden claro los límites y lo que estamos dispuestos a tolerar y lo que no para que después no surjan reproches entre la pareja.

La elección de la guardería o quién lo va a cuidar

Ante esto, lo que ambos debemos tener en cuenta es que debemos mirar qué es lo mejor para nuestro niño. Quedarse con los abuelos y otro familiar, contratar a una cuidadora profesional o llevarlo a la guardería.

Ante las dudas de cuál elegir, lo único que tenemos que hacer es hablar y poner en común las ventajas e inconvenientes de todas las opciones que tenemos y elegir la que mejor se adapte al niño.

Sobre las discusiones de los padres cuando van a tener su primer hijo

Las discusiones de los padres cuando van a tener su primer hijo son más comunes de lo que pensamos. Está claro que, si ambos no ponemos de nuestra parte, los conflictos serán frecuentes y no habrá un buen ambiente en casa. Todo debemos hablarlo con sinceridad y poner las cosas en común para poder llegar a un acuerdo en el que ambos nos sintamos cómodos.