Las tareas escolares también pueden ser divertidas en casa

3 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicopedagoga María José Roldán
Las tareas escolares sin motivación se vuelven tediosas. ¿Qué tal si les ayudamos a que sean más divertidas en casa?

Las tareas escolares pueden ser todo un desafío cuando se realizan en casa, sobre todo cuando los niños se niegan a hacerlas porque están cansados y los padres sienten que es su deber ‘obligar’ a sus hijos a hacerlas, les guste o no. Como a cualquier persona, a los niños no les gusta que les obliguen a hacer las cosas; es mejor ‘ganárselos’ y que lo hagan porque realmente quieren hacerlo. Una forma de conseguir esto es que las tareas escolares puedan ser divertidas en casa.

En la actualidad, a los niños les cuesta mantenerse al día con las tareas escolares. Viven en un entorno académico competitivo y muchas veces estresante que les hace sentirse distanciados emocionalmente del verdadero aprendizaje. Una de las principales razones por las cuales los estudiantes se cansan o se aburren es que se les asignan tareas sin saber cómo buscar ayuda.

El papel de los padres en las tareas escolares de sus hijos

Los padres no deben obligar a sus hijos a hacer nada en contra de su voluntad, ni tan siquiera las tareas escolares. El papel de los padres tampoco es hacer las tareas de los niños solo porque creen que son demasiado complicadas para ellos o porque están demasiado cansados a última hora de la tarde después de tantas actividades extraescolares.Padres felicitando a su hija por haber hecho bien las tareas escolares en casa de una forma divertida.

Aunque la realidad es que los padres deben asumir la responsabilidad de ayudar a los hijos con las tareas, siendo sus inspiradores y no sus maestros particulares. Como son adultos, se espera que sepan más que sus hijos. Sin embargo, las técnicas y estrategias tradicionales para proporcionar ayuda con la tarea no funcionan para todos. Algunos niños se aburren rápidamente y no escuchan.

Otros, se distraen con cosas dentro de la casa y no prestan atención a lo que dicen sus padres. Los padres que quieran ayudar a motivar a sus hijos a completar su tarea deben encontrar métodos para ser más creativos. Si los niños se dan cuenta que esta ayuda en sus tareas escolares es diferente a lo esperado, es más que probable que se motiven y sientan que es realmente importante hacerlo, sin que nadie les obligue.

Las tareas escolares también pueden ser divertidas

Llegados a este punto, vamos a darte algunos consejos para que las tareas escolares en casa no vuelvan a ser tediosas ni para ti ni para tus hijos. Debes abogar por una buena relación hacia el aprendizaje y sentirlo como parte de la vida y no como una obligación impuesta.

Piensa diferente

Si estás explicando la tarea escolar a tu hijo, lo mejor que puedes hacer es que uses diferentes enfoques para que tu hijo no se aburra y te preste atención todo el tiempo. Puedes hablar de forma diferente, de manera que tu hijo lo disfrute. Esto significa que estés dispuesto a usar métodos que no sean los típicos para que tu hijo preste atención a lo que le estás enseñando.

Hazlo atractivo

A los niños les encantan las actividades interactivas. Si le ayudas con la tarea, tienes que asegurarte de que tu atención se centre al 100 % en el tema para que tu hijo también esté atento. No pretendas ayudar a tu hijo si al mismo tiempo te estás ocupando de otros asuntos. Recuerda que si tu hijo ve en ti que no estás atento o que tienes la cabeza en otra parte, tu hijo tampoco prestará la atención que necesita.Niña haciendo tareas escolares en casa.

Dale libertad

Proporcionar más libertad siempre es buena idea. Los niños se estresan con mucha facilidad y, además, pueden tener baja tolerancia a la frustración. Si la sesión de tareas escolares es demasiado estricta, pueden bloquearse emocionalmente. Si esto sucede, el aprendizaje quedará anulado automáticamente en su mente.

En lugar de prestar atención, estarán ansiosos por que termine la sesión. Para evitar este escenario, intenta proporcionar un lugar donde tus hijos puedan sentirse más relajados. Además, permite descansos de diez minutos donde tus hijos puedan hacer lo que quieran para recuperar la energía antes de seguir trabajando.

Aprender visualmente

Hay niños que son aprendices visuales y necesitan accesorios visuales para aprender más rápido. Estos niños son más rápidos en aprender a leer o en memorizar imágenes u objetos. Los niños visuales entienden y recuerdan la información a simple vista.

Cuando tengas una conversación con tu hijo sobre un tema determinado, muéstrale materiales que pueda relacionar con los conceptos en cuestión. Durante las sesiones de ayuda con la tarea, los padres pueden usar accesorios como juguetes y otros materiales para cada materia respectiva.